AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Osteosarcoma en niños

¿Qué es el osteosarcoma?

El osteosarcoma es uno de los tipos más comunes de cáncer de huesos en niños, adolescentes y jóvenes adultos.

Por lo general, la enfermedad se desarrolla en los huesos largos como los brazos (el húmero), las piernas (el fémur y la tibia) y la pelvis. Rara vez se desarrolla en la mandíbula y en los dedos de las manos. La mayoría de las veces ocurre en los extremos de estos huesos, cerca de los cartílagos de crecimiento, dónde los hueso crecen activamente, especialmente alrededor de las rodillas.

Las células cancerosas del osteosarcoma también se pueden extender a otras áreas del organismo (metástasis). En la mayoría de los casos, estas células se propagan hacia los pulmones. Sin embargo, los huesos, los riñones, la glándula adrenal, el cerebro y el corazón también son sitios en los que se puede formar una metástasis.

¿Qué causa el osteosarcoma?

No se conoce la causa exacta del osteosarcoma, pero se cree que la genética puede cumplir una función importante. Los niños y los adultos que tienen otras anomalías hereditarias, como el retinoblastoma, el síndrome de Rothmund Thomson, el síndrome de Li-Fraumeni, los osteocondromas múltiples hereditarios y la enfermedad de Paget, corren más riesgos de desarrollar un osteosarcoma.

Esta clase de cáncer también ha sido vinculada a la exposición de irradiación ionizante asociada con la radioterapia para tratar otros tipos de cánceres (por ejemplo: la enfermedad de Hodgkin y no Hodgkin).

¿Cuáles son los síntomas del osteosarcoma?

Los siguientes son los síntomas más comunes del osteosarcoma. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Entre otros, los síntomas pueden incluir:

  • dolor (agudo o leve) en la zona del tumor;

  • hinchazón y/o enrojecimiento en la zona del tumor;

  • dolor intenso al realizar actividades o levantar peso;

  • cojear; y

  • movimiento reducido de las extremidades afectadas.

Los síntomas pudieron haber estado presentes durante un período corto de tiempo o durante seis meses o un período mayor. A menudo, el niño llega a un centro médico por una lesión o golpe, donde es posible que una radiografía indique la existencia de lesiones sospechosas en los huesos. No obstante, no es la lesión o el golpe la causa del osteosarcoma.

Los síntomas del osteosarcoma pueden ser similares a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el osteosarcoma?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico del osteosarcoma pueden incluir:

  • estudios de imágenes múltiples del tumor y de los sitios de posible metástasis, como por ejemplo:

    • Radiografía.. Es una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica.

    • Escáner óseo. Es un método de imagen nuclear para evaluar cambios degenerativos y/o artríticos en las articulares con el fin de detectar enfermedades en los huesos y tumores, y determinar la causa del dolor en los huesos y la inflamación.

    • Imagen por resonancia magnética (IRM).Es un procedimiento diagnóstico que utiliza la combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. Esta prueba se realiza para definir mejor una masa detectada en una radiografía, para descartar anomalías asociadas de la médula espinal y los nervios, y para buscar tumores cercanos.

    • Tomografía computarizada (también denominada TC o TAC).Es un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de rayos X y tecnología informática para producir imágenes horizontales o axiales (a menudo denominadas "planos") del cuerpo. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, con inclusión de los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las TC son más precisas que las radiografías generales.

    • Tomografía por emisión de positrones (TEP).Se inyecta glucosa (azúcar) marcada con radioactividad en el torrente sanguíneo. Los tejidos que usan más glucosa que los tejidos normales (como tumores) pueden detectarse con un escáner. Las TEP pueden utilizarse para encontrar pequeños tumores o verificar si el tratamiento funciona para un tumor conocido.

  • Recuento sanguíneo completo. Es una medición del tamaño, cantidad y madurez de las diferentes células sanguíneas en un volumen de sangre específico.

  • Otros análisis de sangre: incluidos los de química sanguínea para controlar la función del hígado y de los riñones).

  • Biopsia del tumor:es el examen definitivo necesario para diagnosticar el osteosarcoma.

Tratamiento para el osteosarcoma

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para el osteosarcoma según lo siguiente:

  • la edad, el estado general de salud y la historia médica de su hijo;

  • qué tan avanzada se encuentre la enfermedad;

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas para la trayectoria de la enfermedad, y

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir, entre otros, alguno de los siguientes procedimientos:

  • cirugía (por ejemplo, biopsia, resecciones de tumores, injertos de huesos o de piel, procedimientos para salvar extremidades, reconstrucciones o amputaciones);

  • quimioterapia;

  • radioterapia;

  • resecciones de metástasis (tratamiento de la extensión del tumor hacia otras ubicaciones);

  • rehabilitación, incluidas terapias físicas y ocupacionales, y adaptación psicosocial;

  • colocación de prótesis y entrenamiento;

  • servicios de apoyo (para los efectos secundarios del tratamiento);

  • antibióticos para prevenir y tratar infecciones; y

  • cuidados posteriores para determinar la respuesta al tratamiento, detectar la enfermedad recurrente y administrar los efectos secundarios del tratamiento.

Perspectiva a largo plazo para un niño con osteosarcoma

El pronóstico para los osteosarcoma depende en gran medida de:

  • la magnitud de la enfermedad;

  • el tamaño y la ubicación del tumor;

  • la presencia o ausencia de metástasis;

  • la respuesta del tumor a la terapia;

  • la edad y el estado general de salud del niño; y

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Nuevos desarrollos en el tratamiento

Una persona que ha sido tratada debido al cáncer óseo cuando era niño o adolescente podría desarrollar efectos secundarios algunos meses o años después de la finalización del tratamiento. Estos efectos se conocen como tardíos. El tipo de efectos tardíos que uno desarrolla depende de la ubicación del tumor y de la manera en la que se lo trató.

Algunos tipos de tratamientos podrían afectar la fertilidad en un futuro. Si este efecto secundario es permanente, causará infertilidad o la incapacidad de tener hijos. Tanto las mujeres como los hombres pueden verse afectados.

Como sucede con cualquier cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar en gran medida según el niño. Cada niño es único y el tratamiento y el pronóstico se estructura en torno a sus necesidades. La atención médica oportuna y una terapia intensiva son importantes para alcanzar el mejor pronóstico. Los cuidados posteriores al tratamiento son esenciales para un niño al que se le diagnostica un osteosarcoma. Los efectos secundarios de la radiación y la quimioterapia, al igual de enfermedades malignas secundarias, pueden aparecer en los sobrevivientes de esta enfermedad.

Quick Find