AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Hipertensión pulmonar persistente

¿Qué es la hipertensión pulmonar persistente ("PPHN", por sus siglas en inglés)?

PPHN es también conocida como circulación fetal persistente. En este trastorno, la circulación del recién nacido se convierte nuevamente en circulación fetal, y gran parte del flujo sanguíneo elude los pulmones.

¿A quiénes afecta la hipertensión pulmonar persistente?

Aproximadamente, uno de cada 1.250 bebés desarrolla PPHN. Se presenta con mayor frecuencia en bebés que nacen a término o posmaduros luego de un parto con dificultades o asfixia en el nacimiento (trastorno que se produce como consecuencia de la falta de oxígeno). Es más probable que PPHN se manifieste en bebés cuyas madres se administraron ciertos medicamentos al final del embarazo, incluyendo antiinflamatorios no esteroides e inhibidores selectivos receptores de serotonina (ISRS).

¿Cuál es la causa de la hipertensión pulmonar persistente?

Durante el embarazo, el feto no utiliza los pulmones para intercambiar oxígeno y dióxido de carbono, por lo tanto, el suministro de sangre necesario para los pulmones es menor. La circulación fetal transporta la mayor parte de este suministro fuera de los pulmones por medio de conexiones especiales del corazón y los vasos sanguíneos grandes. Cuando el bebé comienza a respirar en el momento del nacimiento, esta circulación fetal cambia radicalmente. El cambio de presión en los pulmones ayuda a cerrar las conexiones fetales y le da una nueva dirección al flujo sanguíneo. A partir de ese momento, la sangre es bombeada hacia los pulmones para ayudar a realizar el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Ilustración que muestra la circulación fetal
Haga clic en la imagen para ampliarla.

Cuando un bebé presenta niveles bajos de oxígeno o dificultad para respirar en el momento del nacimiento, estos cambios pueden no producirse y la circulación del bebé se convierte nuevamente en fetal, transportando la mayor parte de la sangre fuera de los pulmones. Sin embargo, la presión en los pulmones permanece alta. Esta es la razón por la cual este trastorno se denomina hipertensión pulmonar persistente.

¿Por qué PPHN es una preocupación?

Cuando la sangre del bebé es derivada fuera de los pulmones, es difícil que estos cumplan con la función de intercambiar oxígeno y dióxido de carbono. Aún si respiran aire con un 100 por ciento de oxígeno, los bebés con PPHN tienen niveles bajos de oxígeno en la sangre. Esto puede resultar grave debido a que todos los órganos del cuerpo dependen de la sangre rica en oxígeno que reciben, y la escasez de éste puede dañarlos.

¿Cuáles son los síntomas de PPHN?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la hipertensión pulmonar persistente. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • Aspecto no saludable del bebé en el momento del parto o en las primeras horas posteriores al nacimiento

  • Cianosis (coloración azulada de la piel)

  • Respiración rápida

  • Frecuencia cardíaca acelerada

  • Niveles bajos de oxígeno en la sangre, incluso al recibir un 100 por ciento de oxígeno

Los síntomas de PPHN pueden ser similares a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre debe consultar al pediatra para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica PPHN?

Además de realizar una historia clínica y un examen físico completo en el nacimiento, los procedimientos de diagnóstico para PPHN pueden incluir los siguientes:

  • Radiografía Prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisibles para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica.

  • Exámenes de sangre.

  • Niveles de oxígeno (cuando se controlan en diferentes partes del cuerpo del bebé, pueden compararse para verificar si la sangre circula hacia los pulmones).

Tratamiento para PPHN

El tratamiento específico para la hipertensión pulmonar persistente será determinado por el médico según lo siguiente:

  • La edad gestacional del bebé, salud general e historia clínica

  • Alcance de la afección

  • Tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Expectativas de la evolución de la afección

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • Oxígeno suplementario (administración de un 100 por ciento de oxígeno a través de una máscara o una campana de plástico).

  • Colocación de un tubo endotraqueal (ET) en el conducto de aire del bebé.

  • Respirador mecánico artificial (que cumple la función de respirar por el bebé).

  • Medicamentos (que relajan totalmente los músculos y los reflejos del bebé, de manera tal que éste pueda responder mejor al respirador mecánico).

  • Inhalación de óxido nítrico (que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos de los pulmones).

  • Oxigenación por membrana extracorpórea ("ECMO", por sus siglas en inglés). Una técnica especial que puede utilizarse cuando el bebé no responde a la máxima atención médica. Mediante la ECMO, se bombea sangre de las venas del bebé a través de un pulmón artificial donde se agrega oxígeno y se extrae dióxido de carbono. y luego regresa al bebé. La sangre regresa nuevamente al bebé. ECMO sólo se utiliza en las UNCI especializadas.

El objetivo del tratamiento de la PPHN es aumentar el nivel de oxígeno en el resto de los sistemas corporales. Los problemas de salud a largo plazo pueden estar relacionados con el daño ocasionado por los niveles bajos de oxígeno en el cuerpo.

Quick Find