AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Lobectomía

(Toracotomía, Lobectomía toracoscópica, Extirpación de un lóbulo de los pulmones, Cirugía pulmonar)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una lobectomía?

Una lobectomía es un procedimiento quirúrgico que se realiza para extirpar uno de los lóbulos de los pulmones. El procedimiento se puede realizar cuando se ha detectado una anomalía en una parte específica del pulmón. Cuando sólo se extirpa el lóbulo afectado del pulmón, se conserva el tejido sano restante para mantener una adecuada función pulmonar.

La lobectomía se realiza con más frecuencia durante un procedimiento quirúrgico llamado toracotomía (incisión quirúrgica del tórax). Otros procedimientos quirúrgicos pulmonares que se pueden realizar mediante toracotomía incluyen:

  • Neumonectomía. Extirpación de un pulmón completo cuando se detecta una anomalía o enfermedad que afecta a todo el pulmón

  • Resección en cuña. Extirpación de una pequeña porción de un lóbulo cuando una anomalía o enfermedad sólo compromete una zona pequeña de tejido pulmonar

  • Resección segmentaria. Extirpación de un segmento o subdivisión de un lóbulo

  • Toracotomía exploratoria. Apertura de la pared torácica para la visualización directa de los pulmones y otras estructuras torácicas cuando hay evidencia de una anomalía o enfermedad que no se ha verificado mediante otros métodos de diagnóstico

Existen diferentes clases de toracotomías según la ubicación de la entrada quirúrgica y de la extensión del pulmón que se extirpa. Por lo general, durante una lobectomía la incisión se realiza a nivel del lóbulo afectado. La incisión se realiza en el frente del pecho debajo de la línea de la tetilla o del pezón y se extiende alrededor de la espalda debajo del omóplato. El cirujano entra en la cavidad torácica a través de las costillas expuestas para extirpar el lóbulo.

En ciertas circunstancias, se utiliza un procedimiento mínimamente invasivo llamado cirugía torácica asistida por video (VATS por sus siglas en inglés) para realizar una lobectomía. Se insertan instrumentos quirúrgicos especiales en la cavidad torácica a través de tres o cuatro incisiones pequeñas. Uno de los instrumentos, el toracoscopio, contiene una cámara diminuta que transmite la imagen a un monitor similar a un televisor. El cirujano puede ver los órganos internos en el monitor. A través de las incisiones restantes, se insertan otros instrumentos especiales que se utilizan para realizar el procedimiento. El cirujano determinará el tipo de procedimiento que se realizará en función del problema médico del paciente y otros factores.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para diagnosticar problemas de los pulmones y del tracto respiratorio incluyen: biopsia pulmonar, biopsia pleural, broncoscopia, toracocentesis y mediastinoscopia. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del aparato respiratorio

Ilustración de la anatomía del aparato respiratorio
Click Image to Enlarge

El aparato respiratorio está formado por los órganos que realizan el intercambio gaseoso, y son los siguientes:

  • Nariz

  • Faringe

  • Laringe

  • Tráquea

  • Bronquios

  • Pulmones

Las vías respiratorias superiores incluyen:

  • Nariz

  • Cavidad nasal

  • Celdillas etmoideas

  • Senos frontales

  • Seno maxilar

  • Laringe

  • Tráquea

El tracto respiratorio inferior incluye los pulmones, bronquios y alvéolos.

¿Cuáles son las funciones de los pulmones?

Los pulmones absorben el oxígeno que las células necesitan para vivir y llevar a cabo sus funciones normales. También son los encargados de expulsar el dióxido de carbono, producto de desecho de las células del cuerpo.

Los pulmones son dos órganos en forma de cono, compuestos por tejido esponjoso de color gris rosáceo, que ocupan la mayor parte del espacio del pecho o tórax (la parte del cuerpo que está entre la base del cuello y el diafragma).

Los pulmones están cubiertos por una membrana llamada pleura.

Los pulmones están separados uno del otro por el mediastino, un área que contiene lo siguiente:

  • El corazón y sus grandes vasos

  • La tráquea (conducto de aire)

  • El esófago

  • El timo

  • Ganglios linfáticos

El pulmón derecho tiene tres secciones, llamadas lóbulos. El izquierdo tiene dos lóbulos. Cuando respira, el aire entra al cuerpo por la nariz o la boca. Luego baja por la garganta a través de la laringe y la tráquea, y entra en los pulmones a través de conductos llamados bronquios principales.

Uno de los bronquios principales va hasta el pulmón derecho, y el otro, al izquierdo. Dentro de los pulmones, los bronquios principales se dividen en bronquios más pequeños y luego en conductos aún más pequeños llamados bronquiolos. Los bronquiolos terminan en sacos de aire diminutos llamados alvéolos.

Razones para realizar el procedimiento

Se puede realizar una lobectomía cuando se ha identificado una condición o anomalía pulmonar que requiere extirpación quirúrgica. Un lóbulo puede extirparse para evitar la propagación del patógeno que causa la enfermedad a los otros lóbulos, como en la tuberculosis o en algunos tumores pulmonares cancerosos.

Las condiciones del tórax y de los pulmones por las que puede realizarse una lobectomía incluyen, entre otras, las siguientes:

  • Tuberculosis. Infección bacteriana crónica que generalmente infecta los pulmones, aunque también puede comprometer otros órganos. La tuberculosis es principalmente una enfermedad que se transmite por el aire (por las expulsiones de aire de las personas infectadas al toser o estornudar).

  • Absceso pulmonar. Acumulación localizada de pus que se puede formar en el pulmón. Si el absceso no desaparece con terapia antibiótica, se lo puede "aislar" para que no infecte al resto del cuerpo.

  • Enfisema. Enfermedad crónica que se produce por la degradación química de las fibras elásticas de los pulmones, lo que interfiere con la expansión y contracción de los pulmones

  • Tumor benigno. Masa no cancerosa

  • Cáncer de pulmón. Grupo de cánceres que puede afectar los bronquios, uno o más lóbulos de los pulmones, el revestimiento pleural y/u otro tejido pulmonar

  • Micosis. Los hongos son un grupo de microorganismos que, aunque son poco frecuentes, pueden causar infecciones en diversas partes del cuerpo. Las micosis son difíciles de diagnosticar y tratar.

Su médico puede recomendarle una lobectomía por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Al igual que en cualquier procedimiento quirúrgico, pueden surgir complicaciones. Algunas complicaciones posibles pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • Infección

  • Neumotórax a tensión: acumulación de aire en la cavidad pleural (el aire entre el pulmón y la pared del tórax); causa colapso del pulmón.

  • Hemorragia (sangrado)

  • Fístula broncopleural: abertura tubular entre un bronquio y la cavidad pleural que produce la filtración de aire o líquido en el área quirúrgica.

  • Empiema: acumulación de pus en la cavidad torácica

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento, mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • Además de una historia clínica completa, su médico puede necesitar realizar un examen físico para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de someterse al procedimiento. Es posible que también le realicen análisis de sangre y otras pruebas de diagnóstico.

  • Se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, generalmente después de la medianoche.

  • Si está embarazada o sospecha que está embarazada, debe informárselo al médico.

  • Informe a su médico si es sensible o alérgico a algún medicamento, látex, yodo, cinta o agentes anestésicos (locales y generales).

  • Informe a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.

  • Informe a su médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos, o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Si fuma, debe dejar de hacerlo lo más pronto posible antes del procedimiento, para mejorar sus posibilidades de tener una recuperación exitosa tras la cirugía y para mejorar su estado de salud general.

  • Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudar a que se relaje.

  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Ilustración de un procedimiento de lobectomía
Click Image to Enlarge

Una lobectomía requiere una hospitalización de varios días. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Por lo general, la lobectomía sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite las joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Se le pedirá que se quite la ropa y se le entregará una bata para que se la ponga.

  3. Se le colocará una vía intravenosa (IV) en el brazo o en la mano.

  4. Si hay mucho pelo en el sitio de la cirugía, se lo afeitará.

  5. Es posible que le inserten un catéter urinario en la vejiga para drenar la orina durante el procedimiento.

  6. Se lo acostará en la mesa de operaciones de la forma en que se pueda acceder mejor al costado del tórax que se operará, generalmente, acostado del lado opuesto al lugar de la cirugía.

  7. Una vez que esté sedado, el anestesiólogo le insertará un tubo en los pulmones para que un respirador pueda controlar su respiración. El anestesiólogo controlará continuamente la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración y la concentración de oxígeno en la sangre durante la cirugía.

  8. Se limpiará la piel con una solución antiséptica en la zona donde se realizará la cirugía.

  9. Se hará una incisión a lo largo de la cara frontal del pecho a nivel del lóbulo que se extirpará. La incisión pasará por debajo del brazo hasta la espalda.

  10. Cuando se visualicen las costillas, se utilizará un instrumento especial para separarlas y dejar expuesta el área pulmonar.

  11. Los vasos sanguíneos y conductos respiratorios conectados al lóbulo que se extirpará se atarán con suturas no absorbibles.

  12. Se extirpará el lóbulo. Para facilitar la extirpación del tejido pulmonar, se puede extraer una costilla o una porción de una costilla.

  13. Se pueden insertar uno o más tubos torácicos en la cavidad torácica para ayudar a eliminar el aire o líquido después de la cirugía.

  14. La incisión cutánea se suturará con puntos o grapas quirúrgicas.

  15. Se aplicará una venda o un vendaje estéril.

  16. Es posible que le inserten un catéter epidural antes de salir del quirófano o en la sala de recuperación para administrarle medicamentos para el dolor en la espalda.

Después del procedimiento

En el hospital:

Después del procedimiento, lo trasladarán a la sala de recuperación donde permanecerá en observación. El proceso de recuperación variará en función del tipo de procedimiento que se realiza y el tipo anestesia que se le administra. Una vez que su presión arterial, pulso y respiración estén estables y que usted esté alerta, lo llevarán a su habitación en el hospital.

Es posible que se le administren medicamentos para el dolor; se los podrá administrar una enfermera, mediante un catéter epidural, o usted mismo, mediante un dispositivo conectado a la vía intravenosa.

Es posible que tenga colocado uno o más tubos torácicos cerca de la incisión quirúrgica para drenar aire y/o líquido del tórax. Los tubos torácicos pueden causarle dolor cuando se mueva, tosa o respire hondo. Antes que sea dado de alta del hospital se le quitarán los tubos torácicos.

Es posible que deba recibir oxígeno durante un tiempo después de la cirugía. Por lo general, se interrumpirá la administración de oxígeno antes de que regrese a su hogar. Sin embargo, algunos pacientes necesitan seguir recibiendo oxígeno cuando vuelven a sus casas, según su condición médica.

Le enseñarán ejercicios de respiración profunda y técnicas para toser que facilitarán la expansión pulmonar y ayudarán a prevenir una neumonía postoperatoria.

Se le alentará a moverse en la medida en que lo tolere mientras esté en cama, y luego a que se levante y camine a medida que recupera sus fuerzas.

Según su situación, le pueden dar líquidos para beber unas horas después de la cirugía. Su dieta cambiará gradualmente de líquidos a alimentos más sólidos, si los tolera bien.

Antes de que se le dé el alta del hospital, se concertará una consulta de seguimiento con su médico. El tiempo puede variar en función del motivo por el que se le realizó la lobectomía.

En su casa:

Una vez que esté en su hogar, es importante que mantenga la zona de la incisión limpia y seca. El médico le dará indicaciones precisas acerca de cómo bañarse. El médico retirará los puntos o las grapas quirúrgicas durante la consulta de seguimiento.

Es posible que sienta dolor en la incisión y en los músculos pectorales y de los hombros, especialmente al respirar hondo, toser y hacer fuerza. Tome un analgésico para el dolor, de acuerdo con las recomendaciones de su médico. La aspirina y determinados medicamentos contra el dolor pueden aumentar las probabilidades de hemorragias. Asegúrese de tomar sólo los medicamentos recomendados.

Debe continuar con los ejercicios respiratorios que realizó en el hospital.

Se le aconsejará que evite la exposición a infecciones de las vías respiratorias altas (gripe y resfríos) y a agentes irritantes como el humo del tabaco, vapores y contaminación ambiental.

Debe aumentar gradualmente su actividad física. Quizás pasen varias semanas hasta que vuelva a sus niveles anteriores de resistencia.

Posiblemente le indiquen que evite levantar objetos pesados durante varios meses para evitar esfuerzos de los músculos pectorales y zona de la incisión quirúrgica.

Avísele a su médico si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre y/o escalofríos

  • Enrojecimiento, hinchazón, sangrado u otra secreción de la incisión

  • Aumento de dolor en la zona de la incisión.

  • Dificultad para respirar, dolor de pecho, irritanción, tos, ansiedad o cambio en el estado mental

  • Esputo (flema) verdoso, amarillento o sanguinolento

Después de una lobectomía, es probable que su médico le brinde indicaciones adicionales o alternativas en función de su situación particular.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y la Sangre)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

Quick Find