AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Encopresis

¿Qué es la encopresis?

La encopresis es un problema que los niños a partir de los 4 años pueden desarrollar a causa de un estreñimiento crónico (de largo plazo). Con el estreñimiento, los niños tienen menos evacuaciones intestinales de lo normal y las evacuaciones que efectúan pueden ser duras, secas y difíciles. Es posible que el niño evite ir al baño para evitar las molestias. Las heces pueden quedar impactadas (acumuladas en el recto y el intestino grueso) sin poder avanzar. El recto y el intestino se agrandan como consecuencia de las heces endurecidas e impactadas. Eventualmente, el recto y el intestino pueden tener problemas para detectar la presencia de heces y el esfínter anal (el músculo ubicado al final del tracto digestivo que ayuda a retener las heces) pierde su fuerza. Es posible que empiecen a filtrarse heces líquidas alrededor de las heces duras, secas e impactadas que manchen las ropas del niño.

¿Qué niños desarrollan encopresis?

Cualquier niño con estreñimiento crónico puede desarrollar encopresis. Algunas de las situaciones que pueden derivar en estreñimiento incluyen las siguientes:

  • ingerir una dieta de "comida chatarra", con alto contenido de grasas y azúcar;

  • beber principalmente refrescos y bebidas azucaradas, y no beber suficiente agua y jugo de frutas;

  • falta de ejercicio;

  • resistencia a usar baños públicos;

  • estrés en la familia, con amigos o en la escuela;

  • estar demasiado ocupado jugando como para ir al baño;

  • cambio en la rutina del baño, por ejemplo, cuando el niño comienza un nuevo año escolar y las pausas para ir al baño son menos frecuentes que durante el verano.

Por razones desconocidas, los varones desarrollan encopresis seis veces más que las mujeres. Aunque el estrés familiar puede estar vinculado con el estreñimiento, no parece haber una asociación entre el desarrollo de la encopresis y la cantidad de hijos en una familia, el orden de nacimiento de los hijos (por ejemplo, si es el mayor, el del medio o el menor), la edad de un niño o el ingreso familiar.

¿Por qué es una preocupación la encopresis?

La encopresis puede causar problemas físicos y emocionales.

Las heces impactadas (acumuladas) en el intestino pueden causar dolor abdominal, además de pérdida del apetito. Algunos niños pueden desarrollar infecciones de la vejiga.

Otros problemas de salud que pueden causar estreñimiento crónico incluyen diabetes, hipotiroidismo, enfermedad de Hirschsprung y enfermedad inflamatoria intestinal.

Los niños con encopresis pueden experimentar un malestar emocional por los "accidentes" que sufren cuando manchan la ropa. Habitualmente no tienen control sobre esta pérdida de heces. Esto puede afectar su autoestima y su interacción con otras personas. A menudo se sienten avergonzados. Es posible que eviten ir a la escuela, jugar con amigos o pasar la noche fuera de la casa. Los padres pueden sentir culpa, vergüenza, enojo o disgusto ante el problema.

¿Cuáles son los síntomas de la encopresis?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la encopresis. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • deposiciones sueltas, acuosas;

  • evacuación involuntaria o necesidad de evacuar con poca o sin advertencia, lo que puede manchar la ropa interior cuando el niño no logra llegar a tiempo;

  • rascar o frotar la zona del ano debido a la irritación que causan las heces acuosas;

  • aislamiento con respecto a los amigos, la escuela o la familia;

  • ocultamiento de la ropa interior.

Los síntomas de la encopresis pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la encopresis?

Un médico u otro profesional de la salud examinará a su hijo y obtendrá su historia clínica. También se pueden realizar pruebas de diagnóstico por imágenes para evaluar el intestino y descartar otros problemas de salud. Estas pruebas incluyen las siguientes:

  • Radiografía abdominal. Examen de diagnóstico para evaluar la cantidad de heces en el intestino grueso.

  • Enema de bario. Examen que verifica si hay obstrucciones (bloqueos), estenosis (áreas estrechadas) u otras anomalías en el intestino. Mediante un enema, se administra un líquido denominado bario que puede observarse claramente en las radiografías. Esto permite examinar el intestino mediante radiografías.

¿Cuál es el tratamiento para la encopresis?

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para la encopresis según lo siguiente:

  • la magnitud del problema;

  • la edad, salud general e historia clínica de su hijo;

  • la opinión de los proveedores de atención médica a cargo del cuidado de su hijo;

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento para la encopresis puede incluir lo siguiente:

  • extracción de las heces impactadas;

  • mantenimiento de las evacuaciones intestinales blandas para que las heces pasen fácilmente;

  • reentrenamiento del intestino y el recto para lograr el control de las evacuaciones intestinales.

Es posible que el médico de su hijo recete un enema para ayudar a eliminar las heces impactadas. Un enema es un líquido que se coloca en el recto del niño y ayuda a ablandar las heces duras y secas. (NO administre un enema a su hijo sin la aprobación de un médico u otro profesional de la salud).

El médico de su hijo a menudo recetará medicamentos para ayudar a mantener blandas las evacuaciones intestinales durante varios meses. Esto ayudará a prevenir que se vuelva a producir la impactación de las heces. No administre a su hijo productos para ablandar las heces sin la aprobación de un médico.

Cambios en la dieta

A menudo, los cambios en la dieta de su hijo ayudarán a eliminar el estreñimiento. Considere las siguientes sugerencias:

  • Aumente la cantidad de fibra en la dieta de su hijo mediante lo siguiente:

    • incorporación de más frutas y verduras;

    • incorporación de más cereales y panes integrales (revise las etiquetas de información nutricional en los envases de los alimentos para determinar qué alimentos poseen más fibra).

¿Cuáles son buenas fuentes de fibra?

Alimentos

Contenido moderado de fibra

Alto contenido de fibra

Pan

Pan de salvado, pan de granola, madalenas de salvado de trigo, gofres de salvado, palomitas de maíz.

 

Cereal

Cereales de salvado, cereales de trigo molido, avena, Mueslix, granola, salvado de avena.

Cereales con alto contenido de salvado.

Verduras

Remolacha, brócoli, coles de Bruselas, repollo, zanahorias, maíz, judías verdes, arvejas, calabaza y zapallo, espinaca, papas con cáscara, aguacate.

 

Frutas

Manzanas con cáscara, dátiles, papayas, mangos, nectarinas, naranjas, peras, kiwis, fresas, puré de manzana, frambuesas, moras, pasas.

Ciruelas pasas, higos secos.

Sustitutos de la carne

Mantequilla de maní, nueces.

Frijoles cocidos, frijoles de carete, garbanzos, habas, frijoles pintos, habichuelas rojas, chile con frijoles, mezcla de frutos secos.

A continuación se ofrecen otras ideas alimentarias:

  • Ofrezca a su hijo jugo de frutas en lugar de refrescos.

  • Anime a su hijo a beber más líquidos, especialmente agua.

  • Limite las comidas rápidas y la comida chatarra que generalmente tienen alto contenido de grasa y azúcar, y ofrezca comidas y refrigerios más nutritivos.

  • Limite las bebidas con cafeína, como el té y las bebidas de cola.

  • Limite la leche entera a aproximadamente 16 onzas por día para los niños mayores de 2 años, pero no elimine la leche por completo. Los niños necesitan el calcio de la leche para que sus huesos crezcan fuertes.

  • Planee servir las comidas de su hijo siempre en el mismo horario. A menudo, una comida estimulará la evacuación intestinal en un plazo de 30 minutos a una hora. Sirva el desayuno temprano para que su hijo no tenga que correr a la escuela y pierda la oportunidad de evacuar sus intestinos.

Otras sugerencias

  • Aumente el ejercicio. El aumento del ejercicio que realiza su hijo también puede aliviar el estreñimiento. El ejercicio facilita la digestión al ayudar a que el movimiento normal del intestino empuje los alimentos a medida que se digieren. Las personas que no son muy activas a menudo sufren estreñimiento. Anime a su hijo a salir a jugar en lugar de mirar televisión o participar en otras actividades en interiores.

  • Hábitos correctos para la evacuación intestinal. Siente a su hijo en el retrete al menos dos veces por día durante 10 minutos como mínimo, preferentemente poco después de una comida. Haga que este sea un momento agradable; no lo regañe ni critique si no puede evacuar sus intestinos. El darle calcomanías u otras recompensas, y el elaborar carteles que representen el progreso de su hijo puede ayudar a motivarlo y animarlo.
    Si estos métodos no son de ayuda o si el médico advierte otros problemas, es posible que se recomienden laxantes, ablandadores de heces o un enema. Estos productos deben usarse ÚNICAMENTE por recomendación del médico de su hijo. NO los utilice sin consultar primero al médico de su hijo.
    Hasta que el intestino y el recto recuperen su tonicidad muscular, es posible que el niño continúe teniendo "accidentes" y que manche su ropa interior en algunas ocasiones. Los niños en nivel preescolar pueden usar ropa interior descartable hasta que vuelvan a recuperar el control intestinal. Llevar una muda de ropa interior o pantalones a la escuela puede ayudar a minimizar la vergüenza de su hijo y a mejorar su autoestima mientras mejora el control intestinal.

Quick Find