AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Seguridad en automóviles - Cómo identificar situaciones de alto riesgo

Tomando las medidas de precaución correctas, como el uso correcto de asientos de seguridad para niños apropiados para su edad, pueden prevenirse la mayoría de las lesiones y muertes accidentales. Los niños pueden lastimarse cuando los padres o cuidadores no los sujetan correctamente para viajar en automóvil o no están al tanto de los peligros asociados a determinadas situaciones automovilísticas. Estas situaciones de alto riesgo pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • No utilizar los dispositivos de seguridad para niños o utilizarlos de forma incorrecta en los automóviles.

  • Instalar o utilizar incorrectamente los asientos de seguridad para niños.

  • Colocar a los niños delante de las bolsas de aire del asiento del acompañante (ya sea en un asiento de seguridad para niños o sentados mirando hacia delante).

  • Permitir que los niños vayan en las zonas de carga de las camionetas.

  • Niños atrapados en maleteros

  • Dejar a los niños desatendidos en automóviles.

No supervisar a los niños cuando viajan en automóviles

Físicamente, un niño es más pequeño que un adulto medio. Esto significa que los cinturones de seguridad estándar de los automóviles no se ajustan correctamente para proteger sus cuerpos.

Un grupo de edad, de 4 a 8 años, corre un riesgo especialmente alto por el uso incorrecto de cinturones de seguridad en automóviles. Según los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés), los cinturones de seguridad de cadera y diagonal para adultos no se ajustan a los niños (sin un asiento elevador) hasta que alcanzan una altura de 58 pulgadas y un peso de 80 libras.

No obstante, los niños de entre 4 y 8 años que ya no caben en su asiento de seguridad para niños a menudo se colocan demasiado pronto con el cinturón de cadera y diagonal de adultos sin un asiento elevado. Lamentablemente, se estima que solo el seis por ciento de los niños de este grupo de edad viajan en automóviles asegurados correctamente con asientos elevados.

Uso de asientos de seguridad para niños

Muchas personas creen que han instalado el asiento de seguridad de su hijo correctamente y que están utilizándolo de manera adecuada. Sin embargo, los Controles de Asientos para Automóviles de la Campaña Nacional SAFE KIDS (National SAFE KIDS Campaign Car Seat Check Ups) demuestran lo contrario. Cuando se detienen vehículos para su verificación, el 84 por ciento de los asientos de seguridad para niños se encuentran mal instalados o se utilizan indebidamente. Un niño puede sufrir lesiones o morir en un accidente de automóvil si su asiento de seguridad no está instalado o no se usa correctamente.

Algunos de los errores más comunes a la hora de instalar o utilizar los asientos de seguridad para niños incluyen los siguientes:

  • El cinturón de seguridad no sujeta el asiento firmemente o no está trabado

  • Las correas no están ajustadas o colocadas correctamente

  • La traba del sujetador del arnés no está al nivel de la axila

  • La traba de cierre no se utiliza correctamente

  • El asiento del automóvil fue retirado y no lo repararon (incluye los asientos elevados)

  • Los bebés se colocan mirando hacia atrás frente a una bolsa de aire activa

  • Los niños se colocan mirando hacia adelante antes de cumplir los 2 años de edad o antes de haber alcanzado la altura máxima y el peso límite recomendado por el fabricante del asiento de seguridad.

Los padres y cuidadores de niños deben leer atentamente el manual del fabricante del vehículo y las instrucciones que vienen con el asiento de seguridad para niños para asegurarse de que el asiento se instale y utilice correctamente. Algunos asientos de seguridad para niños no son compatibles con ciertos vehículos, por eso pruebe el asiento de seguridad para niños en su vehículo antes de comprarlo. También coloque a su niño en el asiento antes de comprarl para asegurarse de que entre perfectamente.

El peligro de las bolsas de aire

Las bolsas de aire, cuando se utilizan correctamente con el sistema de cinturones de cadera y diagonal pueden salvar la vida de los adultos. Sin embargo, las bolsas de aire pueden aumentar el riesgo para la seguridad de un niño.

Cuando los niños que viajan en asientos de seguridad para niños mirando hacia atrás y los niños que no están sujetos se colocan en el asiento delantero con una bolsa de aire, pueden estar demasiado cerca de la bolsa si esta se infla en caso de accidente. La bolsa de aire se infla a una velocidad de hasta 200 mph, lo que puede lastimar a los pasajeros que están demasiado cerca de ella. Además, debido al tamaño del niño, la bolsa de aire puede golpearle en la cabeza o en el cuello, provocando lesiones graves o mortales.

Para asegurarse de que su hijo está lo más seguro posible dentro del vehículo, nunca lo coloque frente a una bolsa de aire. El lugar más seguro para los niños pequeños que viajan en vehículos es el asiento trasero, lejos del impacto de accidentes frontales. Si su hijo tiene que viajar en el asiento delantero, mueva el asiento lo más lejos posible de la bolsa de aire. Si el automóvil no tiene asiento trasero, los bebés solamente estarán seguros en su asiento de seguridad para niños mirando hacia atrás si el vehículo no tiene bolsa de aire, o si esta se ha desactivado (una opción en algunos vehículos).

Viajar en las zonas de carga de las camionetas

Las camionetas, aunque son vehículos populares, pueden no ser tan seguras para niños pequeños como otros vehículos. El espacio limitado de la cabina a menudo hace que los padres permitan que los niños viajen en la zona de carga. No obstante, según el Departamento de Transportes de Estados Unidos (US Department of Transportation), viajar en la zona de carga aumenta 10 veces el riesgo de muerte cuando se produce una colisión en comparación con otros tipos de colisiones. La expulsión (ser despedido hacia fuera) desde la zona de carga es la causa principal de lesión y muerte de pasajeros que viajan en la zona de carga. Más de la mitad de las muertes que se producen entre las personas que viajan en las zonas de carga de las camionetas son de niños y adolescentes. Las zonas de carga cubiertas también pueden representar un peligro para los niños debido a la intoxicación por el monóxido de carbono de los gases de escape.

La Administración Nacional de Seguridad del Tránsito en Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration o NHTSA, por sus siglas en inglés) está realizando una campaña por leyes nacionales más estrictas que regulen la seguridad de los pasajeros que viajan en camionetas. En la actualidad, solo 25 estados prohíben que niños viajen en las zonas de carga de las camionetas. Para proteger a sus niños, la NHTSA recomienda que estos nunca viajen ni jueguen en las zonas de carga de ningún vehículo.

Niños atrapados en maleteros

La naturaleza del niño es explorar sus alrededores. Lamentablemente, esto puede poner al niño en peligro. Que los niños queden atrapados en un maletero accidentalmente, cuando se encierran en él, podría ser fatal debido a que pueden padecer hipertermia (golpe de calor) o asfixia (sofocación).

Para prevenir que queden atrapados de manera accidental en el maletero, enseñe a sus hijos a no jugar dentro ni cerca de los vehículos. Cierre siempre con llave el vehículo y guarde las llaves fuera del alcance de los niños. Vigile atentamente a los niños pequeños cuando están cerca de los vehículos. Mantenga cerrados los asientos traseros plegables dentro del vehículo.

Actualmente, ciertos fabricantes de automóviles incluyen sistemas de sensores o apertura de maleteros desde el interior del vehículo. Sin embargo, puede que los niños pequeños no sepan cómo funcionan estos dispositivos.

Dejar a los niños desatendidos en automóviles.

No importa qué tan tentador sea salir a hacer un mandado rápido, dejar al niño desatendido dentro de un vehículo, incluso "por un minuto", puede ser peligroso. Cuando no se los vigila, los niños pueden encender el vehículo o ponerlo en marcha neutra. Además, el aumento de calor o una temperatura peligrosamente fría dentro de un vehículo pueden resultar mortales para los niños rápidamente.

Quick Find