AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Leche materna: extracción, recolección y almacenamiento

Las siguientes son pautas generales para recolectar y almacenar leche materna utilizando un sacaleches eléctrico de uso hospitalario. Si el personal de la unidad neonatal de cuidados intensivos (UNCI) le da instrucciones más específicas, siga sus recomendaciones.

Preparativos

Antes de comenzar a extraer leche:

  • Asegúrese de leer el manual de instrucciones del sacaleche y del kit de recolección que esté usando.

  • La leche materna no es estéril, pero no es aconsejable introducir bacterias del "exterior" durante los preparativos para la extracción, la sesión de extracción ni en el momento de almacenar la leche o transportarla a la UNCI.

    • Siempre lávese y enjuáguese cuidadosamente las manos antes de manipular cualquier pieza limpia del sacaleche, sus senos o los biberones o recipientes para recolectar la leche.

    • Algunas piezas del kit de recolección del sacaleche se deben limpiar y esterilizar según las instrucciones del manual. La mayoría de los manuales recomienda limpiar en profundidad dichas piezas después de cada uso y esterilizarlas al menos una vez cada 24 horas.

    • Los biberones o recipientes de recolección que se conectan al sacaleche y se utilizan para recoger y almacenar su leche deben esterilizarse (por ebullición o vapor). (La UNCI quizá pueda proporcionarle los recipientes para recolectar la leche).

  • Lea el manual de instrucciones primero. De todos modos, quizá deba experimentar con diferentes técnicas y ajustes del sacaleche antes de encontrar los que mejor se adapten a usted. A continuación se indican algunos consejos generales:

    • Puede humedecer el borde de la copa antes de extraer leche si desea crear un mejor sellado sobre el seno.

    • Algunas madres prefieren centrar las copas en el pezón y la areola primero y luego encender el sacaleche; otras encienden el sacaleche primero y luego colocan las copas sobre los senos.

    • Encienda el sacaleche en la posición de succión baja/mínima y aumente gradualmente el nivel de succión. Generalmente se establece en el punto más alto que su comodidad permita. Si la succión le provoca malestar, disminuya la intensidad.

    • La succión no se puede mantener si el sellado de la copa sobre el seno no es hermético. Verifique periódicamente el sellado. También observe el tirón rítmico del pezón y la areola en la copa.

    • Es normal que el sacaleche funcione durante algunos minutos antes de ver un flujo estable de leche.

    • No llene los biberones de recolección más de dos tercios de su capacidad para evitar cualquier flujo de retorno de leche y para permitir que se expanda si va a congelarla. Si llena los biberones con facilidad, tenga preparados más biberones de recolección. Deténgase y cambie de biberón según sea necesario. Si su bebé ingiere una cantidad mayor a un biberón cada vez que se alimenta, quizá sea conveniente conectar biberones de recolección de mayor capacidad a la copa para seno.

    • Cuando esté lista para detener la extracción de leche, utilice un dedo limpio para presionar su seno justo sobre de la copa del sacaleche. De esta manera se romperá la hermeticidad del sellado entre la copa y la piel del seno. Si se ha acumulado leche en una copa, al sacarla inclínela de manera que la leche drene en el biberón de recolección. Luego, apague el sacaleche. (Algunas madres apagan el sacaleche primero y luego rompen el sellado entre la copa y el seno).

Cómo almacenar la lecha materna

  • Mezcle la leche. Si ha extraído leche de ambos senos en una sesión y la cantidad de leche obtenida no sobrepasa los dos tercios de un biberón, puede mezclar los contenidos en un solo biberón vertiendo con cuidado la leche de un recipiente estéril en el otro. No mezcle leche de distintas sesiones de extracción para alimentar a un bebé de alto riesgo.

  • Etiquete inmediatamente el o los recipientes de recolección. Las etiquetas deben incluir el nombre del bebé, la fecha, la hora del día en que se obtuvo la leche y toda medicación o sustancia que haya ingerido o a la que haya estado expuesta desde la última sesión de extracción, como por ejemplo, derivados del tabaco.

  • Leche materna fresca. La leche materna fresca contiene las propiedades antiinfecciosas más activas. La leche materna refrigerada tiene menos propiedades antiinfecciosas que la leche fresca y la congelada es la que menos tiene.

    • Si utiliza leche materna fresca sin refrigerar, debe alimentar al bebé dentro de la hora de haberla extraído. No deje la leche afuera durante más de 30 a 60 minutos cuando esté destinada a un bebé de alto riesgo. De lo contrario corre riesgo de contaminarse, algo que un bebé de alto riesgo no necesita.

    • No siempre es posible darle leche materna fresca a un bebé. También es probable que obtenga más de la necesaria y quiera almacenarla para más tarde. Cuando eso ocurra, debe refrigerar su leche inmediatamente en los biberones de recolección etiquetados. La temperatura del refrigerador debe ser de entre 32 y 39 grados Fahrenheit (entre 0 y 3,9 grados Celsius).

    • Congele los biberones de recolección etiquetados si no va a usar la leche en las próximas 24 a 48 horas. (El personal de la UNCI le informará si toman 24 o 48 horas como pauta).

    • No congele leche materna que haya estado refrigerada por más de 24 a 48 horas. Aunque se ha demostrado que la leche que ha estado refrigerada por varios días es segura, los expertos generalmente recomiendan congelarla antes si va a administrarse a un bebé de alto riesgo.

  • La leche materna congelada se puede mantener:

    • Hasta dos semanas si el compartimiento del congelador está dentro del refrigerador. (En este modelo debe abrir la puerta del refrigerador para alcanzar el congelador).

    • Entre tres y seis meses en un congelador que sea parte del refrigerador pero tenga una puerta separada.

    • Entre seis y 12 meses en un congelador independiente a 0 grados Fahrenheit (-18 grados Celsius).

  • Transporte de la leche materna refrigerada o congelada. Coloque la leche en un bolso térmico o hielera con un conservador de frío. Cuanto más lejos viva de la UNCI, mayores serán las probabilidades de que deba revestir el interior de la hielera con conservadores de frío adicionales para evitar que la leche se descongele.

Cómo descongelar la leche materna

A continuación se indican pautas generales para descongelar la leche.

  • La leche más vieja debe usarse primero, a menos que se recomiende usar leche extraída recientemente.

  • Descongele la leche materna colocando el recipiente de recolección en el refrigerador. Si necesita la leche más rápido, puede sostenerla bajo el chorro de agua tibia o colocarla en una taza, una cacerola, un tazón o un cuenco de agua tibia.

  • No descongele la leche materna a temperatura ambiente, en agua muy caliente o en el microondas. El microondas puede calentar la leche de manera irregular y crear lugares calientes. El uso tanto del microondas como de agua muy caliente puede reducir la cantidad de determinadas propiedades antiinfecciosas de la leche.

  • Su leche se separa durante el almacenamiento y la crema sube a la superficie. Gire o rote suavemente el biberón de recolección para homogeneizar la leche. Evite agitarlo con fuerza.

  • No vuelva a congelar la leche una vez que se haya descongelado. La leche descongelada debe usarse dentro de las 24 horas para un bebé en la UNCI. (Cuando el bebé está en el hogar, ya es seguro proporcionarle leche que se haya descongelado con 24 a 48 horas de anterioridad).

Cómo cuidar el sacaleche y kit de recolección

Es importante mantener el sacaleches y el equipo de recolección en buen funcionamiento.

  • Lea el manual de instrucciones y siga las recomendaciones para limpiar el equipo del sacaleche, a menos que la UNCI le haya proporcionado pautas especiales.

  • Las piezas del equipo de recolección se sacan para limpiarlas individualmente.

  • El sacaleche en sí y la parte con conductos del equipo no deben limpiarse y deben permanecer secos para funcionar adecuadamente. (Estas piezas no entran nunca en contacto con leche que se almacenará para el bebé).

  • Después de cada uso, enjuague primero con agua fría todas las piezas que entran en contacto con el seno o la leche. (Un enjuague frío elimina los restos de leche sin coagular proteínas difíciles de limpiar). Luego lave cuidadosamente estas piezas con agua y jabón. Enjuague con agua caliente y deje secar al aire entre cada uso.

  • La mayor parte de los fabricantes recomiendan hervir o esterilizar todas las piezas que entran en contacto con el seno o la leche una vez por día. (Verifique el manual de instrucciones).

No use un lavavajillas para lavar o esterilizar las partes que entran en contacto con el seno o la leche a menos que la UNCI se lo haya permitido y el manual de instrucciones sugiera que se puede optar por este método.

Quick Find