AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Torsión tibial

¿Qué es la torsión tibial?

La torsión tibial es una torsión hacia adentro de los huesos de la canilla (los huesos que están entre la rodilla y el tobillo). La torsión tibial hace que los pies del niño apunten hacia adentro. Es por esto que algunos lo llaman "dedos de paloma". Se ve comúnmente en niños que empiezan a caminar.

¿Cuál es la causa de la torsión tibial?

La torsión tibial puede ocurrir debido a la posición del bebé en el útero. Además, es más propensa si existen antecedentes familiares. Generalmente, el estilo de caminar de un niño se parece al de sus padres.

Cuando el niño está aprendiendo a caminar, la torsión tibial da la apariencia de que el niño apunta sus dedos hacia adentro. Como los pies están torcidos hacia adentro, las piernas parecen arqueadas. Esta posición con las piernas arqueadas, en realidad, ayuda a los niños a lograr mayor equilibrio al pararse. Sin embargo, su equilibrio no es tan bueno cuando intentan pararse y caminar con los pies juntos o hacia afuera. De esta forma pueden tropezarse y caerse.

¿Cómo se diagnostica la torsión tibial?

El médico de su hijo realizará el diagnóstico en base la historia médica completa y a un examen físico. Durante el examen, el médico obtendrá la historia clínica completa del embarazo y nacimiento de su hijo y le preguntará si otro familiar padece de torsión tibial. Por lo general, el diagnóstico puede realizarse sin necesidad de radiografías.

Tratamiento de la torsión tibial

El tratamiento específico para la torsión tibial será determinado por su médico según:

  • la edad, el estado general de salud y la historia médica de su hijo;

  • la magnitud de la afección;

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección; y

  • su opinión o preferencia;

La torsión de los huesos de la canilla suele mejorar con el tiempo. A medida que el niño crece, la marcha se hará más normal, por lo general, alrededor de los 5 y 8 años de edad.

A veces, el médico receta aparatos o zapatos ortopédicos.

Perspectivas a largo plazo para un niño con torsión tibial

La torsión tibial tiene un pronóstico muy bueno. Muchos casos se corrigen solos conforme el niño crece. Muy pocas veces la torsión tibial puede ser grave y requerir de cirugía para enderezar los huesos de la canilla.

Es importante saber que la torsión tibial no causa artritis ni ningún otro problema de salud futuro.

Quick Find