AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Causas del cáncer

¿Cuáles son las causas del cáncer?

El cáncer no tiene una única causa. Los científicos creen que el cáncer es producto de la interacción conjunta de muchos factores. Los factores que intervienen pueden ser ocasionados por las características genéticas, ambientales o constitucionales de un individuo.

El diagnóstico, tratamiento y pronóstico del cáncer en niños es diferente al de los pacientes adultos. Las principales diferencias se encuentran en el índice de supervivencia y en la causa del cáncer. El índice de supervivencia de los niños con cáncer es del 83 por ciento, mientras que el de los adultos es del 68 por ciento. Se cree que esta diferencia se debe a que los niños responden mejor a la terapia y pueden tolerar tratamientos más agresivos.

A menudo, el cáncer infantil se produce o comienza en las células madre, que son células simples capaces de producir otros tipos de células especializadas que el cuerpo necesita. Normalmente, el cáncer infantil es motivado por un cambio o mutación celular esporádica (por azar). En los adultos, las células epiteliales son más propensas a convertirse en cancerígenas. Estas células recubren las cavidades y la superficie del cuerpo. El cáncer es originado por exposiciones ambientales a estas células con el transcurso del tiempo. El cáncer en adultos recibe el nombre de adquirido por ese motivo

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer?

Según se ha mencionado anteriormente, ciertos tipos de cáncer, especialmente en adultos, se han asociado con exposiciones reiteradas a los factores de riesgo. Un factor de riesgo es todo aquello que puede aumentar la probabilidad que tiene una persona de desarrollar una enfermedad. Un factor de riesgo no necesariamente causa la enfermedad, sino que disminuye la resistencia del cuerpo a ella. Se ha sugerido que los siguientes mecanismos y factores de riesgo propician el cáncer:

  • Factores vinculados al estilo de vida Fumar, las dietas con alto contenido graso y el manejo de sustancias químicas tóxicas, pueden ser factores de riesgo de cáncer en adultos. Sin embargo, la mayoría de los niños que padecen cáncer son demasiado pequeños como para haber estado expuestos a estos factores durante un período de tiempo prolongado.

  • Los antecedentes familiares y los factores hereditarios y genéticos pueden jugar un papel importante en ciertos tipos de cáncer infantil. Es posible que diversas formas de cáncer se encuentren presentes en una familia en más de una oportunidad. En estas circunstancias, no se sabe si la enfermedad es producto de una mutación genética, de la exposición a sustancias químicas cerca de la vivienda de la familia, de la combinación de estos factores o de una mera coincidencia.

  • Se sabe que ciertos trastornos genéticos, entre los que se encuentran el síndrome de Wiskott-Aldrich y de Beckwith-Wiedemann, alteran el sistema inmunológico. El sistema inmunológico es un sistema complejo que se encarga de proteger al cuerpo de infecciones y enfermedades. La médula ósea produce células que luego maduran y forman parte del sistema inmunológico. Una de las teorías sostiene que las células de la médula ósea, las células madre, se dañan o se vuelven defectuosas. En consecuencia, al reproducirse generan células anormales o cancerígenas. La causa del defecto de las células madre puede estar relacionada con un defecto genético hereditario o con la exposición a alguna toxina o virus.

  • La exposición a ciertos tipos de virus como el virus Epstein-Barr y el VIH, que causa el SIDA, se asociaron a un incremento en el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer en niños, como el el linfoma Hodgkin y no Hodgkin. Es posible que el virus altere una célula en cierta manera. En consecuencia, esta célula produce una célula alterada. Con el tiempo, estas alteraciones se convierten en una célula cancerosa que produce nuevas células cancerosas.

  • Exposición ambiental. Se han realizado investigaciones sobre la exposición a pesticidas, fertilizantes y cables de alta tensión para comprobar si tienen una relación directa con el cáncer infantil. Se ha comprobado la presencia de cáncer en niños de distintos vecindarios o ciudades que no tenían ningún vínculo entre sí. Se desconoce si el cáncer es causado por la exposición a estos agentes durante el embarazo o la infancia, o si sólo se trata de una coincidencia.

  • Ciertas formas de radiación y quimioterapia en dosis elevadas. En algunos casos, los niños que han estado expuestos a estos agentes pueden desarrollar un nuevo cáncer en una etapa posterior de su vida. Estos fuertes agentes anticancerígenos pueden alterar las células o el sistema inmunológico. El nuevo cáncer surge como consecuencia del tratamiento del otro cáncer.

¿De qué manera afectan los genes el crecimiento del cáncer?

El descubrimiento de ciertos tipos de genes que propician el desarrollo del cáncer ha constituido un avance fundamental en la investigación del cáncer. La mayoría de los cánceres presentan un cierto tipo de alteración genética. Algunas de estas alteraciones son hereditarias, mientras que otras son esporádicas, es decir que se producen por azar o por exposiciones ambientales (durante muchos años en la mayoría de los casos). A continuación se enumeran los tres tipos principales de genes que pueden afectar el crecimiento de las células y se alteran (mutan) en ciertos tipos de cáncer:

  • Oncogenes Estos genes regulan el crecimiento normal de las células. En general, los científicos definen a los oncogenes como la "llave de encendido" del cáncer que la mayoría de las personas tiene en el cuerpo. Se desconoce el motivo por el que esta llave "se activa" y de repente impide que estos oncogenes controlen el crecimiento normal de las células, permitiendo así que comiencen a crecer las células cancerosas anormales.

  • Genes supresores de tumores Estos genes pueden reconocer el crecimiento y la reproducción anormales de células dañadas o cancerígenas para interrumpir su reproducción hasta que el defecto se corrige. Sin embargo, si los genes supresores de tumores mutan y no cumplen su función en forma apropiada, es posible que crezca un tumor.

  • Genes reparadores de desajustes Estos genes ayudan a reconocer errores cuando se copia el ADN para producir una nueva célula. Si el ADN no se "ajusta" perfectamente, estos genes reparan el desajuste y corrigen el error. Sin embargo, cuando estos genes no cumplen su función en forma apropiada, los errores del ADN se pueden transmitir a las nuevas células, dañándolas de esta manera.

En general, existe un estricto control con respecto a la cantidad de células que componen los tejidos del cuerpo. De esta manera, las nuevas células se producen para lograr un crecimiento y desarrollo normales y para reemplazar a las células que mueren. En última instancia, el cáncer es la pérdida de este equilibrio por alteraciones genéticas, las cuales provocan un crecimiento excesivo de células.

Quick Find