AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Linfoma de Hodgkin

¿Qué es el linfoma de Hodgkin?

La linfoma de Hodgkin es un cáncer del sistema linfático. El sistema linfático es parte del sistema inmunológico y su función es combatir enfermedades e infecciones. El sistema linfático también ayuda a mantener el equilibrio de líquidos en diferentes partes del cuerpo al traer de vuelta el exceso de líquido en el torrente sanguíneo.

El sistema linfático incluye:

  • la linfa. Es el líquido que contiene los glóbulo blancos, especialmente los linfocitos.

  • los vasos linfáticos. Conductos delgados que transportan la linfa a través del cuerpo.

  • los linfocitos. Glóbulos blancos que combaten infecciones y enfermedades.

  • los nódulos linfáticos. Órganos en forma de frijol, que se encuentran debajo de la axila, en la ingle, en el cuello, en el pecho y en el abdomen y filtran el líquido linfático a medida que circula por el cuerpo.

El linfoma de Hodgkin hace que las células del sistema linfático se reproduzcan anormalmente y, finalmente, impide que el organismo combata las infecciones. Esto inflama los nódulos linfáticos. Las células del linfoma de Hodgkin también pueden propagarse (metástasis) a otros órganos y tejidos. Se trata de una enfermedad rara que afecta a alrededor del 4 % de todos los casos de cáncer en niños en los Estados Unidos. El linfoma de Hodgkin se presenta más a menudo en las personas de entre 15 y 40 años de edad y en las personas mayores de 55 años. Alrededor de entre el 10 % y el 15 % de los casos se descubren en niños y adolescentes. La enfermedad, por razones desconocidas, afecta a varones más a menudo que a mujeres.

¿Cuál es la causa linfoma de Hodgkin?

No se conoce con certeza cuál es la causa del linfoma Hodgkin. Es posible que la predisposición genética y la exposición a infecciones virales puedan aumentar el riesgo de desarrollarlo. Existe una posibilidad un tanto mayor de que esta enfermedad se desarrolle en los hermanos de los pacientes.

Se han llevado a cabo numerosas investigaciones acerca de la relación del virus Epstein-Barr, que causa la mononucleosis. El virus se relacionó con una mayor incidencia en chicos con linfoma de Hodgkin, aunque se desconoce cuál es el vínculo directo.

Sin embargo, existen muchas personas que padecen infecciones relacionadas con el virus de Epstein-Barr y no han desarrollado el linfoma de Hodgkin.

¿Cuáles son los síntomas del linfoma de Hodgkin?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del linfoma de Hodgkin. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • hinchazón sin dolor de los nódulos linfáticos del cuello, las axilas, las ingles y/o el pecho;

  • dificultad para respirar (disnea), tos o dolor de pecho producidos por el aumento de tamaño de los nódulos del pecho;

  • fiebre; y

  • sudores nocturnos;

  • fatiga (cansarse con mucha facilidad);

  • pérdida de peso/apetito reducido;

  • picazón en la piel (prurito); e

  • infecciones virales frecuentes (por ejemplo: resfriado, gripe, infección de los senos paranasales).

Los síntomas del linfoma de Hodgkin pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el linfoma de Hodgkin?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico linfoma de Hodgkin pueden incluir:

  • pruebas de orina y sangre.

  • radiografía de tórax: es una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica.

  • biopsia de nódulo linfático: se toma una muestra de tejido del nódulo linfático que luego se examina con un microscopio. La biopsia sirve para confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Hodgkin y establecer su tipo.

  • tomografía computarizada del abdomen, del tórax y de la pelvis (también denominada TC o TAC): un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de rayos X y tecnología informática para producir imágenes (a menudo denominadas "planos") del cuerpo. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, con inclusión de los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las TC son más precisas que las radiografías generales.

  • imagen por resonancia magnética (IRM): es un procedimiento diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. Este procedimiento no se utiliza a menudo para la enfermedad de Hodgkin, a menos que el médico crea que existen posibilidades de propagación al cerebro o a la médula espinal.

  • tomografía por emisión de positrones (TEP): un tipo de procedimiento de la medicina nuclear. Para este examen, se inyecta azúcar radiactiva en el torrente sanguíneo. Dado que las células cancerosas utilizan más azúcar que las células normales, la radiactividad tiende a acumularse en ellos y puede detectarse con una cámara especial. La imagen de la TEP no es tan detallada como una TC, pero puede detectar células cancerosas en diferentes partes del cuerpo, incluso las que no pueden detectarse con otros exámenes. Este examen se utiliza generalmente en combinación con una TC.

  • aspiración de la médula ósea y/o biopsia: Es un procedimiento que implica extraer una pequeña cantidad de fluido de la médula ósea (aspiración) y/o tejido sólido de la médula ósea (denominada biopsia central), generalmente del hueso coxal para someter a examen el número, tamaño y madurez de los glóbulos rojos y/o células anormales. Este examen sirve para ver si las células cancerosas alcanzaron la médula ósea.

¿Cómo se especifica por etapas el linfoma de Hodgkin?

La especificación de etapas es el proceso mediante el cual se determina si un cáncer se diseminó y, de ser así, en que extensión lo ha hecho. Existen diversos síntomas para determinar las etapas del linfoma de Hodgkin. Consulte siempre al médico de su hijo para obtener más información sobre la especificación de etapas. El siguiente es uno de los métodos posibles de especificación de etapas del linfoma de Hodgkin:

  • etapa I: por lo general involucra a una sola región o estructura del nódulo linfático u órgano.

  • etapa II: involucra a dos o más regiones o estructuras de nódulos linfáticos en el mismo lado del cuerpo (sobre o debajo del diafragma, el músculo delgado que separa el pecho del abdomen) o el cáncer se diseminó de un nódulo linfático a un órgano cercano.

  • etapa III: involucra a las regiones o estructuras de nódulos linfáticos a ambos lados del cuerpo y se puede subclasificar según los órganos y las áreas afectadas.

  • etapa IV: además de implicar al sistema linfático, la enfermedad está presente en otras áreas (metástasis).

Las etapas también se dividen en función de la presencia o ausencia de ciertos síntomas de la enfermedad:

  • asintomática (A): ausencia de fiebre, sudores nocturnos o pérdida de peso.

  • sintomática (B): presencia de fiebre, sudores nocturnos o pérdida de peso.

Por ejemplo, una etapa IIIB involucra a las regiones o estructuras de nódulos linfáticos a ambos lados del cuerpo y se subclasifica según los órganos y las áreas afectadas.

¿Cuáles son los tratamientos para el linfoma de Hodgkin?

El tratamiento específico para el linfoma de Hodgkin será determinado por su médico según:

  • la edad, el estado general de salud y la historia médica de su hijo;

  • Que tan avanzada se encuentre la enfermedad (etapa) y su ubicación;

  • el tipo de enfermedad de Hodgkin;

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas para la trayectoria de la enfermedad, y

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir alguno de los siguientes tratamiento o una combinación de ellos:

  • quimioterapia;

  • radioterapia;

  • trasplante de médula ósea o de células madre;

  • servicios de apoyo (para el dolor, la fiebre, las infecciones y los vómitos); y

  • cuidados posteriores para determinar la respuesta al tratamiento, detectar la enfermedad recurrente y administrar los efectos secundarios del tratamiento.

Si bien una terapia agresiva aumenta la supervivencia a largo plazo, también conlleva efectos secundarios graves. Analice con el médico de su hijo la lista completa de efectos secundarios conocidos que derivan de los planes de tratamientos y las terapias.

Perspectivas a largo plazo para los niños con linfoma de Hodgkin.

El pronóstico depende en gran medida de:

  • la magnitud de la enfermedad;

  • la presencia o ausencia de metástasis;

  • la respuesta a la terapia;

  • la edad y el estado general de salud del niño; y

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Nuevos desarrollos en el tratamiento

Como sucede con cualquier cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar en gran medida según el niño. Cada niño es único y el tratamiento y el pronóstico se estructura en torno a sus necesidades. La atención médica oportuna y la terapia son importantes para alcanzar el mejor pronóstico. Los cuidados posteriores al tratamiento son esenciales para un niño a quien se le diagnostica el linfoma de Hodgkin. Los efectos secundarios de la radiación y la quimioterapia, al igual de enfermedades malignas secundarias, pueden aparecer en los sobrevivientes de esta enfermedad. Continuamente, se descubren nuevos métodos para mejorar el tratamiento y para disminuir los efectos secundarios.

Quick Find