AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Las fobias en niños y adolescentes

¿Qué es una fobia?

Una fobia es un miedo identificable y persistente que es excesivo o irracional y se desencadena por la presencia o la anticipación de un objeto o una situación específicos. Los niños y adolescentes con una o más fobias sienten ansiedad de manera constante cuando se los expone al objeto o la situación específicos. Las fobias comunes incluyen el miedo a los animales, los insectos, la sangre, las alturas, los espacios cerrados o a volar. En los niños o adolescentes, el miedo identificado debe durar por lo menos seis meses para que se considere una fobia en lugar de un miedo pasajero. Entre las fobias que se ven en niños y adolescentes, se incluyen las siguientes:

  • Fobia específica. Ansiedad relacionada con un objeto o una situación específicos. El objeto o la situación que provoca la fobia se evita, se anticipa con miedo o se soporta con ansiedad extrema al punto de que interfiere con las rutinas y actividades normales.

  • Desorden de pánico. Un período impredecible e inesperado de miedo intenso o incomodidad junto con dificultad para respirar, mareos, debilidad, temblores, miedo de perder el control y un ritmo cardíaco aumentado, rápido (denominado un ataque de pánico). Los síntomas pueden durar varias horas, pero por lo general alcanzan su pico después de 10 minutos.

  • Agorafobia. La agorafobia se define como el miedo a los espacios abiertos, como por ejemplo estar afuera o salir solo de casa, relacionada con una o más fobias o el miedo de tener un ataque de pánico. 

  • Desorden de ansiedad social. Miedo de una o más situaciones de desempeño o sociales en un entorno adecuado a la edad con otros del mismo grupo etario (por ejemplo, obra de teatro escolar, recital, dar un discurso o un informe sobre un libro frente a la clase).

  • Desorden de ansiedad ante la separación. Se caracteriza por miedo o ansiedad al ser separado de una figura de apego, lo que interfiere con las actividades regulares. 

  • Mutismo selectivo. La incapacidad de hablar en situaciones sociales específicas en un niño o adolescente que puede hablar, y de hecho habla, en otras situaciones.

¿Qué causa las fobias?

Los investigadores sugieren que tanto los factores genéricos como los del entorno contribuyen a la aparición de fobias. Las fobias específicas se han relacionado con un primer encuentro que provocó miedo con el objeto o la situación que causan la fobia. La pregunta persiste, sin embargo, si esta exposición condicionante es necesaria o si las fobias pueden desarrollarse en los individuos con predisposición genética.

¿Quiénes se ven afectados por las fobias?

Los desórdenes de ansiedad son comunes a todas las edades, y el 25 por ciento de los niños y adolescentes sufren algún desorden de ansiedad durante su vida.

¿Qué síntomas se ven en un adolescente con una fobia?

Los siguientes son los síntomas más comunes que se pueden producir cuando un niño o un adolescente se ve expuesto, o anticipa la exposición, a un objeto o una situación específicos que le producen miedo intenso o ansiedad. Sin embargo, cada adolescente puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca

  • Sudor

  • Temblores o estremecimientos

  • Dificultad para respirar

  • Sensación de ahogo

  • Dolor o molestias en el pecho

  • Estómago revuelto

  • Sensación de mareo o debilidad

  • Temor de perder el control o de enloquecer

  • Temor de morir

  • Entumecimiento

  • Chuchos de frío o sofocos

En un ataque de pánico, por lo menos cuatro de los síntomas antes mencionados deben aparecer con o sin una causa conocida e identificable.

Los síntomas de una fobia pueden ser similares a otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo adolescente para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican las fobias?

Un psiquiatra infantil u otro profesional de salud mental calificado habitualmente diagnostica desórdenes de ansiedad en niños o adolescentes solo después de un examen psiquiátrico exhaustivo. Los padres que noten signos de ansiedad severa en su hijo puede buscar ayuda solicitando una evaluación y un tratamiento de manera temprana. El tratamiento temprano puede evitar problemas futuros.

Los desórdenes de pánico, sin embargo, pueden ser difíciles de diagnosticar en niños y adolescentes y es posible que se necesiten múltiples evaluaciones y pruebas en diversos entornos.

Tratamiento para las fobias

El médico de su hijo adolescente determinará el tratamiento específico para las fobias basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historia clínica

  • La gravedad de los síntomas

  • Tipo de fobia

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos o terapias

  • Las expectativas respecto de la evolución del trastorno

  • Su opinión o preferencia

Las fobias, como otros desórdenes de ansiedad, se pueden tratar de manera eficaz. El tratamiento siempre debe basarse en una evaluación exhaustiva del adolescente y la familia. Las recomendaciones de tratamiento incluyen la terapia individual o cognitiva conductual para el adolescente (centrada en ayudar al adolescente a aprender nuevas maneras de controlar la ansiedad y los ataques de pánico cuando se produzcan, en caso de haberlos), terapia familiar y consultas con la escuela del adolescente. Algunos adolescentes tal vez también se beneficien con un tratamiento con medicación: específicamente medicamentos para detener la aparición de los ataques de pánico. Los padres desempeñan un papel de apoyo esencial en cualquier proceso de tratamiento.

Prevención de fobias

En este momento no se conocen medidas preventivas para reducir la incidencia de fobias en adolescentes. Sin embargo, la detección y la intervención tempranas pueden reducir la seriedad de los síntomas, mejorar el crecimiento y el desarrollo normal del adolescente y mejorar la calidad de vida que experimentan los niños y adolescentes con desórdenes de ansiedad.

Quick Find