AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Los adolescentes y la seguridad en el agua

Si los niños y adolescentes están cerca de masas de agua con regularidad, los padres deben aprender a realizar reanimación cardiopulmonar (RCP), la cual, en caso de una emergencia, puede salvar vidas, reducir la seriedad de las lesiones y mejorar las posibilidades de supervivencia. Es posible aprender RCP a través de la Cruz Roja Estadounidense, la Asociación Cardiológica Estadounidense y el hospital o el Departamento de Bomberos locales.

Los adolescentes y la seguridad en el agua

A pesar de que es más probable que los jóvenes más grandes sepan nadar, corren riesgo de ahogarse porque sobrestiman su aptitud, por falta de conocimiento de las corrientes o la profundidad del agua y por el consumo de drogas o alcohol. Para proteger a su hijo adolescente de la posibilidad de ahogarse, la Academia Estadounidense de pediatría ofrece los siguientes consejos:

  • Insista en que sus hijos adolescentes siempre naden con un amigo.

  • Aliente a su hijo adolescente a tomar clases de natación, buceo y seguridad en el agua o de rescate para darle las habilidades necesarias para nadar y bucear de forma segura. Estas clases también pueden ayudar a evitar que sus hijos adolescentes actúen de manera imprudente.

  • Enseñe a su hijo adolescente que nunca debe nadar ni zambullirse si ha tomado drogas o alcohol.

  • Asegúrese de que su hijo adolescente revisa la profundidad del agua antes de zambullirse.

Una advertencia sobre las zambullidas

Los accidentes durante las zambullidas pueden dar como resultado lesiones de la columna vertebral, daño cerebral y/o la muerte. Los accidentes durante las zambullidas pueden producirse cuando una persona:

  • Se zambulle en agua poco profunda.

  • Se zambulle en piscinas elevadas, que por lo general son poco profundas.

  • Se zambulle en la parte poco profunda de una piscina.

  • Salta del trampolín y pega en él al caer.

Una advertencia sobre los equipos de flotación personales (PFD, por sus siglas en inglés)

En los barcos, los equipos de flotación personal deben estar aprobados por la Guardia Costera de los Estados Unidos. De hecho, muchos estados exigen el uso de equipos de flotación personal en barcos en todo momento. Los dispositivos de natación inflables, como los "bracitos", las balsas, los juguetes y otros elementos no se consideran seguros y no se debe confiar en ellos para evitar ahogarse.

Es importante que el equipo de flotación personal sea del tamaño correcto para su hijo adolescente (los chalecos salvavidas por lo general tienen la etiqueta "adulto" o "niño"). Sin embargo, los equipos de flotación personal no reemplazan la supervisión de un adulto.

De acuerdo con la CDC, el 90 por ciento de las personas que murieron en ahogamientos relacionados con barcos no estaban usando ningún tipo de equipo de flotación.

Quick Find