AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Rubéola (sarampión alemán) en niños

¿Qué es la rubéola (sarampión alemán)?

La rubéola es una enfermedad viral que resulta en un exantema viral. Exantema es otro nombre para un sarpullido o erupción en la piel. Se propaga de un niño a otro a través del contacto directo con descargas de la nariz y garganta.

Los bebés y niños que desarrollan la enfermedad generalmente solo tienen un caso leve del sarpullido y algunos síntomas respiratorios. Sin embargo, un feto que contrae rubéola de su madre mientras está embarazada, puede tener defectos de nacimiento y consecuencias severas. También es muy peligrosa para mujeres embarazadas que entran en contacto con alguien que tiene rubéola ya que puede causar un aborto espontáneo.

¿Qué causa la rubéola?

La rubéola es causada por un virus llamado Rubivirus. Se puede propagar de una madre embarazada al feto, o de persona a persona poniéndose en contacto con secreciones de una persona infectada. Es más prevalente a finales del invierno y a principios de la primavera. La rubéola es prevenible mediante inmunización apropiada con la vacuna de la rubéola.

¿Cuáles son los síntomas de la rubéola?

La enfermedad misma no tiene consecuencias de largo plazo excepto para fetos infectados. La mayor preocupación es prevenir que un niño infectado infecte a una mujer embarazada. Puede tomar entre 14 a 21 días para que un niño desarrolle síntomas de la rubéola después de entrar en contacto con la enfermedad. Es importante saber que un niño es más contagioso cuando el sarpullido comienza a salir. Sin embargo, el niño puede ser contagioso al inicio de los siete días antes de la aparición del sarpullido y de cinco a siete días después de que ha aparecido el sarpullido. Por tanto, los niños pueden ser contagiosos antes de que incluso sepan que tienen la enfermedad. Los siguientes son los síntomas más comunes de la rubéola. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Rubéola de la niñez:

    • La rubéola puede comenzar con un periodo de no sentirse bien, fiebre baja, malestar general, síntomas respiratorios del tracto superior y diarrea. Esto puede durar de uno a cinco días.

    • El sarpullido aparece entonces como un sarpullido rosado con áreas de lesiones pequeñas y levantadas.

    • El sarpullido comienza en la cara y luego se propaga hacia abajo al tronco, brazos y piernas.

    • El sarpullido en la cara generalmente mejora a medida el sarpullido se propaga a los brazos y piernas.

    • El sarpullido generalmente desaparece del tercer al quinto día.

    • Los nódulos linfáticos en el cuello también se pueden agrandar.

    • Los niños de mayor edad y los adolescentes pueden desarrollar algunas molestias e inflamación en sus articulaciones.

  • Síndrome de rubéola congénita. La rubéola que está presente en el nacimiento (el niño la contrajo de su madre mientras estaba en el útero) puede llevar a muchos problemas, incluyendo los siguientes:

    • Cataratas en los ojos

    • Sordera

    • Problemas cardíacos

    • Discapacidad intelectual

    • Retraso del crecimiento

    • Hígado o bazo agrandado

    • Lesiones en la piel

    • Problemas de sangramiento

Los síntomas de la rubéola pueden parecerse a otras condiciones de la piel o problemas médicos. Siempre consulte con al médico de su hijo para un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la rubéola?

La rubéola se diagnostica generalmente con base en un historial médico y examen físico de su hijo. Las lesiones de la rubéola son únicas y por lo general el diagnóstico se puede hacer con examen físico. Además, el médico de su hijo puede ordenar pruebas de sangre u orina para confirmar el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento para la rubéola?

El tratamiento específico para la rubéola será determinado por el médico de su hijo con base en:

  • La edad, salud global e historial médico de su hijo

  • La extensión de la enfermedad

  • La tolerancia de su hijo a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas del curso de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

EL objetivo del tratamiento para la rubéola es ayudar a disminuir la severidad de los síntomas. Ya que es una infección viral, no hay cura para la rubéola. El tratamiento puede incluir:

  • Incremento en el consumo de fluidos

  • Descanso

¿Cómo se previene la rubéola?

Desde la introducción de la vacuna de la rubéola, su incidencia ha disminuido sustancialmente. La mayoría de casos hoy ocurren en adultos que no han sido vacunados. La vacuna de la rubéola se da generalmente en combinación con la vacuna del sarampión y las paperas. Se llama la vacuna MMR. Generalmente se da cuando el niño tiene de 12 a 15 meses de edad y luego otra vez entre las edades de 4 y 6 años. Además, las chicas deben haber completado la vacunación de la rubéola antes de que lleguen a la edad de procrear.

Otras formas de prevenir la propagación de la rubéola:

  • Los niños no deben asistir a la escuela durante siete días después de la aparición del sarpullido. Siempre consulte con el médico de su hijo para recibir asesoramiento.

  • Los niños que nacen con rubéola son considerados contagiosos durante el primer año de vida.

  • Asegúrese de que todos los contactos de su hijo hayan sido vacunados apropiadamente.

Quick Find