AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Corioamnionitis

¿Qué es la corioamnionitis?

La corioamnionitis es una infección de las membranas (tejido placentario) y del líquido amniótico. Se presenta en un 2 a un 4 % aproximadamente de todos los partos a término, pero es mucho más común en los partos prematuros. La corioamnionitis puede producir bacteriemia (infección sanguínea) en la madre y provocar un parto prematuro y una infección grave en el recién nacido. La corioamnionitis también se denomina infección intraamniótica y amnionitis.

Los organismos que suelen ser responsables de la corioamnionitis son aquellos que normalmente se encuentran en la vagina, como la Escherichia coli (E. coli). Los estreptococos del grupo B también pueden producir la infección. La corioamnionitis puede desarrollarse cuando se produce una ruptura de las membranas (saco amniótico) durante un período extenso. Esto permite que los organismos vaginales ingresen al útero.

¿Cuáles son los síntomas de la corioamnionitis?

A continuación, enumeraremos los síntomas más comunes de la corioamnionitis. Sin embargo, cada mujer puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • fiebre;

  • frecuencia cardíaca acelerada tanto en la madre como en el feto;

  • dolor o sensibilidad en el útero;

  • olor desagradable del líquido amniótico.

Los síntomas de la corioamnionitis pueden ser similares a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la corioamnionitis?

Además del examen físico y de la historia clínica completa, la corioamnionitis se diagnostica por los síntomas y por los análisis de laboratorio que detectan una infección. A veces es necesario controlar el líquido amniótico con una amniocentesis (extracción de líquido con una aguja).

Tratamiento de la corioamnionitis

El tratamiento específico para la corioamnionitis será determinado por su doctor según:

  • su salud general y su historia clínica;

  • la magnitud de la afección;

  • su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección;

  • su opinión o preferencia.

Ni bien se diagnostica la infección, se administran antibióticos para tratar la corioamnionitis. Por lo general, los antibióticos continúan administrándose después del parto. Suele ser necesario inducir el parto para prevenir complicaciones en la madre o si el feto está en peligro.

Quick Find