AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Problemas del líquido amniótico/Hidramnios/Oligohidramnios

¿Qué es el líquido amniótico?

El líquido amniótico es una parte importante del embarazo y el desarrollo del feto. Este líquido acuoso se encuentra dentro de un revestimiento denominado membrana amniótica (o saco amniótico) y fluye alrededor del feto durante el embarazo. Las cantidades normales de líquido pueden variar, pero, por lo general, una mujer tiene entre 500 y 1000 ml de líquido amniótico. El líquido amniótico ayuda a proteger y amortiguar el feto y cumple una función importante en el desarrollo de muchos de los órganos del feto, como los pulmones, los riñones y el tracto gastrointestinal. Los riñones y pulmones del feto producen el líquido. Ingresa cuando el feto traga y se envía mediante la placenta al sistema circulatorio de la madre. Demasiado líquido amniótico o muy poco líquido amniótico suele asociarse a anormalidades en el desarrollo y complicaciones del embarazo. Las diferencias en la cantidad de líquido pueden ser la causa o el resultado del problema.

¿Qué es el hidramnios?

El hidramnios es una afección en la que hay mucho líquido amniótico alrededor del feto. Se produce en alrededor del 1 por ciento de los embarazos. También se denomina polihidramnios.

¿Qué causa el hidramnios?

Existen diversas causas del hidramnios. Por lo general, hay mucho líquido producido o un problema en el líquido que ingresa, o ambos. Los factores relacionados con el hidramnios incluyen los siguientes:

  • Factores maternos:

    • diabetes.

  • Factores del feto:

    • anormalidades gastrointestinales que bloquean el paso del líquido;

    • anormalidades para tragar debido a problemas en el sistema nervioso central o anormalidades cromosómicas;

    • síndrome de transfusión fetofetal;

    • insuficiencia cardíaca;

    • infección congénita (adquirida durante el embarazo).

¿Por qué nos preocupa el hidramnios?

Demasiado líquido amniótico puede hacer que el útero de la madre se estira demasiado y puede producir un parto prematuro o la ruptura prematura de las membranas (el saco amniótico). El hidramnios suele relacionarse con defectos de nacimiento en el feto. Cuando el saco amniótico se rompe, libera grandes cantidades de líquido del útero que pueden aumentar el riesgo de abrupción placentaria (desprendimiento prematuro de la placenta) o de prolapso del cordón umbilical (cuando el cordón cae por la abertura del cuello del útero), donde puede comprimirse.

¿Cuáles son los síntomas del hidramnios?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del hidramnios. Sin embargo, cada mujer puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • crecimiento rápido del útero;

  • malestar en el abdomen;

  • contracciones uterinas.

Los síntomas del hidramnios pueden parecerse a otras afecciones. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el hidramnios?

Además de una historia clínica y un examen físico completo, el hidramnios suele diagnosticarse con una ecografía (un análisis que usa ondas de sonido para crear una imagen de las estructuras internas) mediante la medición de bolsillos de líquido, con el fin de calcular el volumen total. En algunos casos, la ecografía también ayuda a descubrir la causa del hidramnios, como un embarazo múltiple o un defecto de nacimiento.

Tratamiento del hidramnios

Su médico determinará el tratamiento específico para el hidramnios en función de lo siguiente:

  • su embarazo, salud general e historia clínica;

  • la magnitud de la afección;

  • su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección;

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento del hidramnios puede incluir lo siguiente:

  • control cercano de la cantidad de líquido amniótico y consultas frecuentes de seguimiento con el médico;

  • medicamentos (para disminuir la producción de orina del feto);

  • amniorreducción: amniocentesis (implica colocar una aguja en el saco amniótico a través del útero) para quitar parte del líquido amniótico; es posible que deba repetirse el procedimiento;

  • el parto (si las complicaciones ponen en peligro la salud del feto o la madre, será necesario realizar un parto prematuro).

El objetivo del tratamiento es aliviar las molestias de la madre y continuar con el embarazo.

¿Qué es el oligohidramnios?

El oligohidramnios es una afección en la que hay muy poco líquido amniótico alrededor del feto. Se produce en alrededor del 4 por ciento de los embarazos.

¿Qué causa el oligohidramnios?

Existen diversas causas del oligohidramnios. Por lo general, se produce por afecciones que evitan o disminuyen la producción de líquido amniótico. Los factores relacionados con el oligohidramnios incluyen los siguientes:

  • ruptura prematura de las membranas (antes del parto);

  • restricción del crecimiento intrauterino (crecimiento deficiente del feto);

  • parto tardío;

  • defectos de nacimiento, en especial malformaciones del tracto urinario y los riñones;

  • síndrome de transfusión fetofetal.

¿Por qué nos preocupa el oligohidramnios?

El líquido amniótico es importante para el desarrollo de los órganos del feto, en especial de los pulmones. Muy poco líquido durante períodos largos puede producir el desarrollo incompleto o anormal de los pulmones, afección que se conoce como hipoplasia pulmonar. La restricción del crecimiento intrauterino (crecimiento deficiente del feto) también está relacionada con cantidades menores de líquido amniótico. El oligohidramnios puede ser una complicación al momento del parto, ya que aumenta el riesgo de compresión del cordón umbilical y aspiración de meconio espeso (las primeras evacuaciones intestinales del bebé).

¿Cuáles son los síntomas del oligohidramnios?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del oligohidramnios. Sin embargo, cada mujer puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • pérdida de líquido amniótico cuando la causa es la ruptura del saco amniótico;

  • una ecografía refleja una cantidad disminuida de líquido amniótico.

Los síntomas del oligohidramnios pueden parecerse a otras afecciones. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el oligohidramnios?

Además de una historia clínica y un examen físico completo, suele realizarse un diagnóstico por ecografía. Los bolsillos de líquido amniótico pueden medirse para calcular la cantidad total. La ecografía también puede mostrar el crecimiento del feto, la estructura de los riñones y el tracto urinario, así como también detectar orina en la vejiga del feto. Pueden usarse estudios con ecografía Doppler (un tipo de ecografía usado para medir el flujo de la sangre) para comprobar las arterias de los riñones y el flujo de la sangre por la placenta.

Tratamiento del oligohidramnios

Su médico determinará el tratamiento específico para el oligohidramnios en función de lo siguiente:

  • su embarazo, salud general e historia clínica;

  • la magnitud de la afección;

  • su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección;

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento del oligohidramnios puede incluir lo siguiente:

  • control cercano de la cantidad de líquido amniótico y consultas frecuentes de seguimiento con el médico;

  • amnioinfusión: instilar un líquido especial en el saco amniótico para reemplazar los niveles bajos o nulos de líquido amniótico. La amnioinfusión puede proporcionarse a una mujer en parto cuando las membranas se rompen. La amnioinfusión no se proporcionará a una mujer que no esté dando a luz;

  • parto (si el oligohidramnios pone en peligro el bienestar del feto, será necesario realizar un parto prematuro).

Quick Find