AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Examen neurológico

¿Qué es un examen neurológico?

Un examen neurológico, llamado también un neuro examen, es una evaluación del sistema nervioso de una persona que puede ser realizado en el consultorio del médico. Se puede realizar con instrumentos, como lámparas y martillos de reflejos, y generalmente no ocasionan ningún dolor al paciente. El sistema nervioso consiste del cerebro, la médula espinal y los nervios de estas áreas. Hay muchos aspectos de este examen, incluyendo una evaluación de las destrezas sensoriales y motrices, equilibrio y coordinación, estado mental (el nivel de consciencia del paciente e interacción con el medio ambiente), reflejos, y funcionamiento de los nervios. La extensión del examen depende de muchos factores, incluyendo el problema inicial que el paciente está experimentando, la edad del paciente, y la condición del paciente.

¿Por qué se realiza un examen neurológico?

Una evaluación completa y meticulosa del sistema nervioso de una persona es importante si hay alguna razón para creer que puede haber un problema subyacente, o durante un examen físico completo. Los daños al sistema nervioso pueden ocasionar problemas en el funcionamiento diario. La identificación temprana puede ayudar a identificar la causa y disminuir las complicaciones de largo plazo. Un examen neurológico completo puede ser realizado:

  • Durante un examen físico de rutina

  • Luego de algún tipo de trauma

  • Para seguir el progreso de una enfermedad

  • Si la persona tiene alguna de las siguientes quejas:

    • Dolor de cabeza

    • Visión borrosa

    • Cambio en la conducta

    • Fatiga

    • Cambios en el equilibrio o coordinación

    • Entumecimiento o sensación de hormigueo en los brazos o en las piernas

    • Disminución en el movimiento de los brazos o las piernas

    • Lesión en la cabeza, cuello o espalda

    • Fiebre

    • Convulsiones

    • Habla incoherente

    • Debilidad

    • Temblores

¿Qué se hace durante un examen neurológico?

Durante un examen neurológico, el médico "probará" el funcionamiento del sistema nervioso. El sistema nervioso es muy complejo y controla muchas partes del cuerpo. El sistema nervioso consiste del cerebro, médula espinal, 12 nervios que vienen del cerebro, y los nervios que vienen de la médula espinal. También se examina con frecuencia la circulación al cerebro que surge de las arterias en el cuello. En infantes y niños pequeños, un examen neurológico incluye la medición de la circunferencia de la cabeza. Lo siguiente es un resumen de algunas de las áreas que pueden ser examinadas y evaluadas durante un examen neurológico:

  • Estado mental. El estado mental (el nivel de consciencia del paciente e interacción con el medio ambiente) puede ser evaluado conversando con el paciente y estableciendo su consciencia de persona, lugar y tiempo. La persona también será observada en cuanto al habla y si tiene sentido lo que dice. Esto lo hace generalmente el médico del paciente observando al paciente durante interacciones normales.

  • Función y equilibrio corporal. Esto se puede evaluar haciendo que el paciente empuje y hale contra las manos del médico con sus brazos y piernas. El equilibrio se puede revisar evaluando cómo la persona se mantiene de pie y camina o haciendo que el paciente se pare o que cierre sus ojos mientras es empujado suavemente a un lado o al otro. Las articulaciones del paciente también se pueden revisar simplemente mediante movimiento pasivo (realizado por el médico) y activo (realizado por el paciente).

  • Examen sensorial. El médico del paciente puede también realizar una prueba sensorial que revise su capacidad de sentir. Esto se puede hacer usando diferentes instrumentos: agujas sin filo, diapasones, torundas con alcohol u otros objetos. El médico puede tocar las piernas, brazos y otras partes del cuerpo del paciente y hacer que identifique la sensación (por ejemplo, caliente o frío, filoso o no filoso).

  • Reflejos del recién nacido e infantes. Hay diferentes tipos de reflejos que se pueden probar. En recién nacidos e infantes, los reflejos llamados reflejos infantiles (o reflejos primitivos) son evaluados. Cada uno de estos reflejos desaparecen a cierta edad a medida el infante crece. Estos reflejos incluyen:

    • Parpadeo. Un infante cerrará sus ojos en respuesta a luces brillantes.

    • Reflejo de Babinski. Cuando se golpea el pie del infante, los dedos del pie se extenderán hacia arriba.

    • Gatear. Si el infante se coloca sobre su abdomen, hará movimientos de gatear.

    • Reflejo de Moro ( o reflejo prensil). Un cambio rápido en la posición del infante, hará que el infante tire sus brazos hacia afuera, abra sus manos y eche la cabeza hacia atrás.

    • Reflejo prensil palmar y plantar. Los dedos de las manos o de los pies del infante se doblarán alrededor de un dedo colocado en el área.

  • Reflejos en el niño mayor y adultos. Estos generalmente se examinan con el uso de un martillo de reflejos. El martillo de reflejos se usa en puntos diferentes en el cuerpo para probar muchos reflejos, que se notan por el movimiento que causa el martillo.

  • Evaluación de los nervios en el cerebro. Hay 12 nervios principales del cerebro, llamados los nervios craneales. Durante un examen neurológico completo, la mayoría de estos nervios son evaluados para ayudar a determinar el funcionamiento del cerebro:

    • Nervio craneal I (nervio olfativo). Este es el nervio del olfato. Al paciente se le puede pedir que identifique diferentes olores con sus ojos cerrados.

    • Nervio craneal II (nervio óptico). Este nervio lleva la visión al cerebro. Se puede dar una prueba visual y el ojo del paciente se puede examinar con una luz especial.

    • Nervio craneal III (oculomotor). Este nervio es responsable del tamaño de la pupila y ciertos movimientos del ojo. El médico del paciente puede examinar la pupila (la parte negra del ojo) con una luz y hacer que el paciente siga la luz en varias direcciones.

    • Nervio craneal IV (nervio troclear). Este nervio también ayuda al movimiento de los ojos.

    • Nervio craneal V (nervio trigeminal). Este nervio permite muchas funciones, incluyendo la capacidad de sentir la cara, dentro de la boca, y mover los músculos involucrados en masticar. El médico del paciente puede tocar la cara en áreas diferentes y ver al paciente mientras muerde.

    • Nervio craneal VI (nervio ocular externo). Este nervio ayuda al movimiento de los ojos. Al paciente se le puede pedir que siga una luz o dedo para que mueva los ojos.

    • Nervio craneal VII (nervio facial). Este nervio es responsable de diversas funciones, incluyendo el movimiento del músculo de la cara y paladar. Al paciente se le puede pedir que identifique diferentes sabores (dulce, agrio amargo), que sonría, mueva las mejillas o muestre los dientes.

    • Nervio craneal VIII (nervio acústico). Este es el nervio de la audición. Se puede realizar una prueba de audición al paciente.

    • Nervio craneal IX (nervio glosofaríngeo). Este nervio está involucrado con el gusto y la deglución. Una vez más, al paciente se le puede pedir que identifique diferentes sabores en la parte posterior de la lengua. Se puede probar el reflejo nauseoso.

    • Nervio craneal X (nervio vago). Este nervio es el principal responsable de la capacidad de tragar, el reflejo nauseoso, algunos sabores y parte del habla. Al paciente se le puede pedir que trague y se puede usar un bajalenguas para provocar la respuesta nauseosa.

    • Nervio craneal XI (nervio accesorio). Este nervio está involucrado en el movimiento de los hombros y cuello. Al paciente se le puede pedir que gire su cabeza de lado a lado contra una resistencia suave o que encoja los hombros.

    • Nervio craneal XII (nervio hipoglosal). El nervio craneal final es responsable principalmente del movimiento de la lengua. Al paciente se le puede indicar que saque la lengua y que hable.

Quick Find