AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Tratamiento de conducto radicular

¿Qué es la terapia de conducto radicular?

El tratamiento de conducto está diseñado para corregir desórdenes en la pulpa dental - el tejido blando en el interior del centro del diente. La pulpa dental contiene nervios, vasos sanguíneos y tejido conectivo. Dientes con absceso o infección, los nervios se eliminaron. Pero ahora, en el 95 por ciento de estos casos de infección pulpar, el diente natural puede salvarse mediante procedimientos endodónticos modernos. También llamados especialistas de la pulpa, los endodoncistas han recibido entrenamiento especializado para realizar la terapia de conducto radicular.

¿Qué causa el daño al nervio pulpar?

Las causas más comunes de daño al nervio pulpar son:

  • Infección Esto es generalmente causado por la caries dental (caries) que alcanza el nervio o un diente roto. Ambas situaciones pueden permitir que las bacterias dañinas alcanzar al nervio, lo que resulta en su infección y destrucción.

  • Trauma. Un golpe en el diente o la mandíbula pueden causar daños en el tejido nervioso sensible dentro del diente.

¿Cuáles son los signos y síntomas de daño al nervio pulpar?

Los siguientes son los signos y síntomas de daño al nervio pulpar más comunes. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los signos y síntomas pueden incluir:

  • Dolor en los dientes al morder

  • Dolor en los dientes al masticar

  • Hipersensibilidad de los dientes con las bebidas calientes o frías

  • Hinchazón de la cara.

Los signos y síntomas de daño al nervio pulpar pueden parecerse a los de otras condiciones de salud oral. Consulte a un dentista u otro especialista de la salud bucal para su diagnóstico.

¿Por qué es necesaria la terapia de conducto radicular?

Sin tratamiento, la infección de la pulpa dental se extenderá al hueso que rodea al diente, por lo que es incapaz de mantener el diente en su lugar.

¿En qué consiste el procedimiento de tratamiento de conducto?

Después se administra anestésico, el tratamiento comienza con la perforación de una abertura en la parte superior del diente (corona) para permitir el acceso al tejido pulpar. Una vez que el tejido pulpar afectado está expuesto, se elimina. La zona que rodea y contiene el tejido pulpar se limpia cuidadosamente, se agranda y conformado para proporcionar una superficie limpia para el empaste permanente, para evitar más infecciones e incomodidades. Después de que el canal de la raíz se llena y se sella, se fabrica una corona para restaurar el diente natural y evitar que se fracture. El tratamiento de conducto radicular se puede completar en una o más visitas. Una vez que el diente es cómodo, la restauración con una corona puede tener lugar.

¿Qué atención postoperatoria es necesaria después de un tratamiento de conducto?

Una vez que se haya completado la terapia de conducto radicular, habrá cambios para adaptarse a, entre ellos:

  • La fragilidad. Un diente sin pulpa es más frágil que un diente no tratado y el gran cuidado se debe tomar para evitar su fractura o astillamiento. El diente es restaurado con una corona para evitar fractura.

  • La decoloración. Un diente sin vida puede decolorarse con el tiempo, pero puede ser tratada con el blanqueo. En la mayoría de los casos, la decoloración no representa ninguna amenaza para la salud del diente.

Además, la inflamación del tejido blando puede ser una fuente de irritación en las semanas siguientes a la cirugía. Consulte a su dentista u otro especialista de la salud oral, para un enfoque de tratamiento para ayudar a controlar cualquier hinchazón post-operatorio y el malestar.

Quick Find