AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Cuidado dental de los bebés y niños

¿Cuándo debería comenzar el cuidado dental?

La mayoría de los dentistas pediátricos están de acuerdo en que el cuidado dental periódico debe comenzar al año de edad, con una revisión dental al menos dos veces al año para la mayoría de los niños. Algunos niños pueden necesitar chequeos más frecuentes. La Academia Americana de Odontología Pediátrica (American Academy of Pediatric Dentistry - AAPD) proporcionó la lista de comprobación dental siguiente para bebés y niños pequeños:

Desde el nacimiento hasta los seis meses de edad:

  • Limpie la boca del bebé con agua y un paño o una gasa, o utilice un cepillo de dientes infantil suave después de las comidas y antes de acostarse.

  • Consulte con el pediatra de su hijo con respecto a los suplementos de fluoruro.

  • Regule los hábitos de la alimentación (biberón o lactancia materna).

Desde los seis a los 12 meses de edad:

  • Durante esta época, debería aparecer el primer diente. Consulte al dentista pediátrico para realizar un examen tan pronto como salga el primer diente, pero no más allá del primer cumpleaños del niño.

  • Realice el cepillado de los dientes después de cada comida y antes de acostarse con un cepillo pequeño de cerdas suaves.

  • A medida que el niño comienza a caminar, tenga cuidado con las posibles lesiones dentales y/o faciales.

  • Destete al niño del biberón aproximadamente en su primer cumpleaños. (Si una mujer amamanta a su hijo, la AAPD recomienda la lactancia materna durante al menos un año. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna durante al menos dos años).

Desde los doce a los 24 meses de edad:

  • Siga el programa de exámenes y limpiezas dentales según lo recomendado por el dentista pediátrico de su hijo. Por lo general, se recomiendan exámenes y limpiezas dentales cada 6 meses para niños y adultos.

  • A medida que su niño aprenda a enjuagarse la boca y a medida que salgan la mayoría de los dientes (dientes de leche), el cepillado con una porción del tamaño de guisante de pasta de dientes con flúor es lo mejor.

Datos sobre los dientes deciduos

Imagen de una niña pequeña que sostiene un diente en su palma.

El cuidado adecuado de los dientes de leche del niño (también conocidos como dientes primarios) es muy importante ya que estos dientes conservan el espacio para el brote futuro de los dientes permanentes.

  • Si un diente de leche tiene caries o se cae demasiado temprano, el espacio necesario para el diente permanente se ha perdido y solo puede recuperarse a través de un tratamiento de ortodoncia.

  • Los dientes de leche infectados pueden causar que los dientes permanentes se desarrollen de forma inadecuada, lo que resulta en manchas, cavidades y dientes débiles.

  • Los dientes de leche son importantes en el desarrollo del habla.

  • Los dientes de leche ayudan a masticar los alimentos adecuadamente, lo cual promueve una alimentación sana.

La mayoría de los niños comienzan a perder sus dientes de leche alrededor de los cinco o seis años de edad, generalmente los dientes frontales primero. Los niños siguen perdiendo los dientes de leche hasta la edad de 12 o 13 años cuando todos los dientes permanentes finalmente aparecen, a excepción de los terceros molares (muelas del juicio). Estos molares empiezan a aparecer alrededor de los 17 a los 21 años de edad.

Alimentación y cuidado dental para niños

La AAPD recomienda lo siguiente para asegurarse de que su niño coma adecuadamente y mantenga un cuerpo y unos dientes saludables:

  • Pídale a su dentista pediátrico que le ayude a evaluar la alimentación de su hijo.

  • Compre de manera inteligente. No almacene de forma rutinaria en su despensa alimentos azucarados o con almidón. Compre los "alimentos divertidos" solo en ocasiones especiales.

  • Limite el número de refrigerios; escoja alimentos nutritivos.

  • Provea una alimentación balanceada y guarde los alimentos con azúcar o almidón para las comidas.

  • No ponga a su hijo pequeño en la cama con un biberón de leche, fórmula o jugo.

  • Si su niño mastica goma de mascar o bebe refrescos carbonatados, escoja aquellos que no tienen azúcar.

Quick Find