AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Salud del seno: Plan de tres pasos para el cuidado preventivo

Imagen de una médica enseñando a una paciente cómo llevar a cabo un autoexamen del seno

La idea de tener cáncer del seno es aterrador para cualquiera, y especialmente devastador para las mujeres. Sin embargo, puede ser peligroso ignorar la posibilidad de que pueda desarrollar cáncer del seno o evitar los procesos para detectar el cáncer.

Aunque hay algunas mujeres en un riesgo más alto, el hecho es que todas las mujeres están en riesgo de contraer cáncer del seno. Por eso es que es importante seguir esta plan de tres pasos para el cuidado preventivo. Aunque el cáncer del seno se puede prevenir en la actualidad, la detección temprana de problemas brinda la más grande posibilidad de tratamiento exitoso.

¿Qué es el plan de tres pasos?

El cuidado de rutina es la mejor manera para mantener saludables a sus senos y a usted. Aunque la detección del cáncer del seno en sus etapas más tempranas es la principal meta del cuidado de rutina del seno, otras condiciones benignas, como los senos fibroquísticos, se descubren con frecuencia a través del cuidado de rutina.

Paso 1 Autoexamen del seno (BSE, por sus siglas en inglés)

La American Cancer Society (ACS) (Sociedad Americana del Cáncer) dice que los autoexámenes del seno son una opción para mujeres de 20 o más años de edad como un medio de familiarizarse con sus senos para que puedan notar cambios de forma más fácil. El BSE debe hacerse periódicamente a la misma hora cada mes. El BSE periódico le enseña a saber cómo se sienten normalmente sus senos para que usted pueda detectar con más facilidad cualquier cambio. Los cambios pueden incluir:

  • Desarrollo de un bulto

  • Una descarga que no sea de leche del seno

  • Inflamación del seno

  • Irritación u hoyuelos en la piel

  • Anormalidades del pezón (por ejemplo, dolor, enrojecimiento, descamación o hundimiento)

Si nota cualquiera de estos cambios, vea a su proveedor de atención médica tan pronto como le sea posible para una evaluación.

El U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos) no recomienda autoexámenes del seno ya que la evidencia sugiere que los BSE no disminuyen el riesgo de muerte por cáncer del seno. Hablar con su médico acerca de los beneficios y limitaciones puede ayudar a decidir si debe comenzar a hacerse un BSE.

Paso 2 Examen clínico

Un examen del seno hecho por un médico o una enfermera capacitada para evaluar problemas del seno debe ser parte del examen físico de una mujer. La ACS recomienda:

  • Entre las edades de 20 y 39 años, las mujeres deben hacer que un profesional de la salud les haga un examen físico del seno (CBE, por sus siglas en inglés) cada tres años.

  • Después de la edad de 40 años, las mujeres deben hacer que un profesional de la salud les haga un examen físico del seno cada año.

El USPSTF, sin embargo, cree que no hay suficiente evidencia para evaluar el valor de los CBE para mujeres de 40 o más años de edad. Las mujeres deben hablar con sus médicos u otros proveedores de atención médica acerca de sus factores personales de riesgo y tomar la decisión acerca de si deben hacerse un CBE.

Un examen clínico del seno hecho por un médico o enfermera es muy similar a los procedimientos utilizados para el autoexamen del seno. Las mujeres que practican rutinariamente el BSE estarán preparadas a hacer preguntas y que se aborden sus inquietudes durante este momento.

Paso 3 Mamografía

La mamografía es una radiografía de dosis baja de los senos para encontrar cambios que puedan ocurrir. Es la técnica de imagen más común. La mamografía puede detectar el cáncer u otros problemas antes de que un bulto se vuelva lo suficientemente grande como para que se sienta, así como asistir en el diagnóstico de otros problemas del seno. Sin embargo, se requiere una biopsia para confirmar la presencia de cáncer.

Los expertos tienen recomendaciones diferentes para la mamografía. Actualmente, el USPSTF recomienda una exploración cada dos años para mujeres entre las edades de 50 a 74 años. La ACS recomienda una exploración anual para todas las mujeres de 40 o más años de edad. Las mujeres deben hablar con sus médicos u otros proveedores de atención médica acerca de sus factores personales de riesgo antes de tomar la decisión acerca de cuándo comenzar a hacerse mamogramas o con qué frecuencia deben hacérselos.

Se puede requerir un mamograma de diagnóstico cuando se encuentra un área dudosa durante un mamograma exploratorio.

Tanto el National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer) como la ACS sugieren que las mujeres que pueden estar en alto riesgo de contraer cáncer del seno deben hablar con sus médicos u otros proveedores de atención médica acerca de si comenzar o no a hacerse mamogramas en una edad más temprana.

Quick Find