AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Examen de densidad ósea

Algunas mujeres tienen mayor riesgo de sufrir osteoporosis (reducción de masa y densidad ósea como resultado de la disminución del nivel de calcio y proteína de los huesos) que otras. El médico la ayudará a determinar qué probabilidades tiene de desarrollar osteoporosis según los antecedentes médicos personales y familiares, y mediante un examen de densidad ósea o de medición de masa ósea.

¿Qué es un examen de densidad ósea?

El examen de densidad ósea, también conocido como "medición de masa ósea" o "examen de densidad mineral del hueso", mide la resistencia y la densidad de los huesos cuando se aproxima la menopausia y, cuando se repite el examen un tiempo después, puede ser útil para determinar con qué rapidez se está perdiendo la masa y densidad de los huesos. Estos exámenes no provocan dolor, no suponen riesgos y son no invasivos. En estos exámenes se compara la densidad del hueso con lo que se espera para una persona de la misma edad, sexo y contextura física, y también con la densidad óptima de un adulto joven sano del mismo sexo. Los exámenes de densidad ósea pueden ser útiles para lo siguiente:

  • Detectar si la densidad ósea es baja antes de que se produzca una fractura.

  • Confirmar un diagnóstico de osteoporosis si ya se ha sufrido una fractura.

  • Conocer con anticipación las probabilidades de sufrir fracturas en el futuro.

  • Determinar el índice de pérdida ósea o controlar los efectos del tratamiento si el examen se realiza a intervalos de un año o más.

¿Cuáles son los motivos para realizar un examen de densidad ósea?

Si usted presenta uno o más de los siguientes factores de riesgo de osteoporosis, sería conveniente que se sometiera a un examen de densidad ósea:

  • Si ya ha sufrido una fractura que pueda ser resultado de huesos débiles (que están "adelgazando").

  • Si su madre, abuela u otro familiar cercano ha sufrido osteoporosis o fracturas.

  • Si ha tomado durante mucho tiempo medicamentos que aceleran la pérdida de hueso, como por ejemplo corticosteroides para el tratamiento de la artritis reumatoide u otras enfermedades, o algún medicamento para prevenir convulsiones.

  • Si su contextura física es pequeña o si es una persona menuda o de poco peso.

  • Si ha fumado cigarrillos o bebido en exceso.

Quick Find