AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Tomografía por Emisión de Positrones

¿Qué es una "tomografía por emisión de positrones" (PET, por su sigla en inglés)?

La tomografía por emisión de positrones (PET) es un tipo de procedimiento de la medicina nuclear que mide la actividad metabólica de las células de los tejidos corporales. De hecho, una tomografía por emisión de positrones es una combinación de medicina nuclear y análisis bioquímico. La tomografía por emisión de positrones, que se usa mayormente en pacientes con cáncer y afecciones del cerebro y el corazón, ayuda a visualizar los cambios bioquímicos que se producen en el cuerpo, tales como el metabolismo (el proceso mediante el cual las células transforman el alimento en energía después de que el alimento se digiere y se absorbe en la sangre) del músculo cardíaco.

La tomografía por emisión de positrones se diferencia de otros exámenes de la medicina nuclear en el hecho de que detecta el metabolismo dentro de los tejidos corporales, mientras que otros tipos de exámenes de la medicina nuclear detectan la cantidad de sustancia radioactiva acumulada en el tejido corporal en cierta ubicación para evaluar el funcionamiento del tejido.

Como la tomografía por emisión de positrones es un tipo de procedimiento de la medicina nuclear, significa que, durante el proceso, se utiliza una pequeña cantidad de sustancia radioactiva, llamada "radiofármaco" (radionúclido o marcador radioactivo") para ayudar en el examen del tejido que se está estudiando. Específicamente, las tomografías por emisión de positrones permiten estudiar el metabolismo de un órgano o tejido determinado, de modo que se evalúa la información acerca de la fisiología (funcionalidad) y la anatomía (estructura) del órgano o tejido, así como sus propiedades bioquímicas. Por esto, con una tomografía por emisión de positrones se pueden detectar cambios bioquímicos en un órgano o tejido que permiten identificar el inicio de un proceso de enfermedad antes de que los cambios anatómicos relacionados con la enfermedad se puedan observar con otros procesos de estudio por imágenes, como la tomografía computarizada (CT) o la resonancia magnética (MRI).

La tomografía por emisión de positrones es usada con mayor frecuencia por los oncólogos (los médicos que se especializan en el tratamiento del cáncer), los neurólogos y los neurocirujanos (los médicos que se especializan en el tratamiento y la cirugía del cerebro y el sistema nervioso), y los cardiólogos (los médicos especializados en el tratamiento del corazón). Sin embargo, a medida que continúan los avances en la tecnología de las tomografías por emisión de positrones, este procedimiento comienza a usarse más ampliamente en otras áreas.

La tomografía por emisión de positrones también puede usarse en combinación con otras pruebas de diagnóstico, como la tomografía computarizada (CT) o la resonancia magnética (MRI) para proporcionar información más definitiva acerca de los tumores malignos (cancerosos) y otras lesiones. La tecnología más reciente combina la tomografía por emisión de positrones (PET) y la tomografía computarizada (CT) en un mismo escáner, que se conoce como PET/CT. El estudio de PET/CT es especialmente prometedor en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de pulmones, la evaluación de la epilepsia, la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad arterial coronaria.

Originalmente, las tomografías por emisión de positrones se realizaban en centros exclusivos para estos procedimientos, ya que, además del tomógrafo, era necesario contar con el equipo para elaborar los radiofármacos, lo que incluía un ciclotrón y un laboratorio de radioquímica. En la actualidad, los radiofármacos se producen en muchas zonas y se envían a los centros de PET, de modo que solo se necesita el tomógrafo para realizar la PET.

Otro factor que aumentó la disponibilidad de las imágenes de PET es una tecnología llamada "sistema de gammacámara" (un dispositivo que se utiliza para tomar imágenes de pacientes a quienes se les ha inyectado una pequeña cantidad de radionúclidos y que actualmente se usa con otros procedimientos de la medicina nuclear). Estos sistemas han sido adaptados para usar en los procedimientos de tomografía por emisión de positrones. El sistema de gammacámara puede completar una imagen más rápidamente y a menor costo que una PET tradicional.

¿Cómo funciona la tomografía por emisión de positrones?

La tomografía por emisión de positrones funciona mediante el uso de un escáner (una máquina con una gran abertura en el centro) que detecta fotones (partículas subatómicas) emitidos por un radionúclido en el órgano o tejido que se está examinando.

Los radionúclidos que se emplean en las tomografías por emisión de positrones se producen uniendo un átomo radioactivo a sustancias químicas que el órgano o tejido determinado usa naturalmente durante su proceso metabólico. Por ejemplo, en PET del cerebro, se aplica un átomo radioactivo a la glucosa (el azúcar en la sangre) para crear un radionúclido llamado "fluorodesoxiglucosa" (FDG), porque el cerebro usa glucosa para su metabolismo. La FDG se usa ampliamente en las tomografías por emisión de positrones.

Dependiendo del propósito del estudio, también pueden utilizarse otras sustancias en la tomografía por emisión de positrones. Si son de interés el flujo sanguíneo y la perfusión de un órgano o tejido, el radionúclido puede ser un tipo de oxígeno, carbono, nitrógeno o galio radioactivo.

El radionúclido se administra a una vena a través de una vía intravenosa (IV). Luego, el tomógrafo se mueve lentamente sobre la parte del cuerpo que se está examinando. La descomposición del radionúclido emite positrones. Durante la emisión de positrones, se crean rayos gamma, que el escáner luego detecta. Una computadora analiza los rayos gama y usa la información para crear un mapa de imagen del órgano o tejido que se está estudiando. La cantidad de radionúclido acumulado en el tejido afecta el brillo del tejido en la imagen e indica el nivel de funcionamiento del órgano o tejido.

¿Por qué se realiza una tomografía por emisión de positrones?

En general, las tomografías por emisión de positrones pueden utilizarse para determinar la presencia de enfermedades u afecciones en los órganos y tejidos. También pueden utilizarse para evaluar el funcionamiento de los órganos, tales como el corazón o el cerebro. El uso más común es en la detección del cáncer y la evaluación del tratamiento para el cáncer.

Algunas otras razones más específicas para las tomografías por emisión de positrones son las siguientes:

  • Para diagnosticar demencias (afecciones que involucran el deterioro del funcionamiento mental), por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer, así como otros trastornos neurológicos, tales como:

    • Mal de Parkinson. Una enfermedad progresiva del sistema nervioso que se caracteriza por un sutil temblor, debilidad muscular y un modo de andar peculiar.

    • Corea de Huntington. Una enfermedad hereditaria del sistema nervioso que provoca un aumento de la demencia, movimientos involuntarios singulares y una postura anormal.

    • Epilepsia. Un trastorno cerebral que se presenta con convulsiones recurrentes.

    • Accidente cerebrovascular (ictus).

  • Para ubicar el sitio quirúrgico específico antes de los procedimientos de cirugía de cerebro

  • Para evaluar el cerebro después de un traumatismo y detectar la presencia de hematoma (coágulo sanguíneo), sangrado o perfusión (flujo de sangre y oxígeno) del tejido cerebral

  • Para detectar la diseminación del cáncer a otras partes del cuerpo desde el sitio original

  • Para evaluar la eficacia del tratamiento contra el cáncer

  • Para evaluar la perfusión (flujo de sangre) al miocardio (músculo del corazón) como ayuda para determinar la utilidad de un procedimiento terapéutico que mejore el flujo sanguíneo al miocardio

  • Para identificar en mayor medida lesiones o masas en los pulmones detectadas en una radiografía o en una tomografía computarizada del tórax

  • Para ayudar en el manejo y el tratamiento del cáncer de pulmones mediante la determinación del estadio de las lesiones y el seguimiento del progreso de las lesiones después del tratamiento

  • Para detectar la recurrencia de tumores de forma más temprana que con otras modalidades de diagnóstico

¿Cómo se realiza una tomografía por emisión de positrones?

Persona en un tomógrafo

Las tomografías por emisión de positrones pueden realizarse de forma ambulatoria. También es posible que a ciertos pacientes hospitalizados se les realice este examen para ciertas afecciones.

Si bien cada centro puede contar con protocolos específicos, generalmente, el procedimiento de la tomografía por emisión de positrones es el siguiente:

  1. Al paciente se le pide que se quite cualquier ropa, joya u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Si se le pide que se quite la ropa, al paciente se le da una bata para que se ponga.

  3. Al paciente se le pide que vacíe su vejiga antes del comienzo del procedimiento.

  4. Se colocan una o dos vías intravenosas (IV) en la mano o el brazo para inyectar el radionúclido.

  5. Para ciertos tipos de tomografías del abdomen o la pelvis, puede ser necesario colocar una sonda en la vejiga para drenar la orina durante el procedimiento.

  6. En algunos casos, puede realizarse una tomografía inicial antes de inyectar el radionúclido, dependiendo del tipo de estudio que se esté haciendo. El paciente se colocará en una mesa acolchada dentro del tomógrafo.

  7. Se le inyectará el radionúclido en la vía intravenosa. Se dejará que el radionúclido se concentre en el órgano o tejido durante 30 o 60 minutos aproximadamente. Durante ese tiempo, el paciente deberá permanecer en el centro médico. El paciente no representa ningún peligro para otras personas, ya que la radiación que emite el radionúclido es inferior a la de una radiografía común.

  8. Después de que se haya absorbido el radionúclido durante el tiempo correspondiente, comenzará la tomografía. El tomógrafo se moverá lentamente sobre la parte del cuerpo que se está estudiando.

  9. Cuando haya finalizado la tomografía, se retirará la vía intravenosa. Si se había colocado una sonda para la vejiga, también se la quitará.

Quick Find