AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Seguridad Vehicular para niños

En niños de entre 3 y 14 años, se producen muertes no intencionales a causa de lesiones provocadas generalmente cuando viajan en un automóvil. Los niños tienen más probabilidad de resultar lesionados, sufrir lesiones más severas, o morir en un accidente vehicular cuando no están debidamente sujetos. De acuerdo con la Campaña Nacional de Seguridad Infantil (National SAFE KIDS Campaign), los niños menores de 4 años que viajan en un vehículo sin estar sujetos tienen el doble de probabilidades de morir o sufrir lesiones en un accidente vehicular.

Con medidas de precaución adecuadas, tales como el uso apropiado de los asientos de seguridad para niños de acuerdo con la edad, la mayoría de las lesiones no intencionales y de las muertes a causa de lesiones no intencionales se podrían evitar. Los niños pueden lastimarse cuando los padres o sus cuidadores no los sujetan bien cuando viajan en un automóvil, o no son conscientes de los peligros relacionados con ciertas situaciones vehiculares. Las situaciones de alto riesgo pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • Falta de uso de los dispositivos de sujeción para niños o el uso inadecuado de dispositivos de sujeción en vehículos.

  • Sillas de seguridad para niños usadas o instaladas de manera inadecuada.

  • Ubicar a los niños frente a las bolsas de aire del asiento del acompañante (ya sea en una silla de seguridad para bebés o sentado mirando hacia adelante)

  • Permitir que los niños viajen en las áreas de carga de camionetas

  • Quedar atrapados en el baúl

  • Dejar a los niños solos en el auto

Uso de dispositivos de sujeción en vehículos.

Físicamente, los niños son más pequeños que los adultos promedio. Su tamaño más pequeño significa que los cinturones de seguridad estándar en vehículos no se adaptan de manera apropiada para proteger los cuerpos de los niños.

Un grupo de edad, de 4 a 8 años, está especialmente en riesgo por no usar correctamente los cinturones de seguridad de los vehículos. De acuerdo con la Seguridad Infantil (Safe Kids) en Estados Unidos, los niños no se adaptan a los cinturones de cadera y hombro para adultos (sin una silla de retención) hasta que llegan a medir 1,44 mts. de altura, entre los 8 y los 12 años de edad, y pesan entre 36 kg. y 45 kg.

Sin embargo, a los niños entre los 4 y los 8 años de edad que ya no caben en la silla de seguridad generalmente se los ubica demasiado pronto en los cinturones de cadera y hombro para adultos sin una silla de retención. Una silla de retención es necesaria si la correa del hombro del cinturón de seguridad cruza por el cuello del niño en lugar del pecho, y el cinturón de cadera cruza el estómago en lugar de la cadera o la parte superior de los muslos.

Uso de las sillas de seguridad para niños

Mucha gente piensa que ha instalado correctamente la silla de seguridad para niños y cree que la están usando de manera adecuada. Sin embargo, los controles realizados en asientos de automóviles en la Campaña Nacional de Seguridad Infantil (National SAFE KIDS Campaign) demuestran lo contrario. Se descubrió que un 85 por ciento de sillas de seguridad para niños se instalan de manera incorrecta y/o se utilizan cuando se detiene o se controla a los vehículos. Un niño puede sufrir lesiones o morir en un accidente vehicular si la silla de seguridad para niños no se instala o se utiliza correctamente.

Algunos de los errores más comunes en la instalación o el uso de la silla de seguridad para niños son los siguientes:

  • El cinturón de seguridad que no sostiene el asiento con firmeza y/o que no se cierra.

  • Las correas del arnés no están ajustadas y/o colocadas correctamente.

  • El gancho del arnés no está al nivel de las axilas.

  • El gancho de seguridad no se usa correctamente.

  • El asiento del auto ha sido removido y no reparado (incluye las sillas de retención)

  • Los bebés orientados hacia atrás frente a una bolsa de aire activa

  • Los niños ubicados mirando hacia adelante menores de 2 años y de 20 kg.

Los padres y cuidadores deberían leer detenidamente el manual del usuario del vehículo y las instrucciones que vienen junto con la silla de seguridad para niños, para garantizar la correcta instalación y el uso de la silla. Algunas sillas de seguridad para niños no son compatibles con ciertos vehículos. Pruebe la silla de seguridad para niños en su vehículo antes de comprarla. Además, coloque a su hijo en la silla de seguridad para niños antes de la compra para asegurarse de que encaje perfectamente.

El peligro de las bolsas de aire

Las bolsas de aire, cuando se utilizan correctamente con los sistemas de cinturones de cadera y hombro para vehículos, pueden salvar la vida de los adultos. Sin embargo, las bolsas de aire pueden aumentar el peligro en cuanto a la seguridad de un niño.

Cuando los bebés en las sillas de seguridad orientadas hacia atrás y los niños que no tienen los dispositivos de seguridad están ubicados en el asiento delantero con bolsa de aire, pueden estar demasiado cerca de una bolsa de aire en caso de un accidente. Una bolsa de aire se inflará a velocidades superiores a los 320 km/h, lo cual puede lastimar a los pasajeros que estén demasiado cerca de la bolsa de aire. Además, debido al tamaño del niño, la bolsa de aire puede golpearlo en la cabeza o en el cuello y provocarle heridas serias o fatales.

Para garantizar que su hijo/a esté lo más seguro/a posible en el vehículo, nunca lo/a coloque frente a una bolsa de aire. El lugar más seguro para los niños pequeños que se trasladen en vehículos es el asiento trasero, lejos del impacto en choques frontales. Si su hijo/a debe viajar en el asiento delantero, mueva el asiento lo más atrás posible, lejos de la bolsa de aire. Si el automóvil no tiene asiento trasero, los bebés solamente estarán seguros en las sillas de seguridad para niños orientadas mirando hacia atrás si el vehículo no tiene bolsa de aire, o si la bolsa de aire ha sido desactivada (una opción disponible en algunos vehículos).

Viajar en el área de carga de camionetas

Las camionetas, aunque son vehículos populares, pueden no ser tan seguras como otros vehículos para niños pequeños. Debido al espacio limitado de la cabina, muchas veces los padres dejan que los niños viajen en el área de carga. Sin embargo, viajar en las áreas de carga aumenta 10 veces el riesgo de morir cuando se produce una colisión, en comparación con otros tipos de colisiones, según afirma el Departamento de Transporte de Estados Unidos (U.S. Department of Transportation). La eyección (ser expulsado) del área de carga es la causa principal de lesiones y muertes de pasajeros que viajan en el área de carga. Más de la mitad de las muertes que se producen entre la gente que viaja en cajas de carga de camionetas son niños y adolescentes. Las áreas de carga cubiertas también pueden representar un peligro para los niños debido a la intoxicación por mónoxido de carbono proveniente de los gases del caño de escape.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Autopistas (The National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) está haciendo una campaña a favor de leyes nacionales más estrictas para la seguridad de los pasajeros que viajen en camionetas. Actualmente, ocho estados prohíben a gente de todas las edades viajar en áreas de carga con algunas excepciones, y otros 31 estados han establecido ciertas restricciones para viajar en camionetas con caja abierta. Para proteger a los niños, la NHTSA recomienda que nunca les permitan viajar o jugar en áreas de carga de cualquier vehículo.

Quedar atrapados en el baúl

La naturaleza del niño es explorar lo que lo rodea. Desafortunadamente, esta exploración puede poner a un niño en peligro. Quedar atrapados en el baúl involuntariamente, cuando los niños se encierran en un baúl, puede ser fatal--entre el 35 y el 40 por ciento de los niños de 14 años y menores, que accidentalmente se encierran en un baúl morirán debido a la hipertermia (golpe de calor) y/o asfixia (sofocos).

Para prevenir quedar atrapados involuntariamente, enséñele a los niños que no jueguen dentro ni alrededor del vehículo. Siempre cierre el vehículo y mantenga las llaves lejos de los niños. Observe cuidadosamente a sus niños pequeños cuando estén cerca del vehículo. Mantenga los asientos traseros plegables cerrados dentro del vehículo.

Dejar a los niños solos en el auto

Por muy tentador que sea ir a hacer una diligencia y dejar a los niños solos dentro del vehículo, "aunque sea por un minuto", puede ser peligroso. Cuando no se los supervisa, los niños pueden arrancar el vehículo o poner el vehículo en punto muerto. Además, la acumulación del calor y temperaturas extremadamente bajas dentro del vehículo pueden resultar fatales en poco tiempo para los niños.

Quick Find