AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Mordeduras y Picaduras: Animales

Todas las mordeduras de animales requieren un tratamiento basado en el tipo y la gravedad de la herida. Los rasguños y las mordeduras, que pueden ser de una mascota familiar o un animal salvaje, pueden infectarse y dejar cicatrices. Los animales también portan enfermedades que pueden transmitirse por medio de una mordedura. Las mordeduras que rasgan la piel y las mordeduras en el cuero cabelludo, el rostro, la mano, la muñeca o el pie son muy probables que se infecten. Los rasguños de gatos, incluso de un gatito, pueden transmitir la "enfermedad del arañazo del gato", que es una infección bacteriana.

Otros animales pueden transmitir rabia y tétanos. Los roedores, como los ratones, ratas, ardillas, ardillas listadas, hámsters, cobayos, jerbos y conejos tienen bajo riesgo de portar rabia, pero pueden transmitir otras enfermedades.

El tipo más común de mordedura animal es la de los perros. Siga las pautas que se enumeran a continuación para ayudar a disminuir la posibilidad de que a su hijo le muerda un animal:

  • Nunca deje a un niño pequeño solo con un animal.

  • Enséñele a su hijo a no fastidiar ni herir a los animales.

  • Enséñele a su hijo a evitar a los perros, gatos y otros animales extraños.

  • Obtenga el permiso de propietario de sus mascotas y vacúnelas contra la rabia y otras enfermedades.

  • Mantenga a sus mascotas en un patio con cerca o atadas con una correa.

Qué hacer ante los rasguños o mordeduras de perros o gatos

Si a su hijo lo muerde o rasguña un animal, mantenga la calma y brinde a su hijo la tranquilidad de que usted puede ayudarlo. El tratamiento específico para la mordedura de un animal lo determinará el médico de su hijo. El tratamiento puede incluir:

  • Para las mordeduras superficiales de una mascota de la familia que está vacunada y tiene buena salud:

    • Lavar la herida con jabón y agua bajo la presión del grifo durante cinco minutos como mínimo, pero no restregar, ya que al hacerlo se puede amoratar el tejido. Aplicar una loción o crema antiséptica.

    • Observar con atención que no aparezcan signos de infección en la herida, por ejemplo, mayor enrojecimiento o dolor, hinchazón o supuración, y que el niño no tenga fiebre. Si sucede cualquiera de estas cosas, llame al médico o profesional de la salud de su hijo inmediatamente.

  • Para mordeduras más profundas o heridas penetrantes de cualquier animal, o para cualquier mordedura de un animal extraño:

    • Si la mordedura o el rasguño sangra, aplicarle presión con una venda o toalla limpia para detener el sangrado.

    • Lavar la herida con jabón y agua bajo la presión del grifo durante cinco minutos como mínimo, pero no restregar, ya que al hacerlo se puede amoratar el tejido.

    • Secar la herida y cubrirla con un vendaje estéril. No usar cinta adhesiva ni venditas con forma de mariposa para cerrar la herida ya que así podrían quedar bacterias nocivas atrapadas en la herida.

    • Llame al médico o profesional de la salud de su hijo para pedirle ayuda para informar acerca del ataque y decidir si se necesita tratamiento adicional, por ejemplo, antibióticos, vacuna de refuerzo contra el tétanos o vacuna contra la rabia. Esto es especialmente importante cuando se trata de mordeduras en el rostro o mordeduras que causan heridas penetrantes más profundas en la piel.

    • De ser posible, localizar al animal que causó la herida. Algunos animales deben ser capturados, encerrados y observados para determinar si tienen rabia. No intente capturar al animal usted mismo; en cambio, póngase en contacto con la oficina de control animal de su área o el encargado de protección animal más cercano.

    • Si no se puede encontrar al animal o es de una especie de alto riesgo (mapache, zorrillo o murciélago), o el ataque animal no fue provocado, tal vez sea necesario darle a su hijo una serie de vacunas contra la rabia.

Llame al médico o profesional de la salud de su hijo si, después de la mordedura de un animal, su hijo tiene síntomas como los de la gripe, es decir, fiebre, dolor de cabeza, malestar, poco apetito o ganglios inflamados.

Quick Find