AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Química clínica

¿Qué es la química clínica?

La química clínica usa procesos químicos para medir niveles de componentes químicos en los fluidos corporales. Las muestras más comunes que se utilizan en la química clínica son la sangre y la orina. Existen muchos análisis diferentes para casi cualquier tipo de componente químico de la sangre o la orina. Los componentes pueden incluir la glucosa en sangre, los electrolitos, enzimas, hormonas, lípidos (grasas), otras sustancias metabólicas y proteínas.

¿Cuáles son algunos de los análisis comunes de la química clínica?

La siguiente es una descripción de algunos de los análisis más comunes de química clínica (que se utilizan en muestras de sangre y orina), se incluyen algunos de los usos e indicaciones:

  • Los niveles de glucosa en sangre, o azúcar en sangre, indican de qué manera procesa el cuerpo la glucosa. La medición de los niveles de glucosa después del ayuno puede servir para diagnosticar la diabetes o la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre).

  • Los electrolitos incluyen el sodio, el potasio, el cloro, el bicarbonato, el calcio, el fósforo y el magnesio. La medición de los electrolitos puede indicar específicamente algunos desórdenes metabólicos y renales.

  • Los órganos dañados o enfermos liberan enzimas en la sangre. El tipo de enzimas liberadas puede indicar qué órgano se encuentra afectado:

Enzima

Órgano afectado

Creatina quinasa

Puede indicar daños al músculo cardíaco o a músculos esqueléticos

La CK-MB, una isoenzima de la creatina quinasa, se utiliza para distinguir el daño al músculo cardíaco

Alanina aminotransferasa (ALT, SGPT), aspartata aminotransferasa (AST, SGOT)

Puede señalar desórdenes hepáticos

Amilasa y lipasa

Pueden indicar inflamación o cáncer de páncreas

  • Las diversas glándulas endocrinas secretan las hormonas. Los niveles demasiado altos o demasiado bajos de determinadas hormonas pueden indicar hiper o hipoactividad de esas glándulas:

Hormona

Glándula afectada

Cortisol

glándulas adrenales

tiroxina (T4), TSH

glándula tiroides

FSH, ACTH, hormonas de crecimiento

glándula pituitaria

  • Los lípidos son sustancias grasas, como por ejemplo los triglicéridos (grasa corporal), los fosfolípidos (parte de la membrana celular) y los esteroles (como el colesterol). Los lípidos pueden servir para señalar enfermedad coronaria y hepática:

Lípido

Órgano afectado

Colesterol total

El colesterol total elevado es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares (CDV, en inglés).

La lipoproteína de alta densidad (HDL o colesterol "bueno")

La lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol "malo")

El colesterol LDL elevado también es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

El colesterol HDL elevado es un factor de protección contra las enfermedades cardiovasculares.

Triglicéridos

Los triglicéridos altos son otro factor de riesgo independiente para las enfermedades cardiovasculares.

  • Otras sustancias metabólicas se pueden medir para evaluar el funcionamiento de los órganos:

Producto metabólico

Órgano afectado

Nitrógeno urea en sangre (BUN, por sus siglas en inglés)

Creatinina

Función renal

Ácido úrico

Puede indicar gota, enfermedad renal y otros daños a los tejidos

  • Las proteínas pueden indicar desórdenes metabólicos y nutricionales, así como también la presencia de algunos tipos de cáncer:

Proteínas

Órgano afectado

Proteínas totales y albúmina

Pueden indicar enfermedad hepática o renal o malnutrición

Globulinas y la proporción de A/G (albúmina a globulina)

Pueden indicar infección, enfermedades autoinmunes, inflamación y algunos tipos de cáncer de la sangre

Con frecuencia, los análisis de sangre y orina anormales se repiten para asegurarse de que no se cometió un error con la muestra ni en el laboratorio. Con frecuencia se hace un seguimiento de los análisis anormales con análisis más especializados.

Quick Find