AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Viajar durante el embarazo o la lactancia

Consideraciones especiales para viajar durante el embarazo

Aunque los viajes durante el embarazo son normales y ocurren con mucha frecuencia, es importante que las mujeres embarazadas consideren los problemas potenciales que pueden producirse cuando piensen en realizar viajes al exterior. Las mujeres embarazadas también deberían considerar la disponibilidad de atención médica de buena calidad en los países que vayan a visitar antes del viaje.  Se recomienda recibir todas las vacunas antes del embarazo que luego de que se produzca el mismo.

Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists), la época más segura para viajar durante el embarazo es el segundo trimestre del mismo (de la semana 14 a la 28). Esta es la época en que la mujer se siente mejor y tiene el menor riesgo de sufrir un aborto espontáneo o un parto prematuro. Durante el tercer trimestre (semana 25 a la 40), muchos médicos recomiendan que las mujeres embarazadas permanezcan dentro del radio de 300 millas de su casa por problemas tales como presión arterial alta, flebitis, parto falso o prematuro. En general, a las mujeres no se les permite volar en vuelos nacionales después de las 36 semanas de embarazo, y en vuelos internacionales después de las 32 a 35 semanas. La decisión de viajar y la distancia del viaje durante el embarazo debe ser tomada conjuntamente entre la mujer embarazada y su médico o partera.

Según los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) se debería advertir del peligro de viajar durante el embarazo a las mujeres que presenten las siguientes enfermedades. Como la lista a continuación podría estar incompleta, es importante que evalúe su historia clínica personal con su médico antes de planear un viaje.

  • Antecedentes de aborto

  • Cérvix (cuello del útero) incompetente

  • Antecedentes de embarazo ectópico

  • Antecedentes de partos prematuros o rotura prematura de las membranas

  • Antecedentes o presencia actual de anormalidades en la placenta

  • Peligro de aborto o hemorragia vaginal durante el embarazo actual

  • Embarazo múltiple (más de un feto) en el embarazo actual

  • Antecedentes de toxemia (toxinas en la sangre), presión arterial alta o diabetes con cualquier embarazo

  • Antecedentes de infertilidad o dificultad para quedar embarazada

  • Primer embarazo a una edad superior a 35 años

  • Enfermedad de las válvulas del corazón o insuficiencia congestiva del corazón

  • Antecedentes de enfermedades tromboembólicas (obstrucción de las arterias)

  • Anemia severa (coágulos de sangre) 

  • Problemas crónicos en sistemas de órganos que requieran tratamiento 

Asimismo, se debería advertir a las mujeres embarazadas del peligro de viajar a los siguientes destinos por presentar riesgos adicionales. Como la lista a continuación podría estar incompleta, es importante consultar sus planes de viaje con su médico o partera antes de planificarlo.

  • Zonas de altitudes elevadas

  • Zonas endémicas o con brotes actuales de enfermedades infecciosas transmitidas por insectos o alimentos mortales

  • Zonas donde la malaria es habitual

  • Zonas donde se recomiendan o requieren vacunas de virus "vivos"

Consejos saludables para viajar durante el embarazo:

  • Anticipe cualquier complicación o emergencia que pudiera surgir antes de viajar. Asegúrese de que su seguro de salud tenga validez mientras esté en el exterior y compruebe si la póliza cubrirá a su recién nacido en caso de que dé a luz durante el viaje. Puede que usted quiera considerar obtener una póliza de seguro para viajes suplementaria o una póliza de seguros de evacuación médica.

  • Infórmese sobre las instalaciones médicas en su lugar de destino. Las mujeres en el último trimestre de embarazo deberían buscar instalaciones que puedan controlar complicaciones del embarazo, toxemia y cesáreas.

  • Si usted va a necesitar cuidado prenatal mientras está en el exterior, planifíquelo antes de iniciar su viaje. Consulte a su médico para determinar la mejor forma de controlar esta necesidad.

  • Conozca su grupo sanguíneo y asegúrese de que se realicen exámenes de sangre para VIH y hepatitis B en las zonas que visitará.

  • Compruebe la disponibilidad de bebidas y alimentos seguros, incluida el agua embotellada y la leche pasteurizada, en su destino.

  • Si viaja en avión, solicite un asiento junto al pasillo, que brinda más espacio y comodidad. Si los malestares matinales son un problema, intente programar el viaje durante el momento del día en que usted generalmente se siente bien. Los asientos de la zona central del avión, sobre el ala, posibilitarán un viaje más tranquilo.

  • Intente caminar cada media hora durante un vuelo tranquilo, y flexione y extienda los tobillos con frecuencia para evitar la tromboflebitis (coágulos de sangre en las venas).

  • Abróchese el cinturón de seguridad al nivel de la pelvis, por debajo de las caderas.

  • Beba suficiente líquido para contrarrestar el efecto de deshidratación de la poca humedad en las cabinas de los aviones.

  • Intente descansar lo más posible mientras esté de viaje. Realizar ejercicio y actividades durante el embarazo es importante, pero intente no sobrepasarse.

Consideraciones especiales para viajar durante la lactancia (dar el pecho):

La leche materna proporciona a los bebés la mayor nutrición en el inicio de su vida. También les proporciona una protección importante frente a determinadas infecciones. Sin embargo, los viajes al exterior mientras está dando el pecho pueden presentar complicaciones. A continuación se indica la información que las madres que estén dando el pecho deberían considerar al momento de viajar.

Las mujeres que estén únicamente dando el pecho no deben preocuparse por la esterilización de los biberones o la disponibilidad de agua limpia. Las mujeres que estén dando el pecho podrían ser vacunadas para protegerse frente a enfermedades según cuál sea su itinerario. Sin embargo, existen determinadas enfermedades, tales como la fiebre amarilla, el sarampión y la meningitis meningocócica, que podrían ser una amenaza para los bebés que no pueden ser vacunados al nacer. Es importante consultar tanto a su médico o partera como al pediatra de su hijo antes de viajar.

Para las mujeres que utilizan suplementos de la leche materna, las fórmulas en polvo preparadas con agua hervida son la mejor solución. También podría ser útil llevar un suministro de leche infantil preparada en latas o biberones listos para utilizar en caso de emergencias.

Dar el pecho ayuda a disminuir la incidencia de la diarrea del viajero en niños. Pero si usted padece diarrea del viajero, aumente el consumo de líquidos y continúe dándole el pecho a su bebé.

Es importante que las madres que dan el pecho controlen sus patrones de alimentación y sueño, así como también sus niveles de estrés, factores que afectarán la producción de leche. Asegúrese de aumentar el consumo de líquidos y evitar el alcohol y la cafeína, así como también la exposición al humo.

Quick Find