AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Lesiones de la médula espinal

¿Qué es una lesión aguda de la médula espinal?

Ilustración de la médula espinal
Haga clic en la imagen para ampliarla.

La médula espinal es un haz de nervios que transporta los mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Las lesiones agudas de la médula espinal ("SCI", por sus siglas en inglés) se deben a una lesión traumática que se puede producir como resultado una magulladura (también llamada contusión), un desgarro parcial o un desgarro completo (llamado transección) en la médula espinal. Las SCI son más comunes en hombres y jóvenes adultos.

Se presentan aproximadamente 12.000 casos nuevos de SCI por año. En 2008, el número de personas en los Estados Unidos que vivían con una lesión en la médula espinal era de 259.000.

Las SCI producen como resultado disminución o ausencia de la movilidad, la sensibilidad y las funciones de los órganos del cuerpo por debajo del nivel de la lesión. Los lugares más frecuentes de lesión son las áreas cervical y dorsal. Las SCI son una causa frecuente de discapacidad permanente y muerte tanto en los niños como en los adultos.

Anatomía de la columna vertebral

La columna está formada por 33 vértebras, que son las siguientes:

  • 7 cervicales (en el cuello).

  • 12 dorsales (en la parte superior de la espalda).

  • 5 lumbares (en la parte inferior de la espalda).

  • 5 sacras* (en el sacro, situado en la pelvis).

  • 4 coccígeas* (en el cóccix, situado en la pelvis).

*Al alcanzar la edad adulta, las cinco vértebras sacras se fusionan hasta formar un solo hueso, al igual que las cuatro coccígeas.

Las vértebras sirven para estabilizar la columna y proteger la médula espinal. Generalmente, cuanto más alta sea la zona de la médula espinal en la que se produce la lesión, más discapacitado quedará el paciente.

Las lesiones de las vértebras no siempre implican que se haya dañado la médula espinal. Asimismo, el daño de la propia médula espinal puede producirse sin que haya fracturas ni dislocaciones de las vértebras.

¿Cuáles son los distintos tipos de SCI?

Las SCI pueden dividirse en dos tipos principales de lesiones:

  • Sección completa. Una sección completa implica que no hay funcionalidad por debajo del nivel de la lesión (ni sensibilidad ni movimiento) y que los dos lados del cuerpo se ven afectados por igual. Las secciones completas se pueden producir en cualquier nivel de la médula espinal.

  • Sección incompleta. Una sección incompleta implica que existe alguna funcionalidad por debajo del nivel de la lesión: más movilidad en una extremidad que en la otra, sensaciones en algunas partes del cuerpo o mayor funcionalidad en un lado del cuerpo que en el otro. Las secciones incompletas se pueden producir en cualquier nivel de la médula espinal.

¿Cuál es la causa de una lesión aguda de la médula espinal?

Existen muchas causas de SCI. Las lesiones más frecuentes se producen cuando una zona de la columna vertebral o del cuello se dobla o se comprime; por ejemplo, como consecuencia de:

  • Lesiones durante el parto, que suelen afectar a la columna vertebral en la zona del cuello.

  • Caídas.

  • Accidentes de tráfico. Estos pueden ser cuando la persona va como pasajero en un automóvil o sufre un atropello como peatón.

  • Lesiones deportivas.

  • Accidentes de clavadistas.

  • Accidentes en trampolines.

  • Violencia. Esta implica heridas penetrantes que atraviesan la médula espinal, como por ejemplo disparos y puñaladas.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión aguda de la médula espinal?

Ilustración de lesiones agudas de la médula espinal que generarían tetraplejia o paraplejia.
Haga clic en la imagen para ampliarla.

Los síntomas varían en función de la gravedad y la ubicación de la SCI. Al principio, el paciente puede sufrir un shock medular, que produce pérdida de la sensibilidad, el movimiento de los músculos y los reflejos por debajo del nivel de la lesión. El shock medular generalmente dura entre varias horas y varias semanas. Cuando disminuye el período de shock aparecen otros síntomas, que dependen de la ubicación de la lesión.

Generalmente, los síntomas son más severos cuanto más alta sea la zona de la médula espinal en la que se produce la lesión. Por ejemplo, una lesión en C2 o C3 (la segunda y tercera vértebras de la columna vertebral), afecta a los músculos de la respiración y a la capacidad de respirar. Una lesión más baja, en las vértebras lumbares, puede afectar a los nervios y músculos que controlan la vejiga, los intestinos y las piernas.

Las SCI se clasifican según el tipo de pérdida de funciones motoras y sensoriales del paciente. A continuación se enumeran los principales tipos de clasificaciones:

  • Tetraplejia (tetra significa cuatro). ausencia de movimiento y de sensibilidad en las cuatro extremidades (los brazos y las piernas). Suele producirse como resultado de una lesión en T1 o por encima. La tetraplejia también afecta a los músculos del pecho, por lo que los pacientes con lesiones en C4 o por encima necesitan una máquina para respirar (respirador).

  • Paraplejia("para" significa "dos partes iguales"). Supone la pérdida de movilidad y sensibilidad de la cintura para abajo (piernas derecha e izquierda). Suele producirse como resultado de una lesión en T1 o por debajo.

  • Triplejia (tri significa tres). Supone la ausencia de movimiento y de sensibilidad en un brazo y ambas piernas, y generalmente se produce como resultado de una sección incompleta de la médula.

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de las lesiones agudas de la médula espinal. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • Debilidad muscular o parálisis en el tronco, los brazos o las piernas.

  • Pérdida de la sensibilidad en el tronco, los brazos o las piernas.

  • Espasticidad de los músculos.

  • Problemas para respirar.

  • Alteraciones de la presión sanguínea y el pulso.

  • Problemas digestivos.

  • Pérdida del control de la vejiga y el intestino.

  • Disfunción sexual.

Los síntomas de las SCI pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

Potencial de rehabilitación con las SCI

En la tabla siguiente se compara el nivel específico de la lesión medular y el potencial de rehabilitación resultante. La tabla es una guía que ofrece información general únicamente; los deterioros y el potencial de rehabilitación pueden variar según el tipo y la gravedad de la SCI. Siempre consulte a su médico para que le brinde información más específica en base a su estado de salud general y su lesión.

Nivel de la lesión

Posible deterioro

Potencial de rehabilitación

C2 - C3

Generalmente mortal debido a la incapacidad para respirar

Totalmente dependiente para todos los cuidados

C4

Tetraplejia y dificultad para respirar

Dependiente para todos los cuidados; generalmente necesita un respirador.

C-5

Tetraplejia con cierta funcionalidad en el hombro y el codo.

Puede ser capaz de alimentarse por sí mismo utilizando dispositivos de asistencia; generalmente puede respirar sin respirador, pero puede necesitar otro tipo de soporte respiratorio.

C6

Tetraplejia con funcionalidad en el hombro y el codo, y cierta funcionalidad en la muñeca.

Puede ser capaz de empujar una silla de ruedas en interiores y sobre superficies lisas; puede ser capaz de ayudar en la alimentación y el aseo, y vestirse por sí mismo; dependiente de otros para trasladarse.

C7

Tetraplejia con funcionalidad en el hombro, el codo y la muñeca y cierta funcionalidad en la mano.

Puede ser capaz de empujar una silla de ruedas en el exterior, trasladarse por sí mismo y conducir un automóvil especialmente adaptado; puede ser capaz de colaborar en los programas de intestino y vejiga.

C8

Tetraplejia con funcionalidad normal del brazo; debilidad de la mano.

Puede ser capaz de empujar una silla de ruedas en el exterior, trasladarse por sí mismo y conducir un automóvil especialmente adaptado; puede ser capaz de colaborar en los programas de intestino y vejiga.

T1 - T6

Paraplejia con pérdida de funcionalidad por debajo de la mitad del pecho; control total de los brazos.

Independiente con autocuidados en una silla de ruedas; capaz de trabajar a jornada completa.

T6 - T12

Paraplejia con pérdida de funcionalidad por debajo de la cintura; buen control del torso.

Buen equilibrio al estar sentado; gran capacidad para manejar una silla de ruedas y realizar actividades deportivas.

L1 - L5

Paraplejia con niveles variables de afectación de los músculos de las piernas.

Puede ser capaz de caminar distancias cortas con aparatos ortopédicos y dispositivos de asistencia.

La rehabilitación para las lesiones medulares

La rehabilitación del paciente que ha sufrido una SCI comienza durante la fase aguda del tratamiento. Cuando el estado del paciente mejora se suele empezar un programa de rehabilitación más extenso.

El éxito de la rehabilitación depende de numerosas variables, entre las cuales se incluyen las siguientes:

  • El nivel y la gravedad de la SCI.

  • El tipo y el grado de los deterioros e incapacidades resultantes.

  • El estado general de salud del paciente.

  • El apoyo de la familia.

Es importante centrarse en potenciar al máximo las capacidades del paciente, tanto en casa como en la comunidad. El refuerzo positivo lo animará a recuperarse, mejorará su autoestima y fomentará su independencia.

El objetivo de la rehabilitación tras una SCI consiste en ayudar al paciente a volver al mayor nivel posible de función e independencia, mientras mejora su calidad de vida en sentido físico, emocional y social.

Entre las áreas tratadas por los programas de rehabilitación para las lesiones medulares se pueden incluir las siguientes:

Necesidad del paciente

Ejemplo

Habilidades de autocuidado, incluidas las actividades diarias ("ADL", por sus siglas en inglés).

Alimentarse, arreglarse, bañarse, vestirse, asearse y mantener relaciones sexuales.

Cuidados físicos.

Apoyo de las funciones cardiaca y pulmonar, necesidades nutricionales y cuidados de la piel.

Habilidades de la movilidad.

Caminar, desplazarse e impulsar por sí mismo una silla de ruedas.

Cuidados respiratorios.

Cuidados del respirador, si fuera necesario; tratamientos y ejercicios respiratorios para mejorar la función pulmonar.

Habilidades de comunicación.

Hablar, escribir y métodos alternativos de comunicación.

Habilidades de socialización.

Interactuar con los demás en el hogar o en la comunidad.

Capacitación vocacional.

Habilidades relacionadas con el trabajo.

Control del dolor y la espasticidad de los músculos (mayor tonicidad muscular).

Medicamentos y métodos alternativos para controlar el dolor y la espasticidad.

Asesoramiento psicológico.

Identificación de problemas y soluciones en cuestiones de pensamiento, comportamiento y emociones.

El apoyo de la familia.

Ayuda para adaptarse a los cambios en el estilo de vida, las preocupaciones económicas y la planificación del alta médica.

Educación.

Educación y preparación del paciente y de su familia sobre la SCI, los cuidados en el hogar y las técnicas de adaptación.

El equipo de rehabilitación para las lesiones medulares

El equipo de rehabilitación para las lesiones de la médula espinal trabaja con el paciente y su familia, y contribuye a establecer objetivos de recuperación a corto y largo plazo. Varios profesionales experimentados forman parte del equipo de rehabilitación de lesiones de la médula espinal, que incluye los siguientes especialistas:

  • Neurólogo/neurocirujano

  • Ortopedista/cirujano ortopédico

  • Fisiatra

  • Internista

  • Otros médicos especializados

  • Especialistas en rehabilitación

  • Trabajador social

  • Terapeuta físico

  • Terapeuta ocupacional

  • Logopeda

  • Psicólogo/psiquiatra

  • Terapeuta de recreación

  • Dietista acreditado

  • Asesor vocacional

  • Ortopeda

  • Coordinador de casos

  • Terapeuta respiratorio

  • Capellán.

Tipos de programas de rehabilitación para las lesiones medulares

Existe una gran variedad de programas de tratamiento para las lesiones medulares, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Programas de rehabilitación aguda.

  • Programas de rehabilitación subaguda.

  • Programas de rehabilitación a largo plazo.

  • Programas de vida transitoria.

  • Programas de tratamiento ambulatorio.

  • Programas de rehabilitación vocacional.

Quick Find