AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Terapia de reemplazo de insulina

La terapia de reemplazo de insulina en diabetes de tipo 1 y 2

La diabetes de tipo 1 (también llamada "diabetes insulinodependiente") es una enfermedad autoinmune en la cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células que producen insulina, lo que provoca la ausencia o poca cantidad de insulina. La diabetes de tipo 1 usualmente ocurre a una edad temprana, y en general comienza antes de los 30 años de edad. El tratamiento de la diabetes de tipo1 incluye inyecciones diarias de insulina o utilización de una bomba de insulina.

La diabetes de tipo 2 (también llamada "diabetes no insulinodependiente") en general es el resultado de la incapacidad del cuerpo de producir suficiente insulina o de utilizarla como corresponde. El tratamiento en general comienza con un programa de ejercicio y una dieta saludable para ayudar a disminuir los niveles de azúcar en sangre. Sin embargo, si este plan de tratamiento no es eficaz, se requerirán medicamentos. Los medicamentos para la diabetes pueden administrarse en forma de píldoras o inyectables.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona producida por el páncreas que ayuda a disminuir el azúcar en sangre transportándola desde la circulación sanguínea hasta las células del cuerpo. Una vez dentro de las células, el azúcar en sangre se convierte en la fuente de energía esencial del cuerpo.

¿Cuáles son los diferentes tipos de insulina?

Existen cuatro tipos de insulina, clasificados de acuerdo a lo siguiente:

Comienzo

Rapidez con que la insulina comienza a actuar luego de ser inyectada

Tiempo máximo

Período de tiempo en el que la insulina es más eficaz para disminuir los niveles de azúcar en sangre

Duración

Cuánto tiempo permanece la insulina en el cuerpo

La insulina puede actuar de forma diferente según la persona a la que se la administre, por lo cual el comienzo, el tiempo máximo y la duración pueden variar. Los cuatro tipos de insulina incluyen los siguientes:

Tipo de insulina

Comienzo
(aproximación)

Tiempo máximo
(aproximación)

Duración
(aproximación)

Insulinas Lispro, Aspart y Glulisine de acción rápida

15 minutos

De 30 a 90 minutos

De 3 a 5 horas

De acción corta, insulina Regular (R)

De 30 a 60 minutos

De 2 a 4 horas

De 5 a 8 horas

De acción intermedia, NPH (N) o insulina Lente (L)

De 1 a 3 horas

8 horas

De 12 a 16 horas

Insulinas Glargine, Detemir de acción prolongada

1 hora

nada

De 20 a 26 horas

Fuente: Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases o NIDDK, por sus siglas en inglés),

Algunas personas con diabetes pueden necesitar una combinación de dos tipos diferentes de insulina para controlar sus niveles de azúcar en sangre. Algunas insulinas pueden comprarse ya combinadas, como la Regular y la NPH, para permitir la inyección de ambos tipos de insulina al mismo tiempo. Otros tipos de insulina no pueden mezclarse y pueden requerir dos inyecciones por separado.

La insulina se fabrica en varias potencias. La insulina U-100 (100 unidades de insulina por milímetro de fluido) es la potencia más común. Las jeringas para administrar la insulina varían según la potencia. Por lo tanto, una jeringa U-100 solo puede ser utilizada con insulina U-100.

El tipo de insulina escogido puede reflejar las preferencias del paciente y su capacidad para someterse al régimen de tratamiento necesario. Otros factores dependen del individuo, y son los siguientes:

  • Tipo de diabetes (diabetes de tipo 1 o de tipo 2)

  • Previsibilidad en relación a la rutina (comer, trabajar, hacer ejercicio, etc.)

  • Disposición para controlar los niveles de azúcar en sangre regularmente

  • Nivel de actividad diaria (tipo y cantidad de ejercicio)

  • Comprensión de la diabetes

  • Estabilidad de los niveles de azúcar en sangre

  • Dieta

¿Cómo se administra la insulina?

La insulina debe entrar a la circulación sanguínea para ser eficaz. Esto se logra mediante inyecciones en la capa de grasa, en general en el brazo, muslos o abdomen. Los diferentes sitios del cuerpo le permiten a la insulina ingresar en una proporción distinta. La insulina inyectada en la pared abdominal actúa más rápido que las demás, mientras una inyección en el muslo actúa más despacio. La insulina debe administrarse mediante una inyección y no puede ingerirse por boca, porque es destruida en el estómago durante la digestión.

El horario de las inyecciones de insulina es muy importante. La insulina de acción rápida o corta en general debe administrarse antes de las comidas (antes de que el azúcar de una comida comience a ingresar a la circulación sanguínea). Siempre consulte a su médico sobre su tratamiento personal con insulina, incluso sobre los sitios donde debe inyectarse, la dosificación, la frecuencia y las horas específicas de administración. La insulina de acción prolongada debe administrarse a la misma hora todos los días, pero los horarios de las comidas pueden ser flexibles. La insulina de acción intermedia o insulina mezclada debe administrarse a la misma hora todos los días junto con un cronograma de alimentación fijo.

¿Cuáles son los diferentes tipos de instrumentos para inyectar insulina?

Existen muchos tipos de mecanismos de inyección de insulina disponibles. Algunos ejemplos de estos mecanismos incluyen los siguientes:

Jeringa

La jeringa es el instrumento usado más frecuentemente para administrar insulina. La aguja de la jeringa se coloca debajo de la piel, y luego se inyecta la insulina.

Pluma de insulina

Una pluma de insulina es una especie de jeringa prellenada que puede utilizarse para múltiples aplicaciones.  La pluma contiene un cartucho con insulina, y con frecuencia se la utiliza para dosis múltiples y diarias. La pluma, similar a un bolígrafo regular, tiene una aguja pequeña que puede insertarse en la punta. El selector de la pluma permite que el paciente elija la dosis apropiada. El gatillo del otro lado de la pluma se usa para administrar o inyectar la insulina.

Inyector de insulina "tipo Jet"

Un inyector de insulina "tipo Jet" se parece a un bolígrafo largo. El inyector utiliza un mecanismo para producir aire a alta presión que "atomiza" la insulina a través de la piel.

Bomba de insulina externa

Una bomba de insulina es un instrumento que bombea la insulina continuamente a través de un tubo plástico unido a una aguja ubicada debajo de la piel cerca del abdomen. Además, la bomba puede inyectar un ?bolo? de insulina de ser necesario. La bomba es lo suficientemente pequeña como para ser llevada en un cinturón o en el bolsillo.

Insulina oral

Como la insulina se degrada rápidamente durante el proceso digestivo, desde siempre se ha administrado mediante una inyección, generalmente subcutánea. Sin embargo, se han desarrollado nuevas técnicas y materiales farmacéuticos que pueden proteger la insulina de su degradación en el tracto digestivo.

Los primeros ensayos de insulina oral en humanos se registraron en 2006. Los ensayos clínicos de fase I han demostrado que la insulina administrada en una cápsula de gel es segura y eficaz. Los ensayos clínicos continuarán durante los próximos años, a medida que la medicación supere el proceso de aprobación federal.

Trasplante de páncreas

En la diabetes de tipo 1, el páncreas produce muy poca insulina, o directamente no la produce. Debido a esto, reemplazar un páncreas que no funciona por uno sano parecería ser una cura para la diabetes de tipo 1.

En los años sesenta, se realizó un primer intento de trasplante de páncreas. Sin embargo, recién cuando se mejoraron las técnicas quirúrgicas y se introdujeron nuevos medicamentos antirechazo años después, el trasplante de páncreas se convirtió en un tratamiento potencial y realista para la diabetes de tipo 1. El trasplante de páncreas continúa siendo estudiado en muchos centros de EE. UU. y del mundo, y se considera el tratamiento estándar en determinadas situaciones.

Si resulta exitoso, el trasplante de páncreas cura la diabetes, o al menos reduce el número de episodios graves de azúcar en sangre alta y baja. Los niveles de azúcar en sangre se normalizan debido a que el nuevo páncreas produce insulina. Sin embargo, al igual que en la mayoría de trasplantes de órganos sólidos, pueden existir complicaciones. Las complicaciones más comunes son el rechazo del órgano nuevo, la infección y los efectos adversos de los medicamentos antirechazo que deben ser tomados por tiempo indefinido luego del trasplante.

Existen tres tipos de trasplante de páncreas:

  • Trasplante simultáneo de páncreas y riñón (SPK, por sus siglas en inglés). Como la mayoría de los pacientes con diabetes de tipo 1 que cumplen con los criterios para el trasplante de páncreas también presentan algún grado de enfermedad en los riñones, es frecuente que se realice el trasplante simultáneo de ambos órganos. Con este tipo de procedimiento se han logrado los mejores índices de éxito. 

  • Trasplante de páncreas luego del trasplante de riñón (PAK, por sus siglas en inglés). En este procedimiento se trasplanta el páncreas a un paciente que ya ha recibido un trasplante de riñón. Este procedimiento tiene, por lo general, un índice de éxito similar al de los procedimientos SPK.

  • Trasplante de páncreas aislado (PTA, por sus siglas en inglés). En este procedimiento solo se trasplanta el páncreas. Este tipo de procedimiento se realiza con menos frecuencia y en general tiene un índice de éxito inferior al de los otros tipos de procedimientos.

Trasplante de células de los islotes pancreáticos

Las células de los islotes del páncreas producen insulina. Solo entre el 1 y el 2 por ciento de las células del páncreas son células de los islotes.

En los años setenta, la investigación sobre el trasplante de células de los islotes en ratones fue muy exitosa. Sin embargo, en un principio fue difícil trasladar ese éxito al trasplante de células de los islotes en humanos. Investigadores de la Universidad de Alberta en Edmonton, Alberta, Canadá, desarrollaron un protocolo especializado para el trasplante de células de los islotes que luce prometedor. La investigación del Protocolo de Edmonton continúa en un ensayo multicéntrico realizado por la Red de Tolerancia Inmunológica (Immune Tolerance Network). Los auspiciantes de la Red de Tolerancia Inmunológica son el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases o NIDDK, por sus siglas en inglés) y la Fundación de Diabetes Juvenil (Juvenile Diabetes Research Foundation).

El trasplante de células de los islotes es un procedimiento no invasivo (no requiere incisión quirúrgica). Las células de los islotes se toman del páncreas de un donante y se inyectan en el hígado del receptor mediante un catéter (un tubo largo y delgado). No bien las células de los islotes se implantan en el donante, comienzan a producir y liberar insulina. Sin embargo, los índices de rechazo son altos tras el primer o segundo año.

Las personas que reciben un trasplante de células de los islotes deben tomar medicamentos antirechazo para evitar que los islotes trasplantados sean rechazados y destruidos por el sistema inmunológico normal del cuerpo.

Seguro y bombas de insulina

Asegúrese de que su compañía de seguro y su plan cubran los gastos del equipo de control de azúcar en sangre y las bombas de insulina. Medicare cubre el costo de las bombas de insulina desde 1999. Consulte a su compañía de seguro e infórmese sobre las políticas más recientes de Medicare para determinar si su plan cubre los dispositivos de inyección de insulina y los suministros.

Quick Find