AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Diabetes y enfermedad periodontal (de las encías)

Si la diabetes no se controla como corresponde, puede provocar enfermedades periodontales (de las encías) tanto en jóvenes como en adultos. Las enfermedades de las encías son infecciones de las encías y los huesos que mantienen los dientes en su lugar.

Los cambios que se producen en los vasos sanguíneos durante la diabetes pueden perjudicar la eficacia del flujo de nutrientes y de la eliminación de los desechos de los tejidos del cuerpo. Este impedimento en la circulación puede debilitar las encías y los huesos, haciéndolos más susceptibles a infectarse.

Además, si la diabetes no se controla en forma apropiada, los altos niveles de azúcar en los fluidos de la boca propiciarán el crecimiento de bacterias que pueden causar la enfermedad de las encías. Por otro lado, si no se controla la enfermedad de las encías también puede ser más difícil controlar la diabetes.

Un tercer factor, fumar, es dañino para la salud de la boca incluso en personas que no tienen diabetes. Sin embargo, una persona con diabetes que fuma tiene un riesgo mucho mayor de padecer la enfermedad de las encías que aquellas que no tienen diabetes.

Junto con la falta de higiene bucal, la diabetes puede provocar gingivitis, la primera etapa de la enfermedad de las encías; o periodontitis, la enfermedad severa de las encías.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de las encías?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la enfermedad de las encías. No obstante, cada persona puede experimentarlos de forma diferente. Los signos y síntomas incluyen lo siguiente:

  • Encías rojas, hinchadas y sensibles

  • Sangrado durante el cepillado y/o utilización de hilo dental

  • Retracción de las encías

  • Aflojamiento o separación de los dientes

  • Mal aliento persistente

  • Dentadura postiza que ya no encaja bien

  • Pus entre los dientes y encías

  • Cambio en la alineación de la mordida y la mandíbula

Los signos y síntomas de la enfermedad de las encías pueden parecerse a los de otras enfermedades o problemas médicos. Consulte a un dentista o especialista dental para obtener un diagnóstico.

¿Cuáles son los diferentes tipos de enfermedad de las encías?

Los diferentes tipos de enfermedad de las encías suelen clasificarse según la etapa que ha alcanzado la enfermedad al momento de la evaluación, y son los siguientes:

  • Gingivitis. En la gingivitis, la forma más leve de enfermedad de las encías, estas enrojecen, se hinchan y se vuelven sensibles, lo que hace que sangren con facilidad durante la limpieza y utilización del hilo dental. El tratamiento por parte de un dentista y un cuidado apropiado y constante en el hogar ayudan a resolver los problemas asociados con la gingivitis.

  • Periodontitis leve. La gingivitis no tratada provoca la periodontitis leve. Esta etapa de la enfermedad de las encías muestra signos del desarrollo de "paquetes periodontales" (o espacios más profundos entre las encías y los dientes) y pérdida de hueso temprana alrededor de los dientes. La pronta atención médica es necesaria para prevenir erosión y daño mayor.

  • Periodontitis de moderada a avanzada. Esta etapa más avanzada de la enfermedad de las encías muestra una pérdida significativa de hueso, profundización de los "paquetes periodontales" y posible retracción de las encías que rodean los dientes. Puede que los dientes se aflojen y sea necesario extraerlos.

Tratamiento de la enfermedad de las encías

El médico determinará el tratamiento específico para la enfermedad de las encías basado en lo siguiente:

  • Edad, estado de salud general e historia clínica del paciente

  • Gravedad de la enfermedad

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la enfermedad

  • Opinión o preferencia del paciente

El tratamiento puede incluir cualquier procedimiento, o una combinación de los que se enumeran a continuación:

  • Remover el sarro y la placa dental debajo de las encías. Una limpieza profunda (también llamada "raspado" o "alisado radicular") puede ayudar a remover el sarro, la placa dental y el tejido infectado en las primeras etapas de la enfermedad, al mismo tiempo que suaviza las superficies dañadas de las raíces de los dientes. Las encías luego pueden ser reunidas a los dientes.

  • Medicación. Los medicamentos antibacterianos pueden administrarse por vía tópica (en la superficie) de los "paquetes periodontales" o por vía oral.

  • Cirugía. Cuando la enfermedad está avanzada, se limpiarán las áreas infectadas debajo de las encías, y los tejidos serán remoldados o reemplazados. Existen los siguientes tipos de cirugía:

    • Reducción de sacos orales

    • Proceso regenerativo

    • Injerto de tejido suave

    • Alargamiento de corona

  • Implantes dentales

La diabetes y otros problemas bucales

La diabetes también puede provocar otros problemas bucales, incluidos los siguientes:

  • Afta (algodoncillo). El afta (algodoncillo), una infección de la boca causada por hongos, ocurre con más frecuencia en personas que tienen diabetes debido a sus altos niveles de azúcar en la saliva. Los hongos proliferan en la glucosa.

  • Resequedad de la boca. La resequedad de la boca (un síntoma de diabetes a menudo no detectado) consiste en la falta de saliva necesaria para mantener la boca húmeda. La saliva es necesaria para ayudar a digerir la comida, prevenir infecciones y caries mediante el control de la bacteria y los hongos. La resequedad de la boca puede dificultar el probar, masticar y tragar la comida, y puede imposibilitar el habla. Además, la resequedad de la boca puede causar infecciones de la boca y caries.

    Si bien cada persona puede experimentarlos de forma diferente, los síntomas de la resequedad de la boca pueden incluir boca seca o pegajosa, labios secos, sensación de quemazón en la boca, entumecimiento de la lengua e infecciones o úlceras en la boca.

    Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

    El tratamiento depende de la causa de la enfermedad. La resequedad de la boca puede ser provocada por medicamentos, enfermedades, tratamiento del cáncer u otro daño de las glándulas salivales y problemas neurológicos. Algunos consejos para prevenir los síntomas de la resequedad de la boca son los siguientes:

    • Beber sorbos de agua o líquidos sin azúcar con frecuencia.

    • Evitar la cafeína.

    • Beber líquidos durante las comidas.

    • Evitar comidas picantes o saladas.

    • Evitar el tabaco y el alcohol.

    • Usar un humidificador por la noche.

    • Mascar chicle (goma de mascar) sin azúcar y comer dulces sin azúcar.

Prevención de la enfermedad de las encías y otros problemas bucales

El cuidado apropiado de los dientes y encías puede ser de gran ayuda en la prevención del inicio de los problemas bucales asociados con la diabetes. El Instituto Nacional de la Investigación Dental y Craniofacial (National Institute of Dental and Craniofacial Research) recomienda los siguientes consejos para el cepillado de dientes y el uso de hilo dental:

Cepillado de dientes

  • Cepillarse los dientes dos veces por día con un cepillo de cerdas de nailon suaves y redondeadas, y con una pasta dental que contenga flúor.

  • Realizar movimientos circulares pequeños y movimientos cortos de atrás hacia adelante (evitar los movimientos bruscos de atrás hacia adelante).

  • Cepillar la lengua cada vez que se lavan los dientes.

  • Cepillar durante unos tres minutos para limpiar bien todos los dientes.

  • Cepillar la parte de arriba, de atrás y de adelante de cada diente.  

Uso del hilo dental

  • Utilizar unas 18 pulgadas de seda en cada uso.

  • No hacer el movimiento "de vaivén" entre los dientes.

  • Doblar el hilo dental alrededor de cada diente y "raspar" hacia arriba y hacia abajo varias veces, desde abajo de las encías hasta la punta del diente.

  • Enjuagarse luego de usar el hilo dental.

El dentista es parte del equipo para el control de la diabetes. El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases o NIDDK, por sus siglas en inglés) sugiere que en cada visita alerte a su dentista sobre los cambios en su salud o medicación.  Además, compartir los resultados de los exámenes de diabetes, como el examen de A1c o el examen de glucemia en ayunas, con el dentista puede ayudar a que este realice un mejor control de su salud dental.  Por último, si su diabetes no está bien controlada, pregúntele a su dentista si necesita antibióticos antes o después del tratamiento dental.  

Quick Find