AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Diabetes y presión arterial alta

Es dos veces más probable que la presión arterial alta ocurra en una persona con diabetes que en una sin ella. Si no se trata, la presión arterial alta puede provocar un aumento del riesgo de cardiopatías (infarto de miocardio y accidente cerebrovascular). De hecho, una persona con diabetes y presión arterial alta tiene 4 veces más probabilidades de padecer una cardiopatía que alguien que no tiene ninguna de esas dos enfermedades. Aproximadamente dos tercios de los adultos con diabetes tienen presión arterial mayor o igual a 130/80 mm Hg o toman medicamentos recetados para la hipertensión (o presión arterial alta).

¿Qué es la presión arterial alta?

La presión arterial es la fuerza con que la sangre empuja las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón palpita, bombea sangre a las arterias. La presión más alta se produce cuando el corazón se contrae y bombea sangre. La presión arterial alta, o hipertensión, aumenta en forma directa el riesgo cardiopatía coronaria (infarto de miocardio) y accidente cerebrovascular (derrame cerebral). Cuando la presión sanguínea es alta, las arterias pueden oponer una mayor resistencia al flujo sanguíneo, con lo que al corazón le resulta más difícil lograr que la sangre circule.

Para medir la presión de la sangre se utilizan dos números. El número superior, la presión sistólica, es la presión dentro de la arteria cuando el corazón se contrae y bombea sangre a través del cuerpo. El número inferior, la presión diastólica, es la presión dentro de la arteria cuando el corazón está en reposo y se está llenando de sangre. Tanto la presión sistólica como la diastólica se miden en "mm Hg" (milímetros de mercurio).

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés), la presión arterial alta en adultos se define de la siguiente forma:

  • Presión sistólica igual o superior a 140 mm Hg

    y

  • Presión diastólica igual o superior a 90 mm Hg

Las pautas del NHLBI para la prehipertensión son las siguientes:

  • Presión sistólica entre 120 mm Hg y 139 mm Hg

    y

  • Presión diastólica entre 80 mm Hg y 89 mm Hg

Las pautas del NHLBI para la presión arterial son las siguientes:

  • Presión sistólica inferior a 120 mm Hg

    y

  • Presión diastólica inferior a 80 mm Hg

¿Cuáles son los síntomas de la presión arterial alta?

Frecuentemente, las personas con presión arterial alta no tienen síntomas notorios. Si la presión es bastante elevada, un individuo puede experimentar los síntomas que figuran a continuación. No obstante, cada persona puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor de cabeza

  • Mareos

  • Visión borrosa

Los síntomas del la presión alta pueden parecerse a los de otras enfermedades o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

Prevención de la presión arterial alta

La Asociación Americana de Diabetes recomienda lo siguiente para ayudar a prevenir el comienzo de la presión arterial alta:

  • Reducir el consumo de sal

  • Realizar actividades para liberar estrés 

  • Hacer ejercicio en forma regular

  • Lograr y mantener un peso saludable

  • Evitar el consumo excesivo de alcohol 

  • No fumar y evitar la exposición al humo del tabaco 

  • Controlar la presión arterial

Tratar la presión arterial alta

El médico determinará el tratamiento específico de la presión arterial alta basado en lo siguiente:

  • Edad, estado de salud general e historia clínica del paciente

  • Gravedad de la enfermedad

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la enfermedad

  • Opinión o preferencia del paciente

El tratamiento puede incluir hacer ejercicio, consumir una dieta equilibrada y dejar de fumar, además de los medicamentos recetados por su médico.

Quick Find