AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Manejo del dolor

Control del dolor luego de una cirugía

El dolor es la manera que tiene su cuerpo de decirle que algo anda mal. Es normal sentir cierto dolor luego de una cirugía; sin embargo, si el dolor no disminuye con la medicación, puede haber un problema más grave. Sus médicos y enfermeras le preguntarán sobre su dolor porque quieren que usted esté cómodo Es importante que estén alertas si sus esfuerzos para controlar su dolor no son efectivos.

Con los medicamentos para el dolor nuevos y mejorados de hoy en día, no hay motivo para que alguien tolere un dolor severo. Al tratar el dolor de manera efectiva, usted sanará más rápido, tendrá menos complicaciones después de la cirugía y será capaz de irse a casa y retomar pronto sus actividades normales.

La importancia de discutir el control del dolor antes de su cirugía

Discuta las opciones de control del dolor con su médico antes de la cirugía. Hable sobre los métodos de control del dolor que han funcionado bien o no para usted en el pasado. Además, discuta lo siguiente con su médico:

  • Preocupaciones que tenga sobre la medicación

  • Medicamentos que han funcionado bien o no para usted

  • Alergias que tenga a cualquier medicamento o fármaco

  • Efectos secundarios que puedan ocurrir con los medicamentos para el dolor

  • Medicamentos recetados y de venta libre que toma para otras afecciones

  • La mejor manera de administrar la medicación para el dolor para usted

Los medicamentos para el dolor se recetan en una de las siguientes maneras:

  • A petición. Puede pedirle a la enfermera un medicamento para el dolor según sus necesidades.

  • Pastillas para el dolor o inyecciones administradas en horarios establecidos. En lugar de esperar hasta que experimente el dolor, se le administrará el medicamento en ciertos horarios regulares durante el día para mantener controlado el dolor.

  • Analgesia controlada por el paciente ("PCA", por sus siglas en inglés). Usted controla la administración del medicamento para el dolor al presionar un botón para inyectar medicamento en cantidades e intervalos controlados a través de una vía intravenosa.

  • Analgesia epidural controlada por el paciente ("PCEA", por sus siglas en inglés). Este tipo de administración brinda un alivio continuo del dolor. Se inserta un tubo en la columna, y cuando presiona un botón, el medicamento ingresa en el tubo epidural que se encuentra colocado en la espalda.

Sus médicos y enfermeras querrán saber cómo está trabajando su medicamento y si continúa o no experimentando dolor. El médico cambiará el medicamento y/o la dosis, si es necesario.

¿Cuáles son los diferentes tipos de medicamentos para el alivio del dolor comúnmente utilizados luego de una cirugía?

Las molestias postoperatorias dependen de varios factores, particularmente, del tipo de procedimiento quirúrgico al que se haya sometido y su umbral de dolor. Discuta las opciones de su manejo del dolor con su médico, incluso los varios tipos de medicamentos y sus efectos secundarios.

Algunos de los medicamentos para el alivio del dolor luego de una cirugía incluyen los siguientes:

  • Fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Algunos ejemplos de este tipo de fármacos son la aspirina, el naproxeno (por ejemplo, Aleve) y el ibuprofeno (por ejemplo, Advil y Motrin). Estos fármacos son mayormente utilizados para un dolor de leve a moderado. Los AINE no tienen riesgo de adicción y, según la gravedad de dolor, ellos eliminarán la necesidad de medicamentos más fuertes. Sin embrago, los AINE pueden interferir con la coagulación sanguínea y podrían causar náuseas, vómitos o problemas renales.

  • Opioides. Los opioides incluyen estupefacientes como la morfina y la codeína, que son mayormente utilizados para el dolor agudo y se pueden administrar inmediatamente luego de la cirugía. Contrariamente a la creencia popular, es extraño que un paciente se torne dependiente de los opioides después de una cirugía. Los opioides pueden causar mareos, nausea, vómitos, constipación o picazón u otras erupciones cutáneas.

  • Anestesias locales. Varias técnicas de anestesia local están disponibles. Estos fármacos actúan al bloquear la transmisión de los impulsos nerviosos y, generalmente, son administrados para un dolor severo en una zona limitada del cuerpo, como el lugar de la incisión. Podrían ser necesarias varias inyecciones para controlar el dolor y mucha anestesia puede causar efectos secundarios.

  • Acetaminofeno. El acetaminofeno (por ejemplo, Tylenol) es un tipo de calmante que es improbable que cause irritación estomacal que podría esta asociada con las aspirinas, el naproxeno sódico, el ketoprofeno e incluso el ibuprofeno, los ingredientes activos encontrados en algunos otros calmantes no recetados. Ciertos productos acetaminofenos tienen menos probabilidad de interactuar con otros medicamentos que usted puede estar tomando. Muchos analgésicos orales con combinación de estupefacientes contienen acetaminofenos. El acetaminofeno puede causar daños hepáticos si se administra en exceso o en pacientes con ciertas afecciones médicas. 

Los ejercicios de relajación y respiración también pueden ayudar a controlar el dolor. Consulte a su médico para obtener más información.

Quick Find