AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Compresas de hielo en comparación con compresas tibias para el dolor

Fotografía de una mujer joven con una compresa de hielo en la espinilla

A veces puede ser confuso si utilizar calor o frío para el tratamiento dolor en los músculos o una lesión, pero hay que tener en cuenta estos hechos.

Calor

  • Trae más sangre a la zona donde se aplica.

  • Reduce la rigidez de las articulaciones y el espasmo muscular, lo que lo hace útil cuando los músculos están tensos.

  • No se debe utilizar durante las primeras 48 horas después de una lesión.

Tipos de compresas calientes o almohadillas

Toalla caliente

  1. Humedezca una toalla en agua tibia (no en ebullición).

  2. Aplique en la zona afectada para aliviar el espasmo muscular.

Almohadilla eléctrica
Asegúrese de proteger cualquier tipo de almohadilla térmica de modo que no entre en contacto directo con la piel. Se deben tomar precauciones para evitar quemaduras, especialmente si usted tiene daño en los nervios, como diabetes u otras condiciones. 

Cuando los músculos trabajan, se producen sustancias químicas que deben ser eliminadas. Cuando el ejercicio es muy intenso, puede que no haya suficiente flujo sanguíneo para eliminar todas las sustancias químicas. Es la acumulación de productos químicos (por ejemplo, ácido láctico) que causan dolor muscular. Debido a que el suministro de sangre contribuye a eliminar estas sustancias químicas, utilice calor para aliviar el dolor muscular después de hacer ejercicio.

Frío

  • Alivia el dolor porque adormece la zona afectada.

  • Reduce la hinchazón y la inflamación.

  • Reduce el sangrado.

Tipos de compresas de hielo

Toalla con hielo

  1. Humedezca una toalla con agua fría.

  2. Dóblela y colóquela en una bolsa de plástico que se pueda sellar.

  3. Coloque la bolsa en el congelador durante 15 minutos.

  4. Retire del congelador y colóquela sobre la zona afectada.

Bolsa de hielo o una compresa fría

  1. Ponga hielo en una bolsa de plástico que se pueda sellar.

  2. Llene parcialmente con agua.

  3. Selle la bolsa y extraiga el aire.

  4. Envuelva la bolsa con una toalla húmeda y aplíquela sobre la zona afectada.

Cuando se produce una lesión o inflamación, como la tendinitis o la bursitis, se dañan los tejidos. La aplicación de frío adormece la zona afectada, lo que puede reducir el dolor y la ternura. El frío también reduce la hinchazón y la inflamación.

Quick Find