AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Síndrome de colon irritable en niños

¿Qué es el síndrome de colon irritable?

El síndrome de colon irritable (SCI) es un trastorno crónico que causa síntomas abdominales e intestinales molestos y con frecuencia dolorosos. Aunque los síntomas estén claramente presentes, cuando el intestino se examina visualmente y bajo el microscopio, no hay evidencia de daños del tejido. Los síntomas incluyen:

  • hinchazón;

  • cólicos;

  • diarrea crónica o intermitente;

  • estreñimiento crónico o intermitente;

  • urgencia con la defecación;

  • sensación de defecación incompleta;

  • evacuación de mucosidad en las heces.

¿Qué causa el síndrome de colon irritable?

Se desconoce la causa exacta del SCI. Una teoría es que una persona con SCI puede tener un colon más sensible y reactivo que lo normal. Esto hace que el intestino responda fuertemente a estímulos que no afectarían a otros. Los nervios que controlan el tracto digestivo también pueden ser más sensibles a la digestión. Es posible que los niños con el síndrome de colon irritable sean más conscientes de gases, movimiento y ruidos de los intestinos. Son más conscientes de estas incomodidades y se molestan por eso. Los niños pueden experimentar los síntomas del SCI debido a lo siguiente:

  • problemas con la forma en que los alimentos se mueven a través del sistema digestivo;

  • hipersensibilidad del interior del intestino al estiramiento y movimiento;

  • estrés;

  • proliferación de bacterias en el intestino.

Todos los factores anteriores pueden desencadenar los síntomas. Es importante resaltarle al niño que su dolor abdominal es real y no imaginario.

¿A quiénes afecta el síndrome del intestino irritable?

  • El SCI ocurre tanto en niños como en adultos. Casi el 14 % de estudiantes de preparatoria y el 6 % de estudiantes de secundaria se quejan de síntomas parecidos a los del SCI.

  • El trastorno afecta a niñas y niños por igual.

  • No se conoce el gen que causa el SCI; no obstante, parece que el trastorno se produce con más frecuencia en familias donde un niño o un padre tienen el trastorno.

¿Por qué el síndrome de colon irritable es una preocupación?

Por lo general, un niño con SCI no se siente bien. Un niño con diarrea puede tener pequeños avisos de la necesidad de ir al baño. Por tanto, un niño puede sentirse avergonzado y evitar ir a la escuela o socializar con sus compañeros. Esto puede generar depresión y ansiedad.

La mayoría de los niños con SCI continúan creciendo y desarrollándose con normalidad. Sin embargo, algunos niños pueden comer menos para evitar el dolor que puede acompañar la digestión. Esto puede conducir a la pérdida de peso.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de colon irritable?

El SCI en niños tiende a producir dos tipos de síntomas: incomodidad o dolor, dependiendo de la edad del niño. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • un dolor abdominal recurrente, cuando el dolor se vuelve crónico si ha estado presente durante más de 3 meses;

  • un patrón de intestino alterado con diarrea y estreñimiento, todos los cuales sugieren problemas de movilidad intestinal;

  • náuseas;

  • mareos;

  • falta de apetito.

En niños, los síntomas son variables y dependen de la edad. Por ejemplo:

  • cólico infantil (menores de 4 meses de edad);

  • reflujo gastroesofágico ("GERD", por sus siglas en inglés, o acidez estomacal en niños menores de 2 años de edad que reaparece en la adolescencia y la adultez);

  • diarrea crónica no específica (menores de 4 años de edad);

  • estreñimiento (cualquier edad);

  • síndrome de colon irritable (adolescentes y adultos).

Los síntomas del SCI no son únicos para esta afección. El patrón de intestino alterado y dolor abdominal podrían ser síntomas de otras afecciones. Siempre consulte al proveedor de atención médica de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de colon irritable?

El proveedor de atención médica de su hijo realizará un examen físico completo y revisará la historia clínica del niño. Se realizarán pruebas de laboratorio para comprobar que no haya inflamación ni infección. Las pruebas y los procedimientos que el proveedor de atención médica de su hijo puede solicitar incluyen:

  • Exámenes de sangre. Estas pruebas se realizan para evaluar si su hijo está anémico, tiene una infección o tiene una enfermedad causada por una inflamación o irritación.

  • Análisis y cultivo de orina. Estos se hacen para ayudar a evaluar infecciones del tracto urinario.

  • Muestra de heces. Esta muestra se lleva a cultivo para revisarla en busca de bacterias y parásitos que puedan causar diarrea.

  • Muestras de heces para sangre oculta. La sangre oculta no puede verse y solo se detecta mediante una solución especial que se vuelve azul cuando entra en contacto con la sangre. Sugiere una fuente inflamatoria en el tracto gastrointestinal.

  • Prueba de hidrógeno espirado de lactosa. Esta prueba se realiza para determinar si su hijo es intolerante a la lactosa, un azúcar presente en la leche y lácteos.

  • Radiografía abdominal. Un estudio simple que le dará al proveedor de atención médica una idea de cómo se ven los órganos internos.

  • Ecografía abdominal. Una técnica de diagnóstico por imagen que crea imágenes del rebote de ondas sonoras de alta frecuencia en los órganos internos.

  • Endoscopía. Una prueba que utiliza un tubo pequeño y flexible con una luz y una lente de cámara en el extremo (endoscopio) para examinar el interior del tubo digestivo. También pueden obtenerse muestras de tejido del interior del tubo digestivo para exámenes y pruebas médicas.

     

Ilustración de un procedimiento de esofagogastroduodenoscopía
Haga clic en la imagen para ampliarla.

  • Colonoscopía. Una prueba que utiliza un tubo largo y flexible con una lámpara y una cámara en el extremo (colonoscopio) para examinar el interior del intestino grueso.

Ilustración de una colonoscopía
Haga clic en la imagen para ampliarla.

¿Cuál es el tratamiento del síndrome de colon irritable?

El proveedor de atención médica de su hijo determinará el tratamiento específico para el SCI según:

  • la edad, el estado general de salud y la historia clínica de su hijo;

  • la magnitud del problema;

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección;

  • su opinión o preferencia.

El objetivo principal del tratamiento del SCI es restaurar la función diaria normal. El tratamiento comienza con el diagnóstico positivo del SCI. Esto le reconfirmará a su hijo si tiene o no una afección que podría poner en riesgo su vida. El tratamiento puede incluir cambios en la dieta, medicamentos, probióticos y control del estrés.

Trate de ayudar al niño a enfocarse en algo divertido o placentero durante un episodio doloroso.

En un niño que es intolerante a la lactosa, se recomienda que restrinja la lactosa o que complemente la enzima que digiere el azúcar (lactasa/Lactaid). El azúcar lactosa puede desencadenar los síntomas del SCI.

El uso de alimentos ricos en fibra es un problema controversial en niños, ya que podría promover gases y distensión. Se recomienda para adultos y puede ayudar a los niños que tienen estreñimiento.

En función de la gravedad de los síntomas, es posible que el niño deba tomar medicamentos. En casos muy poco frecuentes, puede consultar a especialistas para el control del dolor. La biorretroalimentación pasó a formar parte de la estrategia del tratamiento, así como la acupuntura.

Quick Find