AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Invaginación intestinal

¿Qué es la invaginación intestinal?

La invaginación intestinal es la causa más común de obstrucción intestinal en niños de entre 3 meses y 3 años de edad. La invaginación intestinal se produce cuando una parte del intestino se pliega como un telescopio y un segmento penetra dentro de otro. Se puede producir en el colon, en el intestino delgado o entre el intestino delgado y el colon. El resultado puede ser una obstrucción en el intestino delgado o el colon. Esta obstrucción impide el paso por el intestino de los alimentos que se están digiriendo.

Las paredes de las dos secciones del intestino plegadas sobre sí mismas se presionan entre sí y esto causa irritación e inflamación. Finalmente, se interrumpe la irrigación sanguínea hacia esa área, lo cual puede provocar daños al intestino.

Ilustración de una invaginación intestinal
Haga clic en la imagen para ampliarla.

¿Cuál es la causa de una invaginación intestinal?

No se conoce la causa exacta de la invaginación intestinal. Se puede producir con mayor frecuencia en personas con familiares que también sufrieron una invaginación intestinal.

Si bien es poco frecuente, se observa una mayor incidencia de desarrollo de invaginación intestinal en niños con las siguientes características:

  • que presentan tumores o masas abdominales o intestinales;

  • que padecen apendicitis.

¿Con qué frecuencia se puede producir la invaginación intestinal?

La invaginación intestinal se observa muy pocas veces en bebés recién nacidos. Si bien la mayoría de los niños que desarrollan el trastorno tienen menos de 3 años, la invaginación también puede producirse en niños más grandes, adolescentes y adultos.

  • La invaginación intestinal se produce con mayor frecuencia en varones que en niñas.

¿Por qué es una preocupación la invaginación intestinal?

La invaginación intestinal es una enfermedad que pone en riesgo la vida. Si no se trata, puede causar daños graves a los intestinos, ya que se interrumpe la irrigación sanguínea. Se puede producir una infección intestinal y también la muerte del tejido intestinal. Una invaginación intestinal no tratada puede causar hemorragias internas y una infección abdominal grave denominada peritonitis.

¿Cuáles son los síntomas de la invaginación intestinal?

El síntoma más común de la invaginación intestinal es un llanto fuerte y repentino causado por el inicio de dolor abdominal intermitente en un niño que previamente se encontraba bien. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Al principio, el dolor puede confundirse con cólicos y puede presentarse en intervalos frecuentes. Los bebés y niños pueden retorcerse, llevar las rodillas al pecho, comportarse de manera irritable y llorar ruidosamente. Su hijo puede recuperarse e incluso mostrarse juguetón entre los ataques de dolor, o puede cansarse y debilitarse a causa del llanto.

La invaginación intestinal también puede producir vómitos, que generalmente comienzan apenas ha comenzado el dolor.

Su hijo puede defecar normalmente, pero es posible que las heces siguientes tengan un aspecto sanguinolento. Además, con la invaginación intestinal se suelen observar heces gelatinosas o con moco rojo.

Los síntomas de la invaginación intestinal como fiebre, letargo, vómito de bilis, diarrea, sudoración, deshidratación y distensión o bulto abdominal, pueden asemejarse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la invaginación intestinal?

El médico obtendrá la historia clínica y realizará un examen físico de su hijo. También se pueden realizar estudios de diagnóstico por imágenes para examinar los órganos abdominales, los cuales pueden incluir los siguientes:

  • Radiografía abdominal. Prueba de diagnóstico que puede revelar una obstrucción intestinal.

  • Ecografía. Se trata de una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y evaluar el flujo sanguíneo a través de distintos vasos.

  • Serie gastrointestinal superior. Prueba de diagnóstico que examina los órganos de la parte alta del sistema digestivo: el esófago, el estómago y el duodeno (la primera sección del intestino delgado). Se ingiere un fluido denominado bario (una sustancia química líquida, metálica y de consistencia similar al yeso utilizada para revestir el interior de los órganos a fin de que aparezcan en una radiografía). Se toman radiografías para evaluar los órganos del aparato digestivo.

  • Enema de bario (también denominado seriada GI inferior). Es un procedimiento realizado para examinar el intestino grueso a fin de detectar anomalías. Mediante un enema, se introduce por el recto un fluido denominado bario (una sustancia química líquida, metálica y de consistencia similar al yeso utilizada para revestir el interior de los órganos a fin de que aparezcan en una radiografía). Una radiografía abdominal muestra estenosis (áreas estrechadas), obstrucciones (bloqueos) y otros problemas. En algunas ocasiones, la presión ejercida sobre el intestino mientras se introduce el bario ayuda al intestino a desplegarse, con lo cual se corrige la invaginación.

¿Cuál es el tratamiento para la invaginación intestinal?

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para la invaginación intestinal según lo siguiente:

  • la magnitud del problema;

  • la salud del niño;

  • la opinión de los proveedores de atención médica a cargo del cuidado de su hijo;

  • su opinión o preferencia.

En algunos casos, la invaginación se corregirá sola mientras se diagnostica con un enema de bario. O bien, en muchos casos, el médico puede solucionar el problema mediante la administración de un enema de aire. Esto se realiza al colocar un pequeño tubo en el recto de su hijo para luego introducir aire a través del tubo. El aire puede ayudar a desplazar el intestino a su posición normal. Sin embargo, si su hijo está muy enfermo y presenta infección abdominal u otras complicaciones, es posible que el médico decida no emplear este procedimiento.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

Cirugía
Se necesita una operación para los casos de invaginación intestinal que no se resuelven con un enema de bario, o en el caso de niños demasiado enfermos para someterse a este procedimiento de diagnóstico. Después de aplicar anestesia, el cirujano realizará una incisión en el abdomen, localizará la invaginación y presionará las secciones plegadas hacia su lugar. Se examinará el intestino para detectar posibles daños y se extirparán las secciones que no funcionan correctamente.

Si el intestino sufrió daños y la sección extirpada es pequeña, las dos secciones de intestino sano se unirán mediante sutura.

En muy pocos casos, si la sección de intestino dañada es grande, es posible que se extirpe una cantidad considerable del intestino. En este caso, las partes del intestino que queden después de extirpar la sección dañada no pueden volver a unirse quirúrgicamente. Se puede realizar una ileostomía para permitir que continúe el proceso digestivo. En una ileostomía, los dos extremos de intestino sano se llevan hasta el abdomen a través de aberturas. Las heces atravesarán la abertura (denominada estoma) y luego se recogerán en una bolsa. La ileostomía puede ser temporal o, en casos muy poco frecuentes, permanente, según la porción de intestino que debe extirparse.

Ilustración de una resección de intestino y colostomía
Haga clic en la imagen para ampliarla.

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo para un niño con invaginación intestinal?

Si no se trata, la invaginación intestinal es un trastorno que pone en riesgo la vida. Si se trata dentro de las 24 horas, la mayoría de los bebés se recuperan completamente.

Las perspectivas a largo plazo dependen del alcance del daño intestinal (si hubiera). Los niños con lesión intestinal a quienes se les haya extirpado la parte dañada pueden tener problemas a largo plazo. Cuando se extrae una gran parte del intestino, el proceso digestivo puede verse afectado.

Consulte a su médico para obtener información sobre el pronóstico para su hijo.

Quick Find