AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

La diabetes y las cardiopatías

La relación entre la diabetes y la cardiopatía

Los problemas del corazón y vasculares en general van acompañados de la diabetes. Las personas con diabetes corren un riesgo mayor de sufrir un infarto del miocardio, un derrame cerebral o de presión arterial alta. Otros problemas vasculares provocados por la diabetes incluyen la mala circulación hacia las piernas y los pies. Lamentablemente, muchos de estos problemas cardiovasculares pueden comenzar a una edad temprana y pasar desapercibidos durante años.

Cardiopatía silenciosa en jóvenes con diabetes

Las enfermedades cardiovasculares graves en personas con diabetes pueden comenzar antes de los 30 años. Los dos tipos más comunes de diabetes son el tipo 1 y el tipo 2. La diabetes tipo 1 (también llamada "diabetes mellitus insulinodependiente") es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca las células del páncreas que producen insulina, lo que provoca la ausencia o poca cantidad de insulina. La diabetes tipo 2 (también llamada "diabetes mellitus no insulinodependiente") es el resultado de la incapacidad del cuerpo de producir insulina suficiente o de utilizarla como corresponde.

Según la Asociación Americana de la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), el daño a las arterias coronarias es de dos a cuatro veces más probable en personas asintomáticas con diabetes tipo 1 que en la población general. Como los síntomas pueden no aparecer al comienzo, la Asociación Americana de Diabetes recomienda un diagnóstico y tratamiento tempranos, y un control de los factores de riesgo.

¿Cuál es la causa de una cardiopatía en una persona con diabetes?

Las personas con diabetes frecuentemente experimentan cambios en los vasos sanguíneos que pueden provocar enfermedades cardiovasculares. En personas con diabetes, el revestimiento de los vasos sanguíneos puede engrosarse, lo que dificulta el flujo de la sangre a través de ellos. Cuando el flujo sanguíneo no es normal, pueden producirse problemas del corazón o derrames cerebrales. La diabetes también puede producir daños en los vasos sanguíneos de otras partes del cuerpo, lo que causa problemas en los ojos y riñones, y una la mala circulación en piernas y en los pies (enfermedad arterial periférica o EAP).

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico se caracteriza por un grupo de factores de riesgo metabólicos presentes en una persona. Las personas con síndrome metabólico presentan un riesgo mayor de cardiopatía coronaria, otras enfermedades relacionadas con la acumulación de placa en las paredes arteriales (por ejemplo, derrame cerebral y enfermedad arterial periférica) y diabetes tipo 2. Los factores de riesgo del síndrome metabólico incluyen:

  • Acumulación excesiva de tejido graso en el abdomen y a su alrededor, o una circunferencia de la cintura elevada;

  • Trastornos de grasa en sangre que estimulan la acumulación de placa en las paredes arteriales, como por ejemplo triglicéridos elevados o colesterol HDL reducido

  • Resistencia a la insulina o intolerancia a la glucosa

  • Presión arterial elevada (130/85 mm Hg o mayor)

Las causas subyacentes de este síndrome son el sobrepeso u obesidad, la inactividad física y los factores genéticos. En EE.UU. es cada vez más común, y está íntimamente asociado con un desorden metabólico generalizado llamado "insulinorresistencia", debido a la cual el cuerpo no puede utilizar insulina de manera eficaz.

¿Cuáles son los síntomas de una cardiopatía?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la cardiopatía. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • dolor de pecho;

  • dificultad para respirar;

  • latidos irregulares;

  • tobillos hinchados.

Los síntomas de la cardiopatía podrían asemejarse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

Prevención y tratamiento de la cardiopatía en personas con diabetes

Incluso si se cuida en forma apropiada puede sufrir una cardiopatía. El médico determina el tratamiento específico para la cardiopatía según:

  • su edad, estado general de salud e historia clínica;

  • qué tan avanzada se encuentre la enfermedad;

  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas para la trayectoria de la enfermedad;

  • su opinión o preferencia.

Cuando en una persona con diabetes se eliminan los factores de riesgo (o se reducen), el riesgo a la cardiopatía puede disminuir fuertemente. Con un cuidado general y un control del azúcar en sangre regular se puede demorar o prevenir el comienzo de las complicaciones. Otros tratamientos preventivos pueden incluir los siguientes:

  • visitar al médico en forma regular;

  • controlar el colesterol y la presión arterial, y medir el pulso en las piernas y las pies;

  • prestar atención a los síntomas y notificarlos a tiempo al médico;

  • controlar los niveles de azúcar en sangre;

  • controlar la presión arterial ante cambios de estilo de vida, dietas y/o medicamentos;

  • mantener los niveles de lipoproteína de baja densidad ("colesterol malo" o LDL) por debajo de los 100 mg/dL;

  • controlarse el peso;

  • realizar ejercicio regularmente;

  • llevar una dieta saludable y balanceada;

  • evitar el tabaquismo activo y pasivo;

  • limitar el consumo de bebidas alcohólicas.

Siempre consulte a su médico para un plan de tratamiento basado en su estado clínico.

Quick Find