AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Primeros Auxilios para las Intoxicaciones

En algunas ocasiones, las intoxicaciones accidentales se pueden tratar en el hogar siguiendo las indicaciones de un centro de control de intoxicaciones o del médico de su hijo. Sin embargo, otras veces es necesario el cuidado médico de emergencia.

Ingestión de sustancias tóxicas

Si encuentra a su hijo con un recipiente abierto o vacío de alguna sustancia tóxica, es posible que se haya intoxicado. Mantenga la calma y actúe con rapidez:

  • Aleje la sustancia tóxica del niño.

  • Si todavía queda algo de esta sustancia en la boca del niño, haga que la escupa o quítela con los dedos (guárdela junto con cualquier otra muestra de lo que el niño haya ingerido).

  • No haga que el niño vomite (el médico de su hijo o el centro de control de intoxicaciones le indicará cuándo es necesario hacer que el niño vomite).

  • No siga las instrucciones del envase referidas a cómo actuar en un caso de intoxicación ya que, por lo general, están fuera de uso. Deberá llamar al médico de su hijo o al centro de control de intoxicaciones inmediatamente para obtener instrucciones.

Si su hijo tiene cualquiera de los siguientes síntomas, llame de inmediato al 911.

  • dolor de garganta

  • dificultad para respirar

  • somnolencia, irritabilidad o sobresaltos

  • náuseas, vómitos o dolor de estómago sin fiebre

  • quemaduras o ampollas en la boca o en la lengua

  • babeo inusual

  • olores extraños en el aliento

  • manchas raras en la ropa

  • convulsiones o pérdida del conocimiento

Lleve, además, el recipiente de la sustancia tóxica para ayudar al médico a determinar qué sustancia ha ingerido su hijo. Si el niño no presenta los síntomas mencionados anteriormente, llame al centro local de control de intoxicaciones o al médico de su hijo. Necesitarán la siguiente información para poder ayudarle:

  • su nombre y número de teléfono

  • el nombre, la edad y el peso de su hijo

  • cualquier cuadro clínico que presente su hijo

  • cualquier medicamento que esté tomando su hijo

  • el nombre de la sustancia que haya ingerido - lea el nombre en el envase y deletréelo

  • la hora a la que su hijo ingirió la sustancia tóxica (o la hora a la que usted lo descubrió) y la cantidad que cree ha ingerido

  • cualquier síntoma que tenga su hijo

  • Si la sustancia es un medicamento recetado, proporcione toda la información de la etiqueta, inclusive el nombre del medicamento

    • Si el nombre del fármaco no está en la etiqueta, informe el nombre y el número de teléfono de la farmacia y la fecha de la receta.

    • El aspecto de la pastilla (si lo sabe) y si tenía letras o números.

  • Si su hijo ha ingerido otra sustancia, como parte de una planta, descríbala lo mejor que pueda para ayudar a identificarla.

Sustancias tóxicas en la piel

Si su hijo se derrama una sustancia química sobre el cuerpo, quítele toda la ropa contaminada y lávele bien la piel con agua tibia, no con agua caliente. Si la zona muestra signos de estar quemada o irritada, lávela por lo menos durante 15 minutos más, aun si su hijo se queja. Luego llame al centro de intoxicaciones para que le brinden más instrucciones. No aplique pomada, mantequilla ni grasa en la zona.

Sustancias tóxicas en los ojos

Enjuague el ojo de su hijo manteniendo el párpado abierto y aplicando un chorro pequeño pero continuo de agua tibia, no de agua caliente, en la esquina interna cercana a la nariz. Deje correr el agua hacia la esquina externa para lavar bien la zona. Es probable que necesite la ayuda de otro adulto para sujetar a su hijo mientras le lava el ojo. Otra alternativa es envolverlo en una toalla y sujetarlo con un brazo. Siga enjuagando el ojo durante 15 minutos y llame al centro de intoxicaciones para obtener más instrucciones. No utilice lavaojos, gotas oftálmicas o cremas, a menos que así se lo indiquen desde el centro de intoxicaciones.

Vapor o gases tóxicos

En el hogar, los humos tóxicos pueden emanar de las siguientes fuentes:

  • un automóvil encendido en un garaje cerrado

  • fugas de las tuberías de gas

  • estufas de leña, carbón o queroseno que no funcionan correctamente

  • la mezcla de cloro y amoníaco al limpiar, que produce gas de cloramina

  • vapores fuertes de otros productos de limpieza y disolventes

Si su hijo inhala el vapor o los gases, llévelo de inmediato a un lugar con aire fresco.

  • Si su hijo respira sin problemas, llame al centro de intoxicaciones para que le brinden más instrucciones.

  • Si su hijo tiene problemas para respirar, llame al 911 o al servicio local de emergencias (su sigla en inglés es EMS).

  • Si hijo ha dejado de respirar, inicie la reanimación cardiopulmonar (su sigla en inglés es CPR) y no deje de hacerla hasta que vuelva a respirar o hasta que otra persona se haga cargo de la CPR. De ser posible, pida que alguien llame inmediatamente al 911. Si está solo, realice la CPR durante un minuto y después llame al 911.

Quick Find