AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Difteria

¿Qué es la difteria?

La difteria, enfermedad común en los niños durante la década del 30, es una enfermedad bacteriana aguda capaz de infectar dos áreas del cuerpo:

  • la garganta (difteria respiratoria)

  • la piel (difteria de la piel o cutánea)

En la actualidad la difteria es muy poco frecuente en EE.UU. y demás países en vías de desarrollo gracias a la vacuna contra esta enfermedad.

¿Cómo se transmite la difteria?

La bacteria difteria puede entrar al cuerpo a través de la nariz y la boca. Sin embargo, también puede entrar a través de un corte en la piel. Se transmite de persona a persona por medio de las secreciones respiratorias o partículas en el aire. Tras la exposición a la bacteria, los síntomas suelen demorar dos a cuatro días en manifestarse.

¿Cuáles son los síntomas de la difteria?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la difteria. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • difteria respiratoria
    Cuando un niño está infectado con difteria, la bacteria generalmente se multiplica en la garganta, ocasionando difteria respiratoria. Puede formarse una membrana sobre la garganta y las amígdalas, causando dolor en la garganta. Otros síntomas comunes de difteria respiratoria pueden incluir:

    • dificultad para respirar

    • voz ronca

    • estridor (sonido respiratorio agudo percibido al inspirar o tomar aire)

    • aumento del tamaño de los ganglios linfáticos del cuello

    • aumento de la frecuencia cardíaca

    • secreción nasal

    • inflamación del paladar (techo de la boca)


    Los niños pueden morir de asfixia cuando la membrana obstruye la respiración. Otras complicaciones de la difteria respiratoria son causadas por la toxina de la difteria liberada en la sangre, lo que puede ocasionar una insuficiencia cardíaca.

  • difteria de la piel (cutánea)
    Con este tipo de difteria, los síntomas suelen ser más leves y pueden incluir manchas amarillas o llagas (similares al impétigo) en la piel.

Los síntomas de la difteria pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la difteria?

Generalmente el médico puede diagnosticar la enfermedad basándose en exámenes clínicos. También se puede confirmar el diagnóstico mediante un exudado faríngeo o de la membrana de la mucosa afectada.

Tratamiento para la difteria

El tratamiento específico para la difteria será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Los antibióticos suelen ser eficaces en el tratamiento de la difteria respiratoria antes de que la bacteria libere toxinas en la sangre. Si se sospecha que el niño padece difteria, se puede administrar antitoxina en combinación con los antibióticos. A veces es necesario realizar una traqueotomía (se coloca un tubo respiratorio quirúrgicamente en la tráquea), si el niño tiene dificultades respiratorias severas.

Prevención de la difteria

En Estados Unidos se administra la vacuna triple, que incluye la vacuna contra la difteria, a los niños durante el primer año de vida. Debido a que la difteria aún prevalece en países subdesarrollados, la vacuna es necesaria en caso de exposición a un portador proveniente de un país extranjero que se encuentre de visita.

Vacunación contra difteria, tétanos y pertussis

Las vacunas contra la difteria, el tétanos y antitosferínica previenen estas enfermedades. La mayoría de los niños vacunados con la dosis completa estarán protegidos durante la infancia. A los bebés y niños se les administra una combinación de vacunas capaz de proporcionar protección contra las tres enfermedades. Hay diversos tipos de esta vacuna:

  • vacuna DTaP:

    • contra la difteria, el tétanos y antitosferínica.

    • es una forma más nueva de la vacuna y las reacciones son menos frecuentes en comparación con los tipos administrados anteriormente.

¿Cuándo se administran las vacunas DTaP?

Las vacunas DTaP se administran a bebés y niños a las siguientes edades:

  • 2 meses

  • 4 meses

  • 6 meses

  • de los 15 a los 18 meses

  • de los 4 a los 6 años

Se debe administrar una vacuna Td (tétanos y difteria) a los niños que tienen entre 11 y 12 años de edad con un refuerzo del tétanos cada 10 años de ahí en adelante.

Quick Find