AriaHealth.com

1-877-808-ARIA
< Go Back

Nueva Mamá - Cómo Cuidarse después del Parto

Cómo cuidarse después del parto

El puerperio comienza después del alumbramiento del bebé y finaliza cuando la madre alcanza un estado físico lo más similar posible a aquél en que se encontraba antes del embarazo. Este período suele durar de seis a ocho semanas.

En el puerperio la madre experimenta numerosos cambios progresivos, tanto emocionales como físicos, y a la vez aprende a manejar todas las modificaciones y ajustes que implica ser una nueva madre. Durante este período, además, los padres aprenden a cuidar del recién nacido y a funcionar como una unidad familiar que ha sufrido cambios.

Una madre necesita cuidarse para recuperar sus fuerzas. Necesitará mucho descanso, una buena nutrición y ayuda durante las primeras semanas.

  • descanso:
    Todos los padres recientes pronto aprenden que los bebés tienen horarios diferentes a los de los adultos. Un recién nacido típico se despierta aproximadamente cada tres horas y necesita que lo alimenten, lo cambien y lo consuelen. En especial si es su primer bebé, los padres, principalmente la madre, pueden sentir un cansancio abrumador. Si bien es probable que durante varios meses no pueda tener ocho horas seguidas de sueño, las sugerencias que se detallan a continuación pueden ser útiles para descubrir distintas maneras de poder descansar más en esta etapa.

    • En las primeras semanas, una madre necesita que la releven de toda otra responsabilidad que no sea la de alimentar al bebé y de cuidarse ella misma.

    • Duerma cuando el bebé duerma. Esto puede significar sólo algunos minutos de descanso varias veces al día, pero estos minutos pueden ir sumando.

    • Ahorre pasos y tiempo. Tenga la cuna del bebé cerca de su cama para alimentarlo durante las noches.

    • Muchos nuevos padres disfrutan las visitas de amigos y familiares, pero las madres no deberían sentirse obligadas a atenderlos. No tenga inconvenientes en disculparse para ir a tomar una siesta o alimentar al bebé.

    • Salga de la casa unos minutos todos los días. Puede empezar a caminar y a hacer ejercicios de posparto, siempre de acuerdo con las recomendaciones de su médico.

    • Luego de las dos a tres primeras semanas, comience a utilizar un biberón con leche materna para alimentar al bebé ocasionalmente durante la noche. De esta manera, otra persona puede alimentar al bebé y usted puede tener períodos más prolongados de sueño ininterrumpido.

  • nutrición:
    El cuerpo de una madre ha sufrido muchos cambios durante el embarazo, así como también durante el parto. Necesita restablecerse y recuperarse del embarazo y del alumbramiento. Además del descanso, todas las madres necesitan llevar una dieta saludable para favorecer el restablecimiento y la recuperación.

    El peso que se aumentó en el embarazo sirve como reserva para la recuperación y la lactancia. Luego del parto, todas las madres necesitan una nutrición continua para poder estar sanas y activas y poder cuidar a su bebé.

    Ya sea que estén amamantando o alimentando con leche de fórmula, todas las madres deben ingerir una dieta balanceada y saludable. La mayoría de los expertos en lactancia recomiendan que las madres que estén amamantando coman cada vez que tengan hambre. Sin embargo, muchas madres suelen estar tan cansadas u ocupadas que se olvidan de la comida. Por lo tanto, es fundamental planear comidas simples y saludables que incluyan elementos de todos los grupos recomendados de la pirámide alimentaria.

    La pirámide alimentaria es una guía para ayudarles a usted y a su hijo a tener una dieta sana. La pirámide alimentaria puede ayudarles a usted y a su hijo a comer una variedad de alimentos al mismo tiempo que fomenta el consumo de la cantidad correcta de calorías y grasa. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (United States Department of Agriculture, su sigla en inglés es USDA) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (US Department of Health and Human Services) han preparado la siguiente pirámide alimentaria para guiar a los padres en la selección de los alimentos para los niños desde 2 años de edad.

    La pirámide alimenticia está dividida en 6 secciones de diferentes colores que representan los 5 grupos de alimentos más los aceites:

    • El naranja representa los granos: La mitad de los granos que consume cada día deben ser granos enteros. Los alimentos con granos enteros incluyen la avena, la harina de trigo integral, la harina de maíz integral, al arroz integral y el pan integral. Lea las etiquetas de los alimentos procesados; las palabras ?entero? o ?grano entero? deben estar antes en la lista que otros granos específicos del producto.

    • El verde representa los vegetales: Varíe las verduras de su dieta. Escoja distintos vegetales, entre ellos los de color verde oscuro y naranja, las legumbres (chícharos y frijoles), los vegetales almidonados y otras clases.

    • El rojo representa las frutas: Concéntrese en las frutas. Cualquier fruta o jugo de fruta 100 por ciento natural forma parte del grupo de frutas. Las frutas pueden ser frescas, enlatadas, congeladas o deshidratadas, y pueden comerse enteras, cortadas o en puré.

    • El amarillo representa los aceites: Conozca cuáles son los límites de grasa, azúcar y sal (sodio). La mayor parte de la grasa que consume debe provenir del pescado, las nueces y los aceites vegetales. Limite las grasas sólidas como la mantequilla, la margarina, la mantequilla de cerdo y la grasa.

    • El azul representa la leche: Ingiera alimentos ricos en calcio. La leche y los productos lácteos contienen calcio y vitamina D, que son ingredientes importantes para la formación y mantenimiento de los huesos. A partir de los dos años de edad, utilice leche con bajo contenido de grasa o descremada.  Sin embargo, durante el primer año de vida, los bebés deben alimentarse con leche materna o una fórmula fortificada con hierro.  La leche entera de vaca se puede introducir en la dieta del bebé luego de su primer año, pero la leche con bajo contenido de grasa o descremada no debe utilizarse hasta que el niño tenga, por lo menos, dos años de edad.

    • El violeta representa la carne y los frijoles: Consuma proteínas bajas en grasa. Escoja las carnes magras o de bajo contenido graso y la carne de ave. Varíe los alimentos proteicos; escoja más pescado, nueces, semillas, chícharos y frijoles.

    La actividad también está representada en la pirámide por los escalones y la persona que los sube, para que no olvidemos la importancia de la actividad física diaria. Para encontrar más información sobre las Recomendaciones alimenticias para los estadounidenses del año 2005 y para establecer cuáles son las adecuadas para la edad, el sexo y el nivel de actividad física de su hijo/a, visite la página Los Recursos en la Red, que contiene enlaces a los sitios de la Pirámide alimenticia y las Recomendaciones alimenticias del año 2005. Tenga en cuenta que la Pirámide alimenticia fue diseñada para las personas mayores de dos años que no padecen enfermedades crónicas.

    Aunque la mayoría de las madres desean perder el peso que aumentaron en el embarazo, las dietas drásticas y la pérdida rápida de peso pueden ser peligrosas para su salud y su bebé, si lo está amamantando. Puede llevar varios meses perder el peso que se aumentó durante el embarazo. Esto se puede lograr eliminando los bocadillos ricos en grasas y concentrándose en una dieta que incluya mucha cantidad de verduras y frutas frescas, balanceadas con proteínas y carbohidratos. El ejercicio también ayuda a quemar calorías y tonificar músculos y extremidades.

    Junto con las comidas balanceadas, las madres que amamantan deberían aumentar el consumo de líquidos. Muchas madres notan que tienen mucha sed en la etapa de amamantamiento. Lo mejor es tomar agua, leche y jugos de fruta. Es útil tener una jarra de agua o algunos bocadillos saludables junto a la cama o la silla en que se amamanta al bebé.

    Consulte a su médico o un nutricionista matriculado si desea saber más sobre la nutrición posparto. Los especialistas en lactancia acreditados también pueden ayudar brindando consejos sobre nutrición durante el amamantamiento.

  • ayuda para los nuevos padres:
    Tanto los padres primerizos como los experimentados pronto se dan cuenta de que los bebés requieren mucho trabajo. Satisfacer las necesidades constantes de un recién nacido implica tiempo y energía y a menudo esto aleja a los padres de otras responsabilidades en el hogar.

    Aunque muchos padres se las arreglan bien solos, contar con alguien que los ayude con las tareas domésticas generalmente hace que la adaptación al nuevo bebé sea más fácil. Los padres pueden concentrarse en las necesidades de la madre y el bebé, en lugar de poner su atención en la ropa o platos para lavar.

    Los ayudantes pueden ser familiares, amigos o bien se puede contratar a un asistente a domicilio. Un miembro de la familia, como puede ser una abuela o tía del recién nacido, quizá pueda quedarse algunos días o más. Los asistentes a domicilio ofrecen una variedad de servicios, desde cuidados de enfermería para la nueva mamá y el bebé hasta los quehaceres domésticos y el cuidado de otros niños.

    Asegúrese de aclararle bien a la persona que elija como su ayudante todas las cosas que usted espera que haga. La comunicación es importante para evitar malos entendidos o herir los sentimientos ya que estas primeras semanas las emociones suelen ser frágiles. En general, es mejor para la madre que se la exima de todas las responsabilidades con excepción de la alimentación y el cuidado de ella y el bebé. Esto es especialmente importante si está amamantando. Los demás deberían hacerse cargo de los quehaceres del hogar como la cocina, la limpieza, el lavado de ropa y las compras. Esto evitará que el cuidado de la casa le quite a la mamá tiempo para estar con su bebé.

Quick Find