AriaHealth.com

1-877-808-ARIA
< Go Back

Neumotórax

¿Qué es el neumotórax?

El neumotórax es un trastorno pulmonar en el cual el aire se fuga de los pulmones hacia espacios fuera de las vías respiratorias, a través de orificios en el tejido pulmonar. El neumotórax es un tipo de trastornos pulmonares llamados síndrome de fuga de aire. Un bebé puede tener más de una forma de fuga de aire. Los tipos de fugas de aire incluyen las siguientes:

  • neumotórax  -  el aire se fuga hacia el espacio entre el tórax y los tejidos exteriores de los pulmones.

  • neumomediastino  -  el aire se fuga al mediastino (el espacio en la cavidad tóracica detrás del esternón y entre las dos cavidades pleurales que contienen los pulmones).

  • neumopericardio  -  el aire se fuga al saco que rodea el corazón.

  • enfisema intersticial pulmonar (su sigla en inglés es PIE)  -  el aire se fuga de las vías respiratorias y queda atrapado entre los espacios que se encuentran entre los alvéolos, pequeños sacos de aire de los pulmones.

Las fugas de aire pueden ocurrir de repente o desarrollarse en forma gradual. El grado de enfermedad depende de la ubicación de la fuga y de la cantidad de aire.

¿Cuáles son las causas del neumotórax?

Las fugas de aire se producen cuando los alvéolos (pequeños sacos de aire) se distienden excesivamente y estallan. La presión del aire suministrado por respiradores artificiales (respirador) es la causa más común. La aspiración de meconio (inhalación de la primera deposición hecha en el útero) también puede atrapar aire, provocar una distensión excesiva (los pulmones se expanden demasiado) y causar la fuga de aire. Las fugas de aire suelen ocurrir entre las primeras 24 y 36 horas cuando la enfermedad pulmonar está en su punto máximo. Algunos bebés saludables pueden desarrollar una fuga de aire "espontánea" que no causa síntomas ni sufrimiento.

¿A quiénes afecta el neumotórax y el síndrome de fuga de aire?

Los siguientes bebés corren mayor riesgo de padecer neumotórax:

  • los bebés con otra enfermedad pulmonar, tal como la enfermedad de la membrana hialina (su sigla en inglés es HMD)

  • los bebés conectados a respiradores artificiales

  • los bebés prematuros, cuyos tejidos pulmonares son más frágiles

  • los bebés que han sufrido aspiración de meconio, puesto que el meconio obstruye las vías respiratorias y puede debilitar los tejidos

¿Cuáles son los síntomas del neumotórax y otras fugas de aire?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del neumotórax. Sin embargo, cada bebé puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • mayor dificultad respiratoria, incluyendo respiración rápida, quejidos, ensanchamiento de las fosas nasales y retracciones torácicas

  • dificultad para escuchar ruidos respiratorios al auscultar con un estetoscopio

  • cambio de la ubicación de los ruidos cardíacos o pulmonares cuando los órganos son desplazados por la presencia de aire

  • cambios en los niveles de gas en la sangre arterial

Los síntomas del neumotórax pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el neumotórax y otras fugas de aire?

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para el diagnóstico del neumotórax pueden incluir los siguientes:

  • radiografía de tórax  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica. Las radiografías pueden mostrar lo siguiente:

    • aire en lugares afuera de las vías respiratorias normales

    • colapso del pulmón

    • movimiento o desplazamiento de otros órganos en el tórax, alejándose del lado en donde está la fuga de aire

  • transiluminación  -  una sonda lumínica de fibra óptica se coloca en la pared torácica del bebé (el lado del tórax con la fuga de aire transmite luz más brillante). Este procedimiento se suele utilizar en una emergencia.

Tratamiento del neumotórax y otras fugas de aire

El tratamiento específico para el neumotórax y el síndrome de fuga de aire será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la tolerancia del bebé a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

El tratamiento para el neumotórax puede incluir:

  • oxígeno suplementario

  • extracción del aire atrapado mediante la inserción de un tubo torácico (una aguja o catéter colocado a través de la pared torácica en el espacio de aire). El aire puede ser extraído con una jeringa o se puede conectar el tubo a un sistema de drenaje, para ayudar a extraer el aire hasta que se pueda sellar la fuga.

Las fugas de aire espontáneas que no causan síntomas ni sufrimiento pueden mejorar solas, sin tratamiento. A medida que la fuga se cierra, el aire es absorbido por el cuerpo.

No hay tratamientos específicos para el neumomediastino y el enfisema intersticial pulmonar (su sigla en inglés es PIE), debido a que estas fugas de aire se encuentran en espacios que no pueden ser tratados con tubos torácicos. La ventilación de alta frecuencia a veces se utiliza para bebés con enfisema intersticial pulmonar.

Prevención del neumotórax y otras fugas de aire

A pesar de la cuidadosa regulación de la presión de aire y de los ajustes de respiradores artificiales, las fugas de aire pueden ocurrir. El médico de su bebé y otros profesionales para el cuidado de la salud en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) observarán cuidadosamente que su bebé no presente síntomas de fuga de aire, para que el tratamiento pueda comenzar lo antes posible.

Quick Find