AriaHealth.com

1-877-808-ARIA
< Go Back

Cirugía Endoscópica de los Senos Paranasales

El objetivo de esta cirugía es abrir los pasajes de los senos paranasales para permitir un drenaje adecuado hacia la nariz. Se denomina procedimiento endoscópico porque el médico utiliza un endoscopio (pequeño tubo flexible provisto de una luz y una lente de cámara en el extremo) para observar el interior de la nariz. Generalmente, para que el endoscopio pueda avanzar se realizan pequeñas incisiones o cortes en el interior de la nariz. El médico puede crear nuevos conductos o abrir los ya existentes mediante la extirpación de pólipos, quistes o membranas mucosas engrosadas.

Cirugía endoscópica de los senos paranasales

  • La cirugía endoscópica de los senos paranasales suele demorar entre una y tres horas, se realiza en el quirófano y el niño se encuentra bajo anestesia general.

  • Después de la cirugía, la mayoría de los niños pequeños deben permanecer una noche en el hospital, mientras que la estadía de algunos de los niños más grandes suele ser sólo de un par de horas.

  • Según la preferencia del cirujano y las necesidades del niño, es posible realizar la cirugía endoscópica de los senos paranasales al mismo tiempo que otras intervenciones como por ejemplo, la septoplastía, la amigdalectomía, la adenoidectomía o la inserción de drenajes transtimpánicos.

Expectativas después de la cirugía

  • El niño recibirá líquidos por vía endovenosa (IV) hasta el momento del alta hospitalaria. En la Unidad de Cuidados Postanestésicos (Post Anesthesia Care Unit, PACU; también llamada sala de recuperación), el niño podrá beber líquidos transparentes.

  • Es posible que su hijo experimente dolor en la nariz, imposibilidad de respirar por la nariz o dificultad para tragar.

  • Se puede administrar un analgésico para atenuar el dolor y, a veces, se recetan antibióticos para prevenir infecciones.

  • En la unidad de cuidados posoperatorios, la cabecera de la cama permanece elevada para facilitar la deglución, la respiración y el drenaje. Una vez en el hogar, coloque almohadas en la cama del niño o acuéstelo en un sillón reclinable para que esté cómodo y con la cabeza elevada por encima del nivel del tórax.

  • Es posible que se aplique un tapón en la nariz, que a veces se disuelve, en la nariz del niño para evitar la hemorragia. El médico puede retirar el tapón en una o dos semanas o éste puede disolverse por sí solo. Si es necesario retirarlo, el procedimiento puede realizarse en el consultorio del médico, cuando se trata de niños más grandes dispuestos a cooperar, o en el quirófano bajo anestesia,

  • Si debe realizarse una septoplastía (corrección del hueso y el cartílago en el centro de la nariz), se colocarán férulas (tablillas nasales) dentro de la nariz al finalizar la cirugía. Es posible que estas férulas resulten molestas para el niño. El médico las retirará en su consultorio después de una o dos semanas.

  • Si se utilizan tapones nasales, es posible que el niño los sienta en su nariz. Por lo tanto, antes de la cirugía se le deberá informar que sentirá que tiene algo dentro de la nariz cuando se despierte. Sin embargo, aunque no se utilicen tapones, la hinchazón puede provocar la misma sensación. Su hijo deberá saber también que no se le permitirá sonarse la nariz bruscamente durante una o dos semanas.

  • Al principio, es posible que el niño tenga secreciones nasales. Podrá ver un pequeño trozo de gaza, denominado "paño de goteo", pegado debajo de la nariz del niño. Generalmente, este paño, de ser necesario, debe utilizarse sólo durante el primer día. Las secreciones nasales probablemente estarás manchadas de sangre y es posible, también, que el niño tosa o escupa mucosidad rosada o amarronada.

  • La mayoría de los niños están incómodos y molestos durante las primeras horas después del procedimiento.

  • Luego de varios días, su hijo podrá jugar normalmente, sin embargo, deberá permanecer en su hogar sin asistir a la escuela hasta que sus molestias disminuyan. Consulte al médico para obtener instrucciones más específicas.

  • Luego de la cirugía, el médico de su hijo puede recomendar el uso de ungüentos nasales, un aerosol de agua salina o un aerosol nasal con corticoesteroides. Recuerde seguir cuidadosamente las instrucciones.

Cuándo debe llamar al médico de su hijo

Se recomienda que se comunique inmediatamente con el médico de su hijo si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • hemorragia color rojo intenso de la nariz o la boca

  • visión doble o disminución de la visión

  • goteo persistente de líquido trasparente por la nariz

  • vómito de sangre color rojo intenso o de un material tipo borra de café

  • episodio de tos, llanto (roncos) o sibilancia agudos

  • temperatura rectal superior a 38,61° C (101,5° F) u oral superior a 38,06° C (100,5° F)

  • vómitos (o si los episodios de vómito se agravan)

  • signos de deshidratación (un niño puede deshidratarse si tiene vómitos prolongados o graves y no puede beber suficiente líquido)

Consultas de control

Se programará una consulta con el médico de su hijo para una semana o dos después de la cirugía y varias más durante los meses posteriores para verificar la cicatrización correcta de la nariz. Siempre consulte al médico de su hijo en caso de dudas.

Quick Find