AriaHealth.com

1-877-808-ARIA
< Go Back

Conductores Adolescentes

Según la Administración Nacional para la Seguridad del Tráfico en Carretera (National Highway Traffic Safety Administration), si bien la cantidad de conductores adolescentes (entre 15 y 20 años de edad) constituye casi el 10 por ciento de todos los conductores con licencia, están involucrados en un 12 por ciento de los accidentes automovilísticos fatales. Según la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP), un conductor de 16 años de edad tiene 20 veces más probabilidades de sufrir un accidente automovilístico que otros conductores con licencia. De hecho, la principal causa de muerte entre los jóvenes de entre 16 y 20 años son los accidentes automovilísticos.

Estadísticas relacionadas con los conductores adolescentes

Considere las siguientes estadísticas de los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades y discútalas con su hijo adolescente antes de que se ponga al volante de un automóvil:

  • La mayor proporción de lesiones en adolescentes se deben a accidentes automovilísticos.

  • Los adolescentes utilizan con mucha menos frecuencia el cinturón de seguridad que cualquier otro grupo etáreo.

  • Cuando los adolescentes conducen luego de haber bebido alcohol, tienen más probabilidades que los adultos de verse involucrados en un accidente, incluso si beben menos cantidad que los adultos.

  • Los adolescentes, además, provocan una cantidad desproporcionada de muertes entre conductores, pasajeros y peatones no adolescentes.

  • El alcohol está involucrado en casi el 23 por ciento de todas las muertes de conductores adolescentes (15 a 20 años de edad).

  • El cincuenta y cuatro por ciento de todas las muertes de adolescentes en accidentes automovilísticos ocurren los viernes, sábados y domingos. El treinta y cinco por ciento ocurre entre las 9 p.m. y las 3 a.m.

¿Por qué los adolescentes corren mayor riesgo?

Existen dos razones principales por las cuales los conductores adolescentes corren mayor riesgo de verse involucrados en accidentes automovilísticos que causan lesiones e incluso la muerte, y son las siguientes:

  • falta de experiencia al volante
    La falta de experiencia significa que el conductor adolescente tiene menos capacidad para detectar y responder a los peligros del tránsito, tiene menos control del vehículo y es menos capaz de calcular la velocidad.

  • conducta riesgosa de los adolescentes
    Influenciados por sus emociones, el estrés y la presión de sus pares, los adolescentes tienden a correr más riesgos. Además, el consumo de alcohol y de drogas recreativas pueden perjudicar la capacidad de manejo del adolescente. Los conductores adolescentes también tienden no usar el cinturón de seguridad, lo que incrementa el riesgo de lesiones en una colisión. Según la Academia Estadounidense de Pediatría, se determinó que menos del 25 por ciento de los estudiantes de secundaria dice utilizar el cinturón de seguridad cuando otra persona maneja.

Otro factor que contribuye a aumentar el riesgo de los conductores adolescentes es manejar de noche, que es difícil para cualquiera, pero lo es más para un conductor sin experiencia. Sin embargo, los adolescentes tienden a manejar pincipalmente en horas de la noche, lo que aumenta el riesgo de una colisión fatal. De hecho, a pesar de que los adolescentes manejan por la noche durante 20 por ciento del tiempo total que manejan, el 50 por ciento de los accidentes fatales de adolescentes se produce de noche.

Recomendaciones de seguridad para los adolescentes

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda a los pediatras y a los padres la siguiente serie de pautas para asegurar que los adolescentes conduzcan de forma más segura:

  • Enfatizar, tanto a los padres como a los adolescentes, la importancia de conducir de forma segura. Incluir también el hecho de que los adolescentes deben desarrollar sus habilidades de manejo mediante práctica supervisada.

  • Establecer un buen ejemplo al volante como adulto.

  • Establecer límites en los privilegios de manejo de su hijo adolescente, como por ejemplo, limitar la cantidad de pasajeros y/o restringir el tiempo de manejo nocturno.

  • Imponer sanciones por conductas irresponsables.

  • Supervisar a los adolescentes cuando manejan.

  • Asegurarse de que el vehículo funcione correctamente.

  • Hacer trabajo comunitario, como por ejemplo, coordinar eventos donde no se consume alcohol, para ayudar a sostener las iniciativas entre padres y pares y para ayudar a los adolescentes a evitar la presión negativa de sus pares.

  • Apoyar la creación de leyes que ayuden a disminuir los accidentes de tránsito entre conductores adolescentes, como por ejemplo, los sistemas graduados de licencias, las leyes de edad mínima para conducir más estrictas y las leyes más severas referentes al uso de los cinturones de seguridad.

Quick Find