AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Sarampión

¿Qué es el sarampión?

El sarampión, también llamado rubéola, es una enfermedad viral que provoca un exantema viral. "Exantema" es sinónimo de erupción de la piel. El sarampión produce una erupción nítida que contribuye a su diagnóstico. Se transmite de un niño a otro a través del contacto directo con la secreción de la nariz y la garganta. A veces se trasmite a través de partículas que están presentes en el aire y que provienen de un niño infectado. ésta es una enfermedad muy contagiosa, que generalmente consiste en erupción, fiebre y tos.

¿Cuáles son las causas del sarampión?

El virus del sarampión se clasifica como un Morbillivirus. Se suele ver en invierno y en verano. El sarampión se previene mediante una inmunización apropiada con la vacuna correspondiente.

¿Cuáles son los síntomas del sarampión?

Los síntomas de la enfermedad se desarrollan entre ocho y 12 días después de haber estado expuesto al sarampión. Es importante saber que el sarampión es contagioso durante uno o dos días antes de la aparición de los signos y síntomas correspondientes, y de tres a cinco días después del desarrollo de la erupción. Por lo tanto, los niños pueden contagiar el virus antes de saber que tienen la enfermedad.

Durante la fase temprana de la enfermedad (que dura de uno a cuatro días), los síntomas generalmente se parecen a los de una infección respiratoria alta. A continuación se enumeran los síntomas comunes del sarampión. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • tos seca

  • enrojecimiento e irritación de los ojos

  • fiebre

  • pequeños puntos rojos con centros blancos que aparecen en el interior de las mejillas (por lo general dos días antes de que aparezca la erupción en la piel)

  • erupción - erupción profunda, roja y plana que empieza en la cara y se extiende por el tronco, los brazos y las piernas. Se presenta como pequeñas lesiones nítidas, que luego se unen en una erupción general. Luego de tres o cuatro días, dicha erupción comienza a desaparecer, dejando una mancha amarronada y la piel exfoliada.

Entre las complicaciones más graves se incluyen las siguientes:

  • infecciones óticas

  • neumonía

  • difteria

  • inflamación del cerebro

Los síntomas del sarampión pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el sarampión?

El sarampión generalmente se diagnostica basándose en los antecedentes médicos completos y el examen físico de su hijo. Las lesiones de sarampión tienen características únicas y normalmente basta el examen físico para diagnosticar la enfermedad. Además, el médico de su hijo puede solicitar exámenes de sangre y de orina para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento para el sarampión

El tratamiento específico para el sarampión será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • las expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

El objetivo del tratamiento del sarampión es ayudar a prevenir o disminuir la gravedad de los síntomas. Puesto que es una infección viral, no hay cura para el sarampión. Puede incluir lo siguiente:

  • aumentar el consumo de líquidos

  • administrar acetaminofeno para la fiebre (NO ADMINISTRE ASPIRINA)

Si su hijo estuvo expuesto al virus sin estar inmunizado, el médico puede darle la vacuna dentro de las 72 horas para ayudar a prevenir la enfermedad.

Prevención del sarampión

Desde que se comenzó a utilizar la vacuna contra el sarampión, la incidencia de esta enfermedad se ha reducido en un 99 por ciento. Alrededor del 5 por ciento de los casos de sarampión se debe a fallas en las vacunas. Por lo general, la vacuna contra el sarampión se administra en combinación con la vacuna contra las paperas y la rubéola. Se denomina MMR y se suele administrar cuando el niño tiene entre 12 y 15 meses de edad, y nuevamente cuando tiene entre 4 y 6 años de edad. Otras formas de prevenir la trasmisión del sarampión:

  • Los niños no deben asistir a la escuela o a la guardería durante los cuatro días siguientes a la aparición de la erupción.

  • Asegúrese de que todas las personas con las cuales su hijo tiene contacto hayan sido inmunizadas adecuadamente.

Quick Find