AriaHealth.com

1-877-808-ARIA
< Go Back

Lupus Eritematoso Sistémico (SLE, en inglés, o Lupus)

¿Qué es el lupus?

El lupus eritematoso sistémico, también conocido como LES o simplemente lupus, es una enfermedad que se caracteriza por episodios periódicos de inflamación y daño en articulaciones, tendones, otros tejidos conectivos y algunos órganos, incluyendo el corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos, el cerebro, los riñones y la piel. Los órganos más afectados son el corazón, los pulmones y el cerebro. El lupus afecta a todas las personas de manera diferente y los efectos de la enfermedad oscilan desde leves a severos. El lupus es una enfermedad auto-inmune que ocurre en una de cada 1000 personas. Es mucho más frecuente en mujeres en edad fértil, especialmente en mujeres afroamericanas.

¿Cuáles son los síntomas del lupus?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del lupus. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Erupción malar - erupción con forma de mariposa que generalmente aparece en el puente de la nariz y en las mejillas.

  • Erupción discoide - erupción sobreelevada que aparece en la cabeza, los brazos, el tórax o la espalda.

  • Fiebre.

  • Inflamación de las articulaciones.

  • Sensibilidad a la luz solar.

  • Pérdida del cabello.

  • Llagas en la boca.

  • Líquido acumulado alrededor del corazón, los pulmones u otros órganos.

  • Problemas renales.

  • Disminución del número de glóbulos blancos o de plaquetas.

  • Fenómeno de Raynaud - trastorno en el que se producen espasmos en los vasos sanguíneos de los dedos de las manos y los pies desencadenados por factores como el frío, el estrés o una enfermedad.

  • Pérdida de peso.

  • Disfunción cerebral o de los nervios.

  • Anemia.

Los síntomas del lupus pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el lupus?

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, el lupus puede diagnosticarse por los síntomas y análisis de sangre para detectar anticuerpos específicos de la enfermedad. La evolución de la enfermedad oscila desde leve a severa y la mayoría de las personas experimenta períodos de síntomas aumentados llamados exacerbaciones.

¿Cómo afecta el embarazo al lupus?

El embarazo puede o no aumentar los síntomas del lupus o modificar la evolución del mismo. Las exacerbaciones pueden aparecen en cualquier momento del embarazo o del puerperio (después del parto), pero suelen ser leves.

¿Cómo afecta el lupus al embarazo?

El lupus puede afectar al embarazo en cualquier etapa. No se sabe con exactitud si la causa de los problemas es la severidad de la enfermedad o el tipo de medicamentos. Sin embargo, hay riesgos asociados al lupus que aumentan durante el embarazo. El índice de aborto espontáneo es mayor, oscilando entre el 9 y el 40 por ciento. También es mayor la probabilidad de pérdida del embarazo en los últimos meses de gestación. Las complicaciones del embarazo que pueden aumentar en casos de mujeres con lupus incluyen, pero no se limitan a, las siguientes:

  • Aborto espontáneo.

  • Parto prematuro, especialmente con una exacerbación de lupus.

  • Ruptura prematura de membranas (ruptura prematura de la bolsa amniótica).

  • Hipertensión inducida por el embarazo (presión sanguínea alta del embarazo).

  • Retardo del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal deficiente).

  • La muerte del feto.

Se cree que los altos niveles de anticuerpos antifosfolípidos (anticuerpos que provocan la coagulación anómala de la sangre) están ligados a la muerte y retención intrauterina del feto. La pérdida del embarazo también puede estar asociada a la severidad del lupus en el momento de la concepción o bien puede ocurrir si el lupus comienza durante el embarazo. Además, se cree que la enfermedad renal con lupus puede jugar un papel importante en la pérdida del embarazo.

Es posible que los bebés de madres con lupus padezcan un trastorno poco común llamado lupus eritematoso neonatal (su sigla en inglés es NLE). Los síntomas pueden incluir:

  • Bloqueo cardíaco congénito - problema del sistema eléctrico cardíaco que hace que el corazón trabaje más despacio de lo normal. Este trastorno afecta aproximadamente al 5 por ciento de los recién nacidos que no poseen otro defecto cardíaco.

  • Erupciones cutáneas en la cara, el cuero cabelludo, el tórax y la parte superior de la espalda (erupciones que generalmente desaparecen durante el primer año).

  • Anormalidades sanguíneas incluyendo la anemia, bajos niveles de plaquetas y de glóbulos blancos.

Control del lupus durante el embarazo

Dados los altos riesgos de pérdida del embarazo en mujeres con lupus, es necesario un control riguroso de la enfermedad. Generalmente las consultas prenatales deben ser más frecuentes.

Es posible que durante el embarazo deban cambiarse los medicamentos que se administran para el tratamiento del lupus (tipo y, o dosis). Consulte a su médico para obtener más información.

Los exámenes que se realizan durante el embarazo a mujeres con lupus pueden incluir los siguientes:

  • Análisis de sangre para detectar lupus (anticuerpos específicos que permiten registrar la severidad de la enfermedad).

  • Control para la detección de signos de hipertensión inducida por el embarazo.

  • Ecografía - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo en los distintos vasos con el fin de controlar el crecimiento y el desarrollo fetal.

  • Monitoreo cardíaco fetal (se escuchan los latidos cardíacos del feto para detectar signos de sufrimiento fetal).

Las mujeres con lupus pueden aumentar las posibilidades de un embarazo saludable si reciben cuidados prenatales tempranos y trabajan conjuntamente con los profesionales de la salud en el control de la enfermedad.

Quick Find