AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Visión General de los Trastornos del Estado de Ánimo

¿Qué son los trastornos del estado de ánimo?

Los trastornos del estado de ánimo son una categoría de los problemas de la salud mental que incluye todos los tipos de depresión y el trastorno bipolar. Los trastornos del estado de ánimo a veces son llamados trastornos afectivos.

Durante la década de los ochenta, los profesionales de la salud mental comenzaron a reconocer los síntomas de los trastornos del estado de ánimo en niños y adolescentes, así como en adultos. Sin embargo, los niños y adolescentes no necesariamente experimentan o exhiben los mismos síntomas que los adultos. Es más difícil diagnosticar los trastornos del estado de ánimo en los niños, especialmente porque ellos no siempre son capaces de expresar cómo se sienten. Hoy en día, los médicos e investigadores creen que los trastornos del estado de ánimo en los niños y adolescentes siguen siendo uno de los problemas de la salud mental que se diagnostica con menos frecuencia. A cualquier edad, los trastornos del estado de ánimo hacen que las personas corran mayor riesgo de sufrir otras condiciones que pueden persistir después de la resolución de los episodios iniciales de depresión.

¿Qué causa los trastornos del estado de ánimo?

La causa de los trastornos del estado de ánimo no se conoce con precisión. Existen unas sustancias químicas en el cerebro, llamadas endorfinas, que son responsables de los estados de ánimo positivos. Otras sustancias químicas del cerebro, llamadas neurotransmisores, regulan las endorfinas. Probablemente, la depresión (y otros trastornos de los estados de ánimo) sea causada por un desequilibrio químico en el cerebro. Los acontecimientos de la vida (como los cambios no deseados) también pueden contribuir a un estado de ánimo deprimido.

Los trastornos afectivos suelen presentarse dentro del mismo grupo familiar y se considera que son de herencia multifactorial. "Herencia multifactorial" significa que depende de "muchos factores". Los factores que producen el rasgo o condición generalmente son tanto genéticos y ambientales, con la participación de una combinación de genes de ambos padres. A menudo un sexo (el masculino o el femenino) suele estar afectado más frecuentemente que el otro en cuanto a los rasgos multifactoriales. Parece haber un umbral de expresión diferente, lo que significa que un sexo tiene mayor probabilidad de mostrar el problema que el otro.

¿A quiénes afectan los trastornos del estado de ánimo?

Cualquiera puede sentirse triste o deprimido a veces. Sin embargo, los trastornos del estado de ánimo son más intensos y más difíciles de controlar que los sentimientos de tristeza normales. Los niños, los adolescentes o los adultos que tienen el padre o la madre que sufre un trastorno del estado de ánimo tienen mayores posibilidades de sufrir un trastorno del estado de ánimo. Sin embargo, los acontecimientos de la vida y el estrés pueden exponer o exagerar los sentimientos de tristeza o depresión, haciendo más difícil el control de los sentimientos.

A veces, los problemas cotidianos pueden desencadenar una depresión. El despido del trabajo, un divorcio, la pérdida de un ser querido, la muerte de un familiar y los problemas financieros, entre otras cosas, son situaciones difíciles que pueden generar una presión difícil de sobrellevar. Estos acontecimientos de la vida y el estrés pueden acarrear sentimientos de tristeza o depresión o dificultar el control de un trastorno del estado de ánimo.

La posibilidad de padecer depresión en las mujeres en la población general es casi el doble (12 por ciento) que en los hombres (6.6 por ciento). Una vez que una persona de la familia recibe el diagnóstico, aumenta la probabilidad de que los hermanos y los hijos reciban un diagnóstico similar. Además, los parientes de las personas que tienen depresión también corren un riesgo más alto de sufrir el trastorno bipolar (síndrome maníaco depresivo).

La probabilidad de sufrir el síndrome maníaco depresivo (o trastorno bipolar) en los hombres y mujeres de la población general es de alrededor del 2,6 por ciento. Una vez que una persona de la familia recibe el diagnóstico, aumenta la probabilidad de que los hermanos y los hijos reciban un diagnóstico similar. Además, los parientes de las personas que tienen depresión maníaca también corren un riesgo más alto de sufrir depresión.

¿Cuáles son los diferentes tipos de trastornos del estado de ánimo?

A continuación, se enumeran los tipos más comunes de los trastornos del estado de ánimo:

  • Depresión grave  -  período de dos semanas de un estado de ánimo deprimido o irritable o una marcada disminución en el interés o placer por las actividades habituales, junto con otros signos de un trastorno del estado de ánimo.

  • Distimia (trastorno distímico)  -  estado de ánimo crónico, bajo, deprimido o irritable que perdura por lo menos durante un año.

  • Síndrome maníaco depresivo (trastorno bipolar)  -  por lo menos un episodio de estado de ánimo deprimido o irritable y un período de un estado de ánimo maníaco (persistentemente elevado).

  • Trastorno del estado de ánimo debido a una condición médica general  -  muchas enfermedades médicas (incluyendo el cáncer, lesiones, infecciones y enfermedades médicas crónicas) pueden desencadenar los síntomas de depresión.

  • Trastorno del estado de ánimo producido por sustancias  -  síntomas de depresión debidos a los efectos de la medicación, abuso de drogas, exposición a toxinas u otras formas de tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos del estado de ánimo?

Según la edad y el tipo de trastorno del estado de ánimo presente, una persona puede mostrar diferentes síntomas de depresión. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de un trastorno del estado de ánimo. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Sentimientos persistentes de tristeza.

  • Sentimiento de desesperanza o desamparo.

  • Baja autoestima.

  • Sensación de ineptitud.

  • Culpabilidad excesiva.

  • Deseos de morir.

  • Pérdida de interés en actividades habituales o actividades que antes se disfrutaban.

  • Dificultad en las relaciones.

  • Perturbación del sueño (por ejemplo, insomnio, hipersomnio)

  • Cambios del apetito o del peso.

  • Disminución del movimiento.

  • Dificultad para concentrarse.

  • Disminución de la capacidad de tomar decisiones.

  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio.

  • Molestias físicas frecuentes (por ejemplo, dolor de cabeza, dolor de estómago, fatiga).

  • Intentos o amenazas de escaparse del hogar.

  • Hipersensibilidad ante el fracaso o el rechazo.

  • Irritabilidad, hostilidad, agresión.

En los trastornos del estado de ánimo, estos sentimientos son más intensos de lo que un individuo normalmente puede sentir de vez en cuando. También es preocupante si estos sentimientos se prolongan por un largo período o si interfieren con el interés del individuo en la familia, los amigos, la comunidad o el trabajo. Toda persona que exprese ideas de suicidio debe ser sometida a una evaluación inmediatamente.

Los síntomas de los trastornos del estado de ánimo pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas psiquiátricos. Siempre consulte con su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican los trastornos del estado de ánimo?

Los trastornos del estado de ánimo son trastornos médicos reales. Un psiquiatra u otro profesional de la salud mental normalmente diagnostica los trastornos del estado de ánimo a partir de una evaluación psiquiátrica completa.

Tratamiento de los trastornos del estado de ánimo:

El tratamiento específico de los trastornos del estado de ánimo será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la condición.

  • El tipo de trastorno del estado de ánimo.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la condición.

  • Su opinión o preferencia.

Los trastornos del estado de ánimo a menudo pueden ser tratados eficazmente. El tratamiento siempre debe basarse en una evaluación completa. El tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Medicamentos antidepresivos (especialmente cuando se administran en combinación con la psicoterapia, resultan muy aficaces para el tratamiento de la depresión).

  • Psicoterapia (en la mayoría de los casos, terapia cognitivo conductista o interpersonal orientada a modificar la visión distorsionada que tiene el individuo de sí mismo y de su entorno, con énfasis en las relaciones complicadas y la identificación de los factores de estrés en el entorno para aprender a evitarlos).

  • Terapia familiar

La familia juega un papel de apoyo vital en cualquier proceso de tratamiento.

Quick Find