AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Prostatectomía Radical

(prostatectomía, prostatectomía radical, prostatectomía radical retropúbica, prostatectomía radical suprapúbica, prostatectomía radical perineal, prostatectomía con preservación de los nervios, RP, RPP, RSP)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una prostatectomía?

La prostatectomía es un procedimiento quirúrgico para la extirpación parcial o completa de la próstata. Se puede llevar a cabo para el tratamiento de cáncer de próstata o de hiperplasia prostática benigna (HPB).

Un método quirúrgico común para la prostatectomía incluye efectuar una incisión quirúrgica y extirpar la próstata (o parte de ésta). Esto se puede lograr mediante uno de dos métodos, la incisión retropúbica o suprapúbica (parte inferior del abdomen) o una incisión en el perineo (a través de la piel entre el escroto y el recto).

Antes de efectuar una prostatectomía, a menudo es necesario hacer una biopsia de la próstata. Consulte este procedimiento para obtener información adicional.

¿Qué es la próstata?

Ilustración de la anatomía del aparato reproductor masculino
Click Image to Enlarge

La próstata tiene aproximadamente el tamaño de una nuez y rodea el cuello de la vejiga y la uretra (conducto que lleva la orina desde la vejiga) en el hombre. Es parcialmente muscular y parcialmente glandular, con conductos que se abren en la porción prostática de la uretra. Está formada por tres lóbulos, uno central con un lóbulo a cada lado.

Como parte del aparato reproductor masculino, la función principal de la próstata es segregar un líquido levemente alcalino que forma parte del líquido seminal (semen), el líquido que transporta los espermatozoides. Durante el clímax (orgasmo) masculino, las glándulas musculares de la próstata ayudan a impulsar el líquido prostático, junto con los espermatozoides que se producen en los testículos, dentro de la uretra. El semen entonces pasa por la punta del pene durante la eyaculación.

Los investigadores no conocen todas las funciones de la próstata. Sin embargo, la próstata tiene una función importante tanto en la función sexual como en la urinaria. Es común que la próstata se agrande a medida que el hombre envejece, y también es probable que, en algún momento de la vida, el hombre tenga algún tipo de problema prostático.

Muchos problemas comunes están asociados con la próstata. Estos problemas se pueden presentar en hombres de cualquier edad, e incluyen:

  • prostatismo: cualquier afección de la próstata que provoca interferencia con el flujo de orina de la vejiga.

  • prostatitis: inflamación de la próstata que puede ir acompañada de malestar, dolor, micción frecuente, micción infrecuente y, algunas veces, fiebre.

  • hiperplasia prostática benigna (HPB) o hipertrofia prostática benigna: agrandamiento de la próstata provocado por una enfermedad o inflamación. No es cáncer, pero sus síntomas a menudo son similares a los del cáncer de próstata.

  • impotencia (también llamada disfunción eréctil): incapacidad de conseguir la erección y/o insatisfacción con el tamaño, la rigidez y/o la duración de las erecciones.

  • incontinencia urinaria: pérdida de orina incontrolable e involuntaria.

El cáncer de próstata es una preocupación médica grave y común. Según la sociedad American Cancer Society, el cáncer de próstata es la forma de cáncer más común en hombres mayores de 50 años, y la tercera causa de muertes por cáncer.

Existen diferentes formas de lograr el objetivo de extirpar la próstata. Entre los métodos para realizar la prostatectomía se incluyen los siguientes:

  • La remoción quirúrgica incluye la prostatectomía radical (PR), ya sea retropúbica o perineal. La prostatectomía radical es la remoción de toda la próstata. Es importante realizar una remoción quirúrgica sin afectar los nervios, para preservar la mayor función posible.

  • La resección transuretral de la próstata, o RTUP, que también implica la extirpación de parte de la próstata, es un método realizado a través del pene con un endoscopio (tubo pequeño y flexible con una luz y un lente en la punta).

  • La criocirugía es un procedimiento menos invasivo que la extirpación quirúrgica de la próstata. El tratamiento se administra utilizando agujas que son como sondas, que se insertan en la piel entre el escroto y el ano.

  • La cirugía laparoscópica, que se realiza manualmente o con robot, es otro método de extirpación de la próstata.

Existen otros dos tipos de tratamientos que se pueden usar para la HPB o la prostatectomía. Sin embargo, aún no se han investigado lo suficiente como para probar sus efectos a largo plazo.

  • ultrasonido enfocado de alta intensidad (HIFU) : procedimiento que envía ondas sonoras de alta energía al tejido. La energía enfocada en el tejido provoca un efecto de calor, que destruye o extirpa el tejido prostático. Este tratamiento se ha usado más ampliamente en Europa, y ahora está en estudio en EE. UU. Los resultados preliminares parecen indicar que este tratamiento es seguro y no provoca grandes molestias. No obstante, no es el mejor enfoque para una próstata muy grande, y puede provocar retención urinaria.

  • prostatectomía con láser o ablación con láser : es un procedimiento más nuevo, pero se puede usar en próstatas que son más grandes. Actúa con un láser que libera energía lumínica concentrada, en ráfagas que duran de 30 a 60 segundos. Esto corta el tejido con una mínima pérdida de sangre. Además, es lo suficientemente preciso como para diseccionar los lóbulos prostáticos (a cada lado de la próstata) de la cápsula prostática. El tejido muerto restante se disuelve y finalmente se elimina por la orina.

    Si bien la prostatectomía con láser parece ser segura y eficaz, tiene algunas desventajas obvias. Sólo los profesionales médicos capacitados pueden realizar el procedimiento de manera adecuada. Sin embargo, tiene una recuperación post-operatoria relativamente larga, que dura varias semanas antes de que haya alguna mejora significativa en los síntomas urinarios. Por otro lado, una vez destruido no se puede examinar el tejido muerto para buscar rastros de células cancerosas.

Tipos de prostatectomía radical:

Existen dos métodos principales de prostatectomía radical.

Ilustración de un enfoque retropúbico de prostatectomía
Click Image to Enlarge

  • prostatectomía radical con enfoque retropúbico (suprapúbico):
    Este es el enfoque quirúrgico más común utilizado por los urólogos (médicos que se especializan en enfermedades y cirugía del tracto urinario). Si existen motivos para creer que el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos, el médico extirpará los ganglios linfáticos que rodean la próstata, además de la próstata. Si se encuentra cáncer en los ganglios linfáticos esto indica que se ha propagado más allá de la próstata. Si ese fuera el caso, entonces es posible que se interrumpa la cirugía, ya que no será un tratamiento efectivo contra el cáncer. En esta situación se pueden usar tratamientos adicionales. 

  • enfoque de prostatectomía con preservación de nervios:
    Si el cáncer compromete los nervios puede que no sea posible mantener la función o estructura nerviosa. En ocasiones, se deben cortar los nervios para extirpar el tejido canceroso. Si se cortan o se extirpan ambos lados de los nervios, el hombre no podrá tener una erección. Esto no mejorará con el tiempo (aunque existen intervenciones que puede restaurar la función eréctil).

    Si se corta o extirpa sólo un haz de nervios, el hombre puede tener una menor función eréctil, pero posiblemente le quede algo de esta función. Si no se toca ningún haz de nervios durante la cirugía, la función puede permanecer normal. Sin embargo, en ocasiones toma meses después de una cirugía saber si habrá una recuperación total. Esto se debe a que los nervios se manipulan durante la cirugía y pueden no funcionar adecuadamente durante algún tiempo después del procedimiento.

  • prostatectomía radical con enfoque perineal:
    La prostatectomía radical perineal se utiliza con menos frecuencia que el enfoque retropúbico. Esto se debe a que no es posible dejar intactos los nervios tan fácilmente, ni se pueden extirpar los ganglios linfáticos usando esta técnica quirúrgica. Sin embargo, este procedimiento toma menos tiempo y puede ser una opción si no es necesario usar un enfoque que no toque los nervios. Este enfoque también es apropiado si no se requiere la extirpación de ganglios linfáticos. Se puede usar la prostatectomía perineal si otros problemas médicos excluyen el enfoque retropúbico.

    Con el enfoque retropúbico, se realiza una incisión más pequeña y oculta con un mejor efecto cosmético. Además, se evitan los grandes grupos musculares. Por lo tanto, generalmente el dolor y el tiempo de recuperación son menores.

Motivos para el procedimiento

El objetivo de la prostatectomía radical es extirpar todo el cáncer de próstata. La PR se usa cuando se considera que el cáncer está confinado a la próstata. Durante el procedimiento, se extirpa la próstata y algo del tejido alrededor de la misma, incluyendo las vesículas seminales. Las vesículas seminales son los dos sacos que se conectan al conducto deferente (un tubo que viene desde los testículos) y segregan el semen.
 
Otros motivos para realizar una prostatectomía radical incluyen, entre otros, los siguientes:

  • incapacidad de vaciar completamente la vejiga

  • sangrado recurrente desde la próstata

  • cálculos en la vejiga con agrandamiento de la próstata

  • micción muy lenta

  • aumento de la presión sobre los uréteres y los riñones por retención urinaria (llamado hidronefrosis)

El médico puede recomendarle una prostatectomía por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, pueden surgir ciertas complicaciones. Algunas complicaciones posibles de ambos enfoques, el retropúbico y el perineal para la prostatectomía radical pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • incontinencia urinaria (pérdida de orina involuntaria e incontrolable)
    Esto puede mejorar con el tiempo, incluso hasta un año después de la cirugía. Este síntoma puede ser peor si tiene más de 70 años cuando se realiza la cirugía.

  • goteo o pérdidas de orina
    Este síntoma se presenta en su peor expresión inmediatamente después de la cirugía, y generalmente mejora con el tiempo.

  • disfunción eréctil, conocida también como impotencia
    La recuperación de la función sexual puede tomar hasta dos años después de la cirugía.

  • esterilidad
    La prostatectomía radical corta la conexión entre los testículos y la uretra. Esto da como resultado que el hombre no pueda proporcionar esperma para tener un hijo biológico. El hombre puede tener un orgasmo, pero no eyaculará. En otras palabras, el orgasmo es "seco".

  • linfedema
    El linfedema es un trastorno en el que se acumula líquido en los tejidos blandos, provocando una hinchazón. El linfedema puede ser causado por inflamación, obstrucción o extirpación de los ganglios linfáticos durante la cirugía. Si bien esta complicación es poco frecuente, si se extirpan los ganglios linfáticos durante la prostatectomía se puede acumular líquido en las piernas o en la región genital, con el paso del tiempo. Esto provoca dolor e hinchazón. Generalmente la fisioterapia es útil para tratar los efectos del linfedema.

  • cambio en el largo del pene
    Un pequeño porcentaje de cirugías causan una disminución del largo del pene.

Algunos riesgos asociados con la cirugía y la anestesia en general incluyen, entre otros:

  • reacciones a los medicamentos, como por ejemplo la anestesia

  • dificultad para respirar

  • sangrado

  • infección

Un riesgo asociado con el enfoque retropúbico es la posibilidad de tener lesiones rectales, que causan incontinencia o urgencia fecal.

Pueden existir otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Asegúrese de consultar todas sus dudas con el médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • El médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que pueda tener al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • Además de una historia clínica completa, el médico puede realizar un examen físico para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de someterse al procedimiento. Es posible que también le realicen análisis de sangre y otras pruebas de diagnóstico. 

  • Se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, generalmente después de la medianoche.

  • Avísele al médico si es sensible o alérgico a algún medicamento, al látex, yodo, cinta, colorantes de contraste y agentes anestésicos (locales o generales).

  • Informe a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.

  • Avísele al médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyente sanguíneo), aspirinas u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Si fuma, debe dejar de hacerlo lo antes posible antes del procedimiento, para mejorar sus probabilidades de tener una recuperación exitosa de la cirugía y para mejorar su estado de salud en general.

  • Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudarlo a relajarse.

  • Es posible que le afeiten las zonas donde se realizará la cirugía.

  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

La prostatectomía radical requiere la internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Generalmente, la prostatectomía radical (enfoque retropúbico o perineal) sigue este proceso:

  1. Le pedirán que se quite las joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Le pedirán que se quite la ropa y se le entregará una bata para que se la ponga.

  3. Se le pedirá que vacíe la vejiga antes del procedimiento.

  4. Se colocará una vía intravenosa (IV) en el brazo o la mano.

  5. Se limpiará la piel con una solución antiséptica en la zona donde se realizará la cirugía.

  6. El anestesista controlará continuamente la frecuencia cardíaca, presión arterial, respiración y concentración de oxígeno en sangre durante la cirugía.

  7. Una vez que haya sido sedado, se le introducirá un tubo respiratorio por la garganta hasta los pulmones y se lo conectará a un respirador, que respirará por usted durante la cirugía.

  8. El médico puede decidir aplicar anestesia regional en lugar de anestesia general. La anestesia regional es un medicamento que se administra por vía epidural (en la espalda) para adormecer el área donde se operará. Recibirá medicamentos para ayudarlo a relajarse y analgésicos para aliviar el dolor. El médico determinará qué tipo de anestesia es la adecuada para su situación.

  9. Se le insertará una sonda en la vejiga para drenar la orina.

Prostatectomía radical - enfoque retropúbico o suprapúbico:

  1. Se lo acostará boca arriba en la mesa de operaciones.

  2. Se efectuará una incisión desde abajo del ombligo hasta la región púbica.

  3. El médico generalmente realizará primero una disección de ganglios linfáticos. Los haces de nervios se soltarán cuidadosamente de la próstata y se identificará la uretra (canal angosto a través del cual pasa la orina desde la vejiga al exterior del cuerpo). Es posible que sea necesario extirpar también las vesículas seminales.

  4. Se extirpará la próstata.

  5. Se introducirá un drenaje, generalmente en el área más baja de la incisión a la derecha.

Prostatectomía radical - enfoque perineal:

  1. Se lo colocará en posición decúbito supino (boca arriba) en la cual las caderas y las rodillas estarán totalmente plegadas con las piernas separadas y elevadas con los pies apoyados sobre correas. Se colocarán estribos debajo de las piernas para tener apoyo.

  2. Se realizará una incisión en forma de U invertida en el área perineal (entre el escroto y el ano).

  3. El médico intentará minimizar todo tipo de trauma a los haces de nervios del área de la próstata.

  4. Se extirpará la próstata y cualquier tejido de aspecto anómalo en el área circundante.

  5. Las vesículas seminales (un par de glándulas tipo bolsa ubicadas a cada lado de la vejiga urinaria masculina, que segregan líquido seminal y promueven el movimiento del esperma a través de la uretra) se pueden extirpar si se considera que puede haber tejido anormal en las vesículas.

Finalización del procedimiento, ambos métodos:

  1. Se suturarán las incisiones.

  2. Se aplicará un vendaje o apósito estéril.

  3. Se lo trasladará de la mesa de operaciones a una cama, y luego se lo llevará a la unidad de cuidados post-anestésicos (PACU).

Después del procedimiento

Después del procedimiento pueden llevarlo a la sala de recuperación para un control detallado. Estará conectado a monitores en los que se mostrarán constantemente el trazado del electrocardiograma (ECG), la presión arterial, otras lecturas de presión, frecuencia respiratoria y nivel de oxígeno.

Es posible que le administren medicamentos para el dolor, según sea necesario, ya sea una enfermera o usted mismo mediante un dispositivo conectado a su vía intravenosa.

Una vez que esté despierto y que se haya estabilizado, puede comenzar a beber líquidos. Gradualmente podrá ir incorporando alimentos más sólidos, a medida que los tolere.

Generalmente se retirará el drenaje el día después de la cirugía.

Aumentará su actividad gradualmente a medida que se levanta de la cama y camina un poco durante períodos más prolongados.

El catéter urinario permanecerá colocado al recibir el alta y durante aproximadamente una a tres semanas después de la cirugía. Se le darán instrucciones sobre cómo cuidar el catéter en su hogar.

Se concertará una consulta de seguimiento con el médico.

En su hogar:

Una vez que esté en su hogar, es importante que mantenga la zona de la cirugía limpia y seca. El médico le dará indicaciones precisas acerca de cómo bañarse. Se le retirarán los puntos o las grapas quirúrgicas durante una consulta de seguimiento en el consultorio, en caso de que no se hayan retirado antes de dejar el hospital.

La incisión quirúrgica puede estar sensible o adolorida durante varios días después de una prostatectomía. Tome un analgésico para el dolor, de acuerdo con las recomendaciones del médico.

No deberá conducir un automóvil hasta que el médico se lo permita. Pueden aplicarse otras restricciones de actividades.

Una vez que le retiren el catéter, es probable que tenga algunas pérdidas de orina. La duración de esto puede variar.

El médico le dará sugerencias para mejorar su control de la vejiga. Durante los próximos meses, usted y su médico evaluarán cualquier efecto secundario y trabajarán para mejorar los problemas de disfunción eréctil.

Avísele al médico ante cualquiera de los siguientes síntomas:

  • fiebre o escalofríos

  • enrojecimiento, hinchazón, o hemorragia u otro drenaje de la incisión

  • aumento del dolor en la zona de la incisión

  • incapacidad de defecar

  • incapacidad de orinar una vez retirado el catéter

Es posible que el médico le dé instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

American Urological Association Foundation (Fundación Urológica Americana De la Asociación)

American Urological Association, Inc. (Asociación Americana de Urología, Inc.)

National Association for Continence (Asociación Nacional para Continencia)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Coalition for Cancer Survivorship (Coalición Nacional para la Supervivencia del Cáncer)

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) (Instituto Nacional de la Diabetes y de Las Enfermedades Digestivas y del Riñón)

Prostate Cancer Foundation (Fundación Del Cáncer De la Próstata)

Quick Find