AriaHealth.com

1-877-808-ARIA

Craneotomía

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una craneotomía?

La craneotomía es la extirpación quirúrgica de parte del hueso del cráneo para exponer el cerebro. Se usan herramientas especializadas para quitar la parte del hueso llamada colgajo óseo. El colgajo óseo se quita en forma temporal, y se vuelve a colocar después de realizada la cirugía cerebral.

Algunos procedimientos de craneotomía pueden utilizar la guía de computadoras y procedimientos de diagnóstico por imagen (imágenes por resonancia magnética nuclear [RMN] o tomografía computarizada [TC]) para llegar al lugar exacto del cerebro que debe tratarse. Esta técnica requiere el uso de un marco que se coloca sobre el cráneo o un sistema sin marco que usa marcadores que se colocan en la superficie del cuero cabelludo. Cuando se usa cualquiera de estos procedimientos de diagnóstico por imagen junto con el procedimiento de craneotomía, se llama craneotomía estereotáctica.

Las gammagrafías del cerebro que se realizan, junto con estas computadoras y marcos de localización, brindan una imagen tridimensional, por ejemplo, de un tumor dentro del cerebro. Es útil para diferenciar entre tejido tumoral y tejido sano y llegar al lugar exacto del tejido anómalo.

Otros usos incluyen biopsia estereotáctica del cerebro (una aguja guiada hacia un área anómala de manera que pueda extraerse una porción del tejido para examinarlo en el microscopio), aspiración estereotáctica (extracción de líquido de abscesos, hematomas o quistes), y radiocirugía estereotáctica (como la radiocirugía con gamma knife).

La craneotomía endoscópica es otro tipo de craneotomía que incluye la inserción de un endoscopio iluminado con una cámara en el cerebro a través de una pequeña incisión en el cráneo.

Otro procedimiento que puede requerir una craneotomía es el clipaje de aneurismas. Un aneurisma cerebral (también llamado aneurisma intracraneal) es un área debilitada que protruye en la pared de una arteria en el cerebro, lo que resulta en un ensanchamiento o distensión anormal. Debido a la existencia de una zona debilitada en la pared de la arteria, existe el riesgo de ruptura (estallido) del aneurisma. La colocación de una grapa de metal a través del "cuello" del aneurisma, lo aísla del resto del sistema circulatorio, bloqueando el flujo sanguíneo, y por lo tanto evitando su ruptura.

La craniectomía es un procedimiento similar que incluye la extirpación de una parte del cráneo en forma permanente. Esto se realiza si es probable la tumefacción después de la cirugía cerebral o si el colgajo óseo del cráneo no puede volver a colocarse por otros motivos.

Otros procedimientos relacionados que pueden usarse para diagnosticar trastornos cerebrales incluyen el arteriograma cerebral, la tomografía computarizada (TC) del cerebro, el electroencefalograma (EEG), la resonancia magnética nuclear (RMN) del cerebro, la tomografía por emisión de positrones (TEP) y las radiografías del cráneo. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del encéfalo

El sistema nervioso central (SNC) está compuesto por el encéfalo y la médula espinal. El SNC controla todas las funciones del cuerpo como la visión, gusto, tacto, movimientos musculares, respiración, pensamiento, conducta, memoria y emociones. Cada proceso del cuerpo es afectado por el encéfalo.

¿Cuáles son las distintas partes del encéfalo?

Anatomía del encéfalo, adulto
Click Image to Enlarge

El encéfalo se puede dividir en cerebro, tronco encefálico y cerebelo. Cada sección tiene funciones únicas:

  • cerebro
    El cerebro (cerebro anterior o parte frontal) es la parte más grande del encéfalo. Se compone de los hemisferios derecho e izquierdo, que controlan los lados opuestos del cuerpo. Por ejemplo, el lado izquierdo del cerebro controla el lado derecho del cuerpo, junto con el habla. Las funciones del cerebro incluyen el inicio y la coordinación de los movimientos, las sensaciones, el tacto, la vista, el oído, el sentido común, el razonamiento, la resolución de problemas, las emociones, el aprendizaje y el control de la temperatura corporal.

  • tronco encefálico
    El tronco encefálico incluye tres divisiones: mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo. Aquí la información se transmite entre los nervios periféricos y la médula espinal hacia las partes superiores del encéfalo.

    Algunas funciones específicas del tronco encefálico incluyen:

    • control de constantes vitales como la frecuencia cardíaca, la respiración y la presión arterial

    • nivel de alerta

    • somnolencia

    • movimientos oculares

    • movimientos musculares involuntarios como estornudar, toser, vomitar, bostezar y tragar

  • cerebelo
    El cerebelo (parte posterior del encéfalo) está situado en la parte posterior del cráneo. Su función consiste en coordinar los movimientos musculares voluntarios y en mantener la postura y el equilibrio.

Las tres regiones principales del encéfalo se dividen en áreas más específicas que incluyen lo siguiente:

  • protuberancia
    Parte profunda del encéfalo que se encuentra en el tronco encefálico y que contiene muchas de las áreas encargadas del control de los movimientos oculares y faciales.

  • bulbo raquídeo
    El bulbo raquídeo o médula oblongata es la parte más baja y vital de todo el encéfalo y contiene importantes centros de control para el corazón y los pulmones.

  • lóbulo frontal
    El lóbulo frontal es la sección más grande del encéfalo y se encuentra en la región anterior de la cabeza. Interviene en las características de la personalidad, en la conducta, el movimiento y el habla.

  • lóbulo parietal
    Parte media del cerebro que ayuda a la persona a identificar objetos y a comprender las relaciones espaciales. El lóbulo parietal también interviene en la localización e interpretación del dolor y del tacto en el cuerpo. También es responsable de interpretar las expresiones verbales o de comprender el lenguaje hablado.

  • lóbulo occipital
    El lóbulo occipital es la parte posterior del cerebro. Interviene en la visión.

  • lóbulo temporal
    Los lados del cerebro o lóbulos temporales intervienen en la memoria, el habla y el sentido del olfato.

  • médula espinal
    La médula espinal es un haz largo de fibras nerviosas que se extiende desde la base del encéfalo hasta la región lumbar. La médula espinal conduce los mensajes entre el encéfalo y el resto del cuerpo.

Razones para realizar el procedimiento

Una craneotomía puede realizarse por diversos motivos, incluyendo, entre otros, los siguientes:

  • diagnóstico, extirpación o tratamiento de tumores cerebrales

  • clipaje o reparación de un aneurisma

  • extracción de sangre o de coágulos de sangre que se filtran de un vaso sanguíneo

  • extirpación de una malformación arteriovenosa (AVM, por sus siglas en inglés): masa anormal de vasos sanguíneos (arterias y venas)

  • drenaje de abscesos cerebrales: un saco lleno de pus infectado

  • reparación de fracturas craneales

  • reparación de una ruptura de la membrana que recubre el cerebro (duramadre)

  • alivio de presión dentro del cerebro (presión intracraneal) mediante la extirpación de áreas dañadas o hinchadas del cerebro que pueden haber sido provocadas por lesiones traumáticas o por un accidente cerebrovascular

  • tratamiento de la epilepsia: trastorno neurológico que afecta al cerebro y que hace que las personas sean más susceptibles a tener convulsiones

  • implantación de dispositivos de estimulación para tratar trastornos del movimiento como la enfermedad de Parkinson o la distonía (un tipo de trastorno del movimiento)

Su médico puede recomendarle también una craneotomía por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, pueden presentarse complicaciones. El riesgo de la cirugía cerebral está relacionado con la parte específica del cerebro que la operación afectará. Por ejemplo, si se opera el área del cerebro que controla el habla, podría afectarse el habla. Algunas complicaciones más comunes pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • infección

  • hemorragia (sangrado)

  • trombos (formación de coágulos de sangre)

  • neumonía (infección de los pulmones)

  • presión sanguínea inestable

  • convulsiones

  • debilidad muscular

  • hinchazón cerebral

  • pérdida de líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea y amortigua el encéfalo)

  • neumonía (infección de los pulmones)

  • presión sanguínea inestable

Las siguientes complicaciones adicionales son poco frecuentes y generalmente se relacionan con partes específicas del cerebro, de manera que pueden o no constituir riesgos válidos para algunas personas:

  • problemas de memoria

  • dificultades en el habla

  • parálisis

  • equilibrio o coordinación anormales

  • coma

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el que autoriza la realización de la cirugía. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • Además de una historia clínica completa, su médico realizará una exploración física para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de someterse a la cirugía. Es posible también necesite realizar análisis de sangre y otros exámenes de diagnóstico.

  • Se le hará un examen neurológico pre-quirúrgico que se usará para compararlo con los exámenes postoperatorios.

  • Se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, generalmente, después de la medianoche.

  • Si está embarazada o sospecha estarlo, debe informárselo a su médico.

  • Informe a su médico si tiene sensibilidad o alergia a algún medicamento, látex, cinta adhesiva y agentes anestésicos (locales o generales).

  • Infórmele al médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.

  • Avísele al médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario que deje de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Si fuma, debe dejar de hacerlo lo más pronto posible antes del procedimiento, para mejorar sus posibilidades de tener una recuperación exitosa tras la cirugía y para mejorar su estado de salud general.

  • Es posible que le pidan que se lave el cabello con un champú antiséptico especial la noche anterior a la cirugía.

  • Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudar a que se relaje.

  • Le afeitarán la zona donde se realizará la cirugía.

  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Una craneotomía generalmente requiere que permanezca en el hospital entre tres a siete días. También puede ir a una unidad de rehabilitación por varios días después de su hospitalización. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Ilustración de un ejemplo de un procedimiento de craneotomía
Click Image to Enlarge

En general, la craneotomía sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Se le entregará una bata para que se ponga.

  3. Se le colocará una vía intravenosa (IV) en el brazo o en la mano.

  4. Se le insertará una sonda urinaria para drenar la orina.

  5. Se lo acostará en la mesa de operaciones de forma que se pueda acceder mejor al lado del cerebro que se operará.

  6. El anestesiólogo controlará continuamente la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración y la concentración de oxígeno en la sangre durante la cirugía.

  7. Se le afeitará la cabeza y se limpiará con una solución antiséptica la piel de la zona donde se realizará la cirugía.

  8. Hay varios tipos de incisiones que pueden usarse, dependiendo del área afectada del cerebro. Se puede hacer una incisión desde atrás de la línea del pelo frente a la oreja y la nuca o en otra parte dependiendo de la ubicación del problema. Si se usa un endoscopio, las incisiones pueden ser más pequeñas.

  9. Se tirará hacia atrás el cuero cabelludo y se sujetará con grapas para controlar el sangrado mientras que se provee acceso al cerebro.

  10. Puede usarse un taladro quirúrgico para hacer orificios en el cráneo. Puede usarse una sierra especial para cortar cuidadosamente el hueso.

  11. El colgajo óseo se quitará y se conservará.

  12. La duramadre (el revestimiento externo grueso del cerebro que está en contacto directo con el hueso) se separará del hueso y se cortará cuidadosamente para exponer el cerebro.

  13. Se dejará que salga el exceso de líquidos en el cerebro, si fuera necesario. Pueden usarse instrumentos de microcirugía, como el microscopio quirúrgico para ampliar el área que se está tratando. Esto puede permitir al cirujano ver mejor las estructuras cerebrales y diferenciar entre tejido anómalo y tejido sano. Pueden enviarse muestras de tejido al laboratorio para efectuar pruebas.

  14. Se podría colocar en el tejido cerebral un dispositivo, como un drenaje o un tipo especial de monitor, para medir la presión dentro del cráneo, o presión intracraneal (PIC). La PIC es la presión creada por el tejido cerebral, el líquido cefalorraquídeo (LCR) y el suministro de sangre dentro del cráneo cerrado.

  15. Una vez finalizada la cirugía, el cirujano suturará (coserá) las capas de tejido para unirlas.

  16. Se volverá a colocar el colgajo óseo usando placas, suturas o alambres.

  17. Si se encuentra un tumor o una infección en el hueso, es posible que no se vuelva a colocar el colgajo. Además, si se requiere la descompresión (para reducir la presión en el cerebro), puede que no vuelva a colocarse el colgajo.

  18. La incisión en la piel (cuero cabelludo) se suturará con puntos o grapas quirúrgicas.

  19. Se aplicará una venda o un vendaje estéril sobre la incisión.

Después del procedimiento

En el hospital:

Inmediatamente después del procedimiento, lo llevarán a la sala de recuperación para mantenerlo bajo observación antes de que lo lleven a la unidad de cuidados intensivos (UCI) donde lo vigilarán estrechamente. Alternativamente, lo podrán llevar directamente a la unidad de cuidados intensivos desde la sala de operaciones.

El proceso de recuperación variará en función del tipo de procedimiento realizado y del tipo de anestesia que se le haya administrado. Una vez que la presión arterial, el pulso y la respiración estén estables y que usted esté alerta, puede que lo lleven a la unidad de cuidados intensivos (UCI) o a su habitación en el hospital.

Después de permanecer en la unidad de cuidados intensivos, será transferido a una sala en una unidad de enfermería neuroquirúrgica del hospital. Permanecerá en el hospital por varios días más.

Es posible que necesite oxígeno durante un tiempo después de la cirugía. Por lo general, se interrumpirá la administración de oxígeno antes de que regrese a su hogar.

Se le enseñarán ejercicios de respiración profunda para ayudarle a volver a expandir los pulmones y a evitar una neumonía.

El personal médico y de enfermería realizará frecuentes controles neurológicos para examinar sus funciones cerebrales y para asegurarse de que sus sistemas corporales funcionen en forma adecuada después de la cirugía. Se le pedirá que responda a una variedad de órdenes básicas, como mover los brazos o piernas, para evaluar sus funciones cerebrales. Le revisarán las pupilas con una linterna, y le harán preguntas para evaluar su orientación (nombre, fecha, adónde está, etc.) También se revisará su fuerza en los brazos y piernas.

Puede que se levante la cabecera de la cama para evitar que se le hinche la cara y la cabeza. Un poco de hinchazón es normal.

Se le alentará a moverse en la medida en que lo tolere mientras esté en la cama, y luego a que se levante y camine, al comienzo con ayuda, a medida que recupera sus fuerzas. Posiblemente le pidan a un fisioterapeuta (FT) que evalúe su fuerza, equilibrio y movilidad y que sugiera ejercicios para realizar en el hospital y en su hogar.

Probablemente se le coloquen dispositivos de compresión secuencial (DCS) en las piernas mientras está acostado para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Los dispositivos de compresión secuencial tienen un compresor de aire que bombea aire lentamente dentro y fuera de fundas ajustadas que se colocan en las piernas. Ayudan a prevenir la formación de coágulos de sangre al comprimir en forma pasiva las venas de la pierna y mantener la sangre en movimiento.

Según su situación, se le pueden administrar líquidos para beber unas horas después de la cirugía. Su dieta puede cambiar gradualmente para incluir más alimentos sólidos, según los tolere.

Tendrá una sonda en la vejiga para drenar la orina por un día aproximadamente, o hasta que pueda levantarse de la cama y caminar. Asegúrese de avisar si siente dolor al orinar u otros síntomas urinarios que ocurren cuando se quita la sonda, debido a que pueden ser signos de una infección que puede ser tratada.

De acuerdo con su estado, lo pueden transferir a un centro de rehabilitación durante un tiempo para que recupere la fuerza.
 
Antes de que se le dé el alta del hospital, se concertará una consulta de seguimiento con su médico. Él también le dará instrucciones para el cuidado en el hogar.

En su hogar:

Una vez que esté en su hogar, es importante que mantenga la zona de la incisión limpia y seca. El médico le dará indicaciones precisas acerca de cómo bañarse. Si se usan suturas o grapas quirúrgicas, se las retirarán durante una consulta de seguimiento. Si se usan tiritas adhesivas, deben mantenerse secas, y generalmente se desprenderán en unos días.

Puede decidir si usará un turbante flojo o un sombrero sobre la incisión. No debe usar peluca hasta que la incisión esté completamente cicatrizada (aproximadamente de 3 a 4 semanas después de la cirugía).

Es posible que sienta dolor en la incisión y en la cabeza, especialmente al respirar de manera profunda, cuando tosa y haga esfuerzos. Tome un analgésico para el dolor, de acuerdo con las recomendaciones del médico. La aspirina u otros medicamentos anticoagulantes pueden aumentar las probabilidades de sangrado. Asegúrese de tomar sólo los medicamentos que su médico le haya recomendado y pregunte si no está seguro.

Debe seguir haciendo con los ejercicios respiratorios que hizo en el hospital para prevenir infecciones pulmonares. Se le aconsejará que evite la exposición a infecciones de las vías respiratorias altas (gripe y resfríos) y a agentes irritantes como el humo del tabaco, vapores y contaminación ambiental.

Debe aumentar gradualmente su actividad física, según lo tolere. Quizás pasen varias semanas hasta que vuelva a sus niveles anteriores de energía y fuerza.

Posiblemente le indiquen que evite levantar cosas pesadas durante varias semanas para evitar esforzar la zona de la incisión quirúrgica.

No maneje hasta que su médico se lo permita.

Avise al médico ante cualquiera de los siguientes cuadros:

  • fiebre y/o escalofríos

  • enrojecimiento, hinchazón, sangrado u otra secreción de la zona de la incisión o la cara

  • aumento del dolor en la zona de la incisión

  • cambios en la visión

  • confusión o somnolencia excesivos

  • debilidad en brazos o piernas

  • dificultades en el habla

  • dificultad para respirar, dolor de pecho, ansiedad o cambio en el estado mental

  • esputo (flema) verdoso, amarillento o sanguinolento

  • actividad convulsiva

Después de una craneotomía, es probable que su médico le brinde indicaciones adicionales o alternativas en función de su situación particular.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Association of Neurological Surgeons (Asociación Americana de Cirujanos Neurológicos)

American Brain Tumor Association (Asociación Americana de Tumores Cerebrales)

American Neurological Association (Asociación Neurológica Americana)

American Stroke Association (Asociación Americana para la Embolia Cerebral)

National Brain Tumor Society (Sociedad Nacional del Tumor Cerebral)

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de las Enfermedades Neurológicas y del Derrame Cerebral)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

Quick Find