AriaHealth.com

1-877-808-ARIA
< Go Back

Lesiones de los Dientes

Las lesiones de los dientes en niños pueden ocurrir debido a caídas o durante el juego o las actividades deportivas. La lesión puede afectar a un diente de leche o permanente. Un diente se puede quebrar, astillar o separarse totalmente del alvéolo. Su hijo puede experimentar hemorragia en la zona, dolor o mayor sensibilidad cuando se lesiona un diente.

Tratamiento de un diente lesionado

El tratamiento específico para un diente lesionado o extraído por un golpe será determinado por el odontólogo o el médico de su hijo. En general, el tratamiento puede incluir:

  • Mantenga la calma y tranquilice a su hijo diciéndole que usted puede ayudarlo.

  • Si el área está sangrando, coloque un trozo pequeño de gasa doblada en la lesión y pídale que lo muerda o sostenga en su lugar.

  • Ofrézcale agua fresca o un refresco helado para ayudar a reducir la hinchazón y el dolor.

  • Si el diente está astillado o roto, recoja todas las piezas del mismo. Asegúrese de que no haya ninguna incrustada en los labios, la lengua o las encías.

  • Comuníquese con el odontólogo de su hijo para recibir cuidados de seguimiento. Los bordes de dientes filosos o desparejos quizá deban alisarse, y es posible que sea necesario otro tratamiento para preservar el diente y la raíz. Un diente flojo deberá ser estabilizado. Un diente muy lesionado o muy flojo que no se puede volver a alinear deberá ser extraído.

Tratamiento para un diente que ha sido extraído accidentalmente por un golpe:

  • Mantenga la calma y tranquilice a su hijo diciéndole que usted puede ayudarlo.

  • Si el área está sangrando, coloque un trozo pequeño de gasa doblada en la lesión y pídale que lo muerda o sostenga en su lugar.

  • Ofrézcale agua fresca o un refresco helado para ayudar a reducir la hinchazón y el dolor.

  • Tome el diente por la corona (la parte superior del diente), no por la raíz. Tape el lavabo para no perder el diente por el desagüe y enjuáguelo suavemente con leche (no lo frote ni use agua corriente, ya que contiene cloro y puede lesionar el diente). La leche es similar a la composición química de los dientes.

  • Vuelva a colocar el diente en su alvéolo en la boca de su hijo, si él lo permite. Pídale que muerda o sostenga una almohadilla de gasa sobre el diente para mantenerlo en su lugar.

  • Si no puede volver a colocar el diente en la boca del niño, colóquelo en leche o dentro de su propia boca, entre la mejilla y los dientes, para que quede sumergido en saliva. Tenga cuidado de no tragar el diente.

  • Comuníquese con el odontólogo de su hijo inmediatamente para recibir cuidados de seguimiento. Con frecuencia, el diente se puede volver a colocar en el alvéolo, pero debe hacerse rápidamente.

  • Si se sospecha otra lesión en la boca o los dientes, será necesario tomar radiografías de la zona.

  • Es posible que le administren acetaminofén o ibuprofeno para el malestar, según sea necesario o lo recomiende el médico de su hijo.

¿Cuándo debo llamar al odontólogo de mi hijo?

Llame al odontólogo de su hijo si este último tiene:

  • una lesión que resulte en un diente flojo o extraído accidentalmente por un golpe, un diente con bordes filosos o desparejos o un diente en pedazos.

  • cualquier síntoma de infección después de una lesión dental, como fiebre o dolor en aumento, hinchazón o secreciones del lugar.

  • una preocupación sobre la lesión o cualquier pregunta.

Cómo prevenir las lesiones de los dientes

A continuación se enumeran algunas pautas útiles para prevenir las lesiones de los dientes en los niños:

  • Enseñe a su hijo a no caminar ni correr con un objeto en la boca.

  • Enseñele a no succionar ni masticar objetos duros, filosos o puntiagudos.

  • Colóquele un protector bucal para practicar deportes que puedan causar lesiones.

Quick Find