AriaHealth.com

1-877-808-ARIA
< Go Back

Sarcoma Osteogénico

¿Qué es un sarcoma osteogénico?

El sarcoma osteogénico, también denominado osteosarcoma, es uno de los tipos de cáncer de huesos más frecuentes en los niños. Cada año, se diagnostican unos 400 niños con osteosarcoma.

Por lo general, la enfermedad se desarrolla en los huesos largos como los brazos (el húmero), las piernas (el fémur/la tibia) y la pelvis. Rara vez se desarrolla en la mandíbula y en los dedos, aunque a menudo aparece en los extremos de estos huesos, cerca de los cartílagos de crecimiento. Osteosarcoma afecta a adolescentes y a adultos jóvenes.

Las células cancerosas del sarcoma osteogénico también se pueden propagar (formar una metástasis) a otras áreas del organismo. Por regla general, estas células se propagan hacia los pulmones. Sin embargo, los huesos, los riñones, la glándula adrenal, el encéfalo y el corazón también son sitios en los que se puede formar una metástasis.

¿Cuál es la causa del sarcoma osteogénico?

Investigaciones han sugerido que los traumatismos repetidos en un área pueden ser un factor de riesgo para el desarrollo de este tipo de cáncer. No se ha podido determinar si el traumatismo es una causa o un efecto de la enfermedad. Las lesiones en los huesos producidas por el cáncer pueden debilitar el área de los huesos afectados, haciéndolos más propensos a lesiones. Sin embargo, las lesiones repetidas que se producen en un área determinada del hueso pueden provocar un aumento en la producción de tejido osteoide que sirve para reparar el área dañada. La producción rápida de tejido osteoide puede derivar en esta enfermedad. A menudo, se piensa que la lesión sólo pone de relieve la enfermedad, si bien no existe una relación causal entre ellas.

La genética tiene un papel muy importante en el desarrollo del osteosarcoma. Los niños y los adultos que tienen otras anomalías hereditarias, como las exostosis (crecimientos óseos), el retinoblastoma, la enfermedad de Ollier, la osteogénesis imperfecta, la displacia fibrosa poliostótica y la enfermedad de Paget, corren más riesgos de desarrollar un osteosarcoma.

Esta clase de cáncer también ha sido vinculada a la exposición de irradiación ionizante asociada con la radioterapia para tratar otros tipos de cánceres (como, por ejemplo, la enfermedad de Hodgkin y no Hodgkin).

¿Cuáles son los síntomas del sarcoma osteogénico?

Los siguientes son los síntomas más comunes del sarcoma osteogénico. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir, pero no se limitan a, lo siguiente:

  • Dolor (agudo o sordo) en la zona del tumor.

  • Hinchazón y/o enrojecimiento en la zona del tumor.

  • Aumento del dolor con la actividad y al levantar peso.

  • Cojera.

  • Reducción del movimiento del miembro afectado.

Los síntomas pudieron haber aparecido durante un período corto de tiempo o durante seis meses o un período aun más extenso. A menudo, una lesión hace que un niño recurra a una instalación médica. Una vez allí, una radiografía tal vez indique lesiones óseas sospechosas.

Los síntomas del sarcoma osteogénico pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el sarcoma osteogénico?

Además del examen físico completo y la historia médica de su hijo, los procedimientos para el diagnóstico de un sarcoma osteogénico pueden incluir lo siguiente:

  • Varios estudios por imágenes del tumor y de los lugares con posibles metástasis, como por ejemplo:

    • Radiografías  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa. 

    • Escáner de los huesos  -  método nuclear de diagnóstico por imágenes que sirve para evaluar cualquier cambio artrítico o degenerativo en las articulaciones, detectar enfermedades y tumores de los huesos o determinar la causa del dolor o de la inflamación de los huesos. Este examen sirve para descartar cualquier infección o fractura.

    • Imágenes por resonancia magnética (MRI)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras que se encuentran dentro del cuerpo. Este examen se realiza para descartar cualquier anomalía relacionada con la médula espinal y los nervios.

    • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT.)  -  procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Un escáner CT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías comunes.

    • tomografía por emisión de positrones (PET) scan - radiactivos con etiquetas de glucosa (azúcar) se inyecta en el torrente sanguíneo. Los tejidos que usan la glucosa más de los tejidos normales (como tumores) pueden ser detectados por una máquina de escaneo. Exploraciones PET puede ser utilizada para encontrar tumores pequeños o para comprobar si el tratamiento para un tumor conocido está funcionando.

  • Recuento sanguíneo completo (CBC)  -  medición del tamaño, la cantidad y la madurez de diferentes glóbulos que se encuentran dentro de un volumen específico de sangre.

  • Exámenes de sangre (incluidos los de química sanguínea).

  • Biopsia del tumor.

Tratamiento del sarcoma osteogénico

El tratamiento específico para el sarcoma osteogénico será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir, sin limitarse a, uno o más de los siguientes elementos:

  • Cirugía (es decir, biopsia, resecciones, injertos de piel o de hueso, procedimientos para evitar la pérdida de alguna extremidad, reconstrucciones).

  • Amputación.

  • Quimioterapia.

  • Radioterapia.

  • Resecciones de metástasis (propagación del tumor a otros sitios).

  • Rehabilitación que incluye fisioterapia y terapia ocupacional, además de adaptación psicosocial.

  • Colocación de prótesis y entrenamiento para su uso.

  • Cuidados de apoyo (para tratar los efectos secundarios del tratamiento).

  • La administración de antibióticos (para prevenir y tratar las infecciones).

  • Seguimiento médico continuo (para determinar la respuesta al tratamiento, detectar la reaparición de la enfermedad y controlar los efectos secundarios del tratamiento).

Perspectivas a largo plazo para un niño con sarcoma osteogénico

El pronóstico del sarcoma osteogénico depende en gran medida de lo siguiente:

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • El tamaño y la ubicación del tumor.

  • La presencia o ausencia de metástasis.

  • La respuesta del tumor a la terapia.

  • La edad y el estado de salud general de su hijo.

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Nuevos acontecimientos en el tratamiento.

Una persona que fue tratada de cáncer de hueso como un niño, niña o adolescente puede desarrollar efectos meses o años después del tratamiento termina. Estos efectos se llaman efectos tardíos. El tipo de efectos tardíos alguien desarrolla depende de la localización del tumor y la forma en que fue tratado.

Algunos tipos de tratamiento pueden afectar la fertilidad posterior. Si este efecto secundario es permanente, causa la infertilidad, o la imposibilidad de tener hijos. Tanto los hombres como las mujeres pueden ser afectadas..

Como sucede con cualquier tipo de cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar considerablemente de un niño a otro. Cada niño es único y, por lo tanto, el tratamiento y el pronóstico se deben estructurar según las necesidades de cada niño en particular. La atención médica inmediata y una terapia agresiva contribuyen a un mejor pronóstico. El seguimiento continuo es esencial para un niño al que se le diagnostica un sarcoma osteogénico. Los efectos secundarios de la radioterapia y la quimioterapia, así como la aparición de nuevas enfermedades malignas, pueden presentarse en los sobrevivientes de los sarcomas osteogénicos. Continuamente se descubren nuevos métodos para mejorar el tratamiento y reducir los efectos secundarios.

Quick Find